Política de cookies

jueves, 29 de septiembre de 2011

29 septiembre 2011: DÍA MUNDIAL DEL CORAZÓN


Debido a las enfermedades cardiocirculatorias mueren al año miles de personas. Datos de la OMS:

"Las enfermedades cardiovasculares (como el infarto de miocardio y el accidente cerebrovascular) son las más mortíferas del mundo, no en vano se cobran 17,3 millones de vidas al año. Con las actividades organizadas cada (…) Día Mundial del Corazón, se intenta que el gran público conozca mejor los métodos para reducir al mínimo los factores de riesgo, por ejemplo mantener el peso corporal controlado y hacer ejercicio regularmente."

Sería interesante que no viéramos este evento desde el punto de vista, digamos, nefasto. Me gustaría enfocar esta entrada desde un punto de vista de la capacidad que tenemos todos y cada uno de nosotros de llevar a cabo una serie de medidas preventivas dirigidas a disminuir el riesgo cardio-vascular. Estas medidas van enfocadas a adoptar en nuestra vida diaria hábitos saludables que mejoren nuestra calidad de vida. 
  • Abandonar el hábito del tabaco y otras drogas, si se consumen
  • Llevar una dieta sana y variada que busque reducir el sobrepeso y/o conseguir una alimentación adecuada a nuestra actividad diaria. Como ya he indicado otras veces, la mejor dieta es la Dieta Mediterránea. Si se padece sobrepeso u obesidad, ponerse en manos de un especialista para conseguir el peso adecuado a nuestra condición física-edad.
  • Hacer ejercicio físico de forma habitual, adaptado a nuestra edad y condición física y que suponga, aproximadamente, 30 minutos, 3-5 veces a la semana.
  • Tratar adecuadamente otras patologías asociadas, como HTA, Diabetes, Nefropatías, Dislipemias (hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia...) y Obesidad.
Ante todo, debemos celebrar este día en positivo, evitando tremendismos o alarmas innecesarias, poniendo en las manos de los ciudadanos las herramientas adecuadas y la información más útil para que, de forma responsable, deseen mejorar su situación adoptando hábitos de vida saludables que reduzcan todo lo posible los riesgos antes mencionados. Los profesionales de la salud debemos, por tanto conocer a la población en riesgo, captar, informar, asesorar, formar y apoyar a los usuarios y enfermos para que, una vez decididos, se sientan estimulados y reforzados. Es una labor, por tanto, de todos. 

Para saber más:
Espero que os animéis a cuidaros. No hace falta esperar a estar indispuestos o encontrarse regular para desear hacerlo.
Y, por ahora, nada más.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...