Política de cookies

martes, 16 de diciembre de 2014

Memoria de mi enfermera LIII: «Yo no defiendo a los malos profesionales»

Foto Lola Montalvo (C)

Me pone el compresor para sacarme sangre... me lo pone muy apretado, dándome pellizco en la piel.
   Se lo digo:
   —Oye, perdona, la goma me hace daño, ¿puedes aflojarla?
   Suspira irritado y me dice:
   —Será sólo un segundo.
   Me frota con una gasita en la flexura del codo y me golpea hasta escocerme con el dorso de los dedos.Suelta una risita, que a mí me resulta cínica, y me dice:
   —Para venir a sacarse sangre hay que traerse puestas las venas de casa...
   —Nunca he tenido problema... y...
   —Usted no tiene venas.
   Suelta un último suspiro y me pincha. Con decisión. Estuve tentada a no mirar, pero lo hice. Mete toda la aguja y no sale sangre, como me temía. Entonces empieza a meter y sacar la aguja sin sacarla nunca del todo, rebuscando con gestos irritados. Me hace daño y se lo digo.
   —¡Señora, no tiene buenas venas! ¡Tengo que hacer mi trabajo!
   No tarda en aparecer un bulto azulado que nadie me tiene que explicar que supone que la vena se ha roto. Me quita el compresor con un gesto seco y me pone la gasita. Saca la aguja y me ordena:
   —¡Apriete fuerte!
   Obedezco. Me duele mucho y se lo digo. Sin mediar palabra me pone un esparadrapo sobre la gasita dándome un par de vueltas a todo el brazo. Se le nota enojado —¿conmigo?— y me ordena:
   —Déme el otro brazo.
   Obedezco otra vez.
   Y nuevamente comienza todo el proceso. Goma apretada hasta el pellizco. Golpes en la flexura del codo. Piel enrojecida. Pinchazo. 
   Y, nuevamente, falla. Rebusca como antes con la aguja, metiendo y sacando. Me produce un dolor insoportable pero no me quejo. No me apetece escuchar su tono desabrido.
   —Señora, usted no tiene venas.
   Me lo dice con un tono seco, sin llegar a ser desagradable. Pero me lo lanza como si fuera culpa mía. Me coloca la gasita y el esparadrapo dando otro par de vueltas. Me pone el compresor sobre el antebrazo y me busca en las manos. Sigue todo el proceso... tres veces más. Tras cinco —¡¡cinco!!— intentos fallidos... y volverme a repetir que no tengo venas, me quita el compresor, se levanta y le pide entre susurros a su compañera que le haga el favor de pincharme ella, «que la mujer esta no tiene venas...», insiste. Yo, a esas alturas, ya tengo lágrimas en los ojos que contengo a duras penas.
   La enfermera se sienta ante mí con una sonrisa amable en la cara y me pide con voz suave que le deje un brazo. Asó lo hago. Quita el esparadrapo, me aprieta y ajusta el compresor sobre la blusa, «para que no le pellizque la goma», me dice y me busca con dedos expertos sobre la piel de la flexura. «Aquí hay una» me cuenta con un tonillo esperanzador. Me limpia con una gasita y me avisa, «respire hondo».
   —¡Ya está! —me dice al tiempo que me quita el compresor. Ha llenado los cuatro tubos casi sin pestañear.
   Me aprieto la gasita que ella me ha puesto con el brazo extendido, tal como ella me indica. Me levanto, le doy las gracias y me voy. No puedo evitarlo, siento alivio de que haya terminado todo bien. Podría haber sido peor, sin duda alguna. Todo habría sido mucho peor si, en lugar de al quinto pinchazo fallido, el otro enfermero se hubiera empeñado en que yo no me iba de allí hasta que fuera él, y sólo él, el que me sacara la sangre. Por suerte no todos son como ese enfermero...

-----ooooo00000ooooo-----

Llevo dos semanas con esta entrada paralizada, releyéndola, retocándola. sin decidirme a publicarla. Pero la entrada de Rosa Nieto, con motivo del DÍA INTERNACIONAL DE LA VISIBILIDAD ENFERMERA, en su blog titulado, «Decálogo para la enfermera INvisible» me ha dado razón a que continúe. Y así lo hago...

Esto es un relato, sí, pero está basado en un hecho totalmente real. Todos los que lean esto, tanto profesionales de la salud como usuarios y enfermos, saben que no es inventado. Alguno, desde un lado o desde el otro ha vivido una experiencia similar. Por desgracia.
      En mi actual trabajo me dedico a tomar muestras de sangre a diario, entre otras procedencias. Y muchas de las personas que acuden a nuestra sala nos cuentas historias muy peregrinas que les ha sucedido en otras salas de extracciones, públicas y privadas. Decirle a un usuario que «no tiene venas» es la más suave y frecuente. Hay otras perlas dialécticas como: «Que tiene la sangre solidificada», «que sus venas están esclerosadas», «que me pone el brazo muy rígido»... Es una pequeña muestra de otras muchas de las estupideces que nuestros colegas enfermeros/as pueden soltarle a la cara a un usuario/enfermo sin pestañear para no reconocer jamás que no está a la altura de las características anatomofisiológicas de la persona que tiene delante para tomarle una muestra de sangre. Que no es que el usuario no tenga venas... es que el enfermero/a es ¿un inepto? Debe serlo para no reconocer su incapacidad para sacar sangre.
     El enfermero/a debe poner todo su conocimiento para adaptarse a cada persona que le corresponde atender... y no al revés. Está claro que a muchos y a muchas profesionales de la enfermería se les olvida algo tan básico. No todos nuestros usuarios/enfermos tienen las venas como tubos de butano. Por eso cuando la cosa se pone difícil el profesional debe echar el resto para atender a esa persona de la mejor forma posible, sin menospreciar la labor de tomar muestras de sangre, procurando no hacer daño ni molestia, sin cabezonerías ni ensañamientos y, sobre todo, con respeto a su inteligencia. Que los usuarios y enfermos la tienen, aunque no tengan conocimientos de cuidados de enfermería.
    
No cuento nada nuevo si digo que no todos los profesionales de la salud son buenos profesionales. La profesionalidad no viene con el título; es un algo que se aprende, que de adquiere y que esa persona debe buscar con ahinco. Yo me esfuerzo a diario por aprender más, saber más y llevar a cabo mis técnicas de la mejor manera posible, cuidando a cada usuario/enfermo que tengo delante como me gustaría que me cuidaran a mí. Pero no todos los enfermeros hacen lo mismo. Muchos son malos profesionales... y otros son hasta nefastos. Y no es que yo sea estupenda y superguay... es que los otros son malos.
   Estos meses atrás he tenido ocasión de ser usuaria del sistema sanitario público en el papel de madre de enferma, esposa de enfermo y enferma yo misma... Y he podido observar con mis propios ojos y en primera persona cómo se trabaja. La mayor parte de mis colegas son buenos profesionales, (muy buenos, todo hay que decirlo) y llevan su trabajo de forma correcta y adecuada. Pero por desgracia otros (que siempre son muchos... ¡demasiados!) eran nefastos. Voy a contar sólo lo que yo he vivido en mis carnes:
  • Al hacerme un TAC con contraste tenía miedo. El que me cogió la vía me dijo que cómo me atrevía a donar un riñón si no era capaz de sufrir un pinchacito y un contraste de nada. Salí llorando de la sala sin que el enfermero pestañeara.
  • Pedí que me durmieran antes de llegar a quirófano... se me prometió que así sería. No se hizo. Al final en quirófano, muerta de miedo y supernerviosa, me durmieron a toda prisa. No recuerdo haberme echado en la mesa de quirófano pero sí entrar llorando.
  • Ya en planta, una enfermera apareció una noche e intentó con todas sus fuerzas darme a mí la medicación de la señora de al lado. Al final conseguí que fuera a su control de enfermería y revisara el tratamiento de cada una de nosotras. Y lo hizo. Y regresó riendo: «¡Ay, es que tengo mucho lío esta noche y yo no soy de este servicio...!» Bla, bla, bla...
  • Ingresada tras una intervención de apendicitis, a mi hija le prometieron que si bebía y toleraba le darían ese día de comer. Tenía mucha hambre. El cirujano se fue sin escribir esa orden. Y ningún enfermero fue capaz de llamarle por teléfono para que lo escribiera. Mi hija se estuvo 24 horas de más sin comer por no hacer una llamada. Al día siguiente el cirujano intentó regañar a mi hija por no estar ya comiendo... Yo expliqué lo sucedido en realidad.
  • A mi hija le ponían los botes de medicación y tras finalizar, los retiraban. Aprovechaban los sistemas para no tener que poner uno cada vez. Algunos tapaban la conexión antes de colgar el sistema en el palo. Pero uno de ellos lo dejaba al aire... colgando. Me tuve que dirigir al control y pedir una aguja para tapar la conexión del sistema. Otra de las veces, lo tiré al suelo y le dije a ese enfermero que el sistema estaba en el suelo, para que no se lo pusiera a mi hija otra vez... la guarrindonguez de algunos y algunas me deja estupefacta...
  • En fin... más cosas, pero sería cansino.
Defiendo mi profesión con uñas y dientes. Los que leen esto con cierta frecuencia lo saben. Defiendo mi trabajo y el de mis colegas en todos los servicios de salud y asistenciales hasta la extenuación. Llevo 25 años haciéndolo y lo seguiré haciendo. Pero jamás defenderé al que no hace su trabajo bien. Al que no estudia y se forma para mejorar cada día, al que no se deja la piel a diario, como lo he hecho y lo hago yo, para intentar ser cada día mejor enfermera. Al que no reconoce sus errores o su ignorancia y sigue tan pancho/a haciendo como que no pasa nada. Al que es capaz de dejar a un enfermo sin cura o sin medicación o sin analgesia o sin comer porque no son capaces de hacer una llamada o médicos que se cabrean porque se les llama porque un paciente tiene dolor o insomnio o ansiedad... o hambre.

¿Dejadez? ¿Ignorancia? ¿Pasotismo? ¿Cansancio?
      El motivo da igual. Lo único que importa es que están ahí. Eso sí, son muy pocos; una gota en el mar con respecto a los miles de profesionales que hacen bien su labor a diario, pero cuando a uno mismo como usuario le toca esa gota en el mar...

Sí, hay demasiados malos profesionales. No sé cuantos son. Dos, tres... uno por servicio. Me da igual. Porque para mí, uno sólo, uno, ya me parece demasiado. Demasiado. No pienso defender jamás una mala praxis ni justificarla ni ocultarla ni intentar siquiera explicarla cuando proceda de un profesional de este tipo. Creo que hay algunos que se han equivocado de profesión y no se dan cuenta que trabajan con personas. La defensa que hago de mi labor y la de mis compañeros, los que se dejan a diario la piel en lo que hacen y se esfuerzan por trabajar cada día mejor, jamás tapará una mala práctica de personas como éstas.

Lo peor de todo es que los superiores de estas personas suelen ser conocedores de su mal hacer y lo tapan o lo justifican o hacen que lo ignoran... lo que sea. El caso es que he visto a estas personas mantener su trabajo (sin ser fijas, ojo, o sea que imaginen los que tenían plaza en propiedad) mientras a otros profesionales muy válidos y que hacían bien su trabajo se les ha despedido sin pestañear al vencer su contrato. Creo que hay «enchufes» y recomendaciones muy mal entendidos...¡Demasiados!

Bueno, esto es lo que deseaba hacer. He retocado el texto decenas de veces, lo he releído... una vez y otra. Y aquí está. Creo que el sistema debería tener sus propias herramientas para detectar a estos malos profesionales y poder deshacerse de ellos y que no vuelvan a tocar ni se acerquen a un enfermo o usuario. Algo muy importante falla cuando muchos de estos malos profesionales siguen ahí.

Y por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

viernes, 12 de diciembre de 2014

#ENFERMERIAVISIBLE MANIFIESTO

http://enfermeriavisible.es/?page_id=60










El pasado 25 de octubre iniciamos un movimiento reivindicativo que creo todos conocéis ya, que se ha dado en llamar #EnfermeríaVisible, con el lema:  
Lo que no se ve, existe. 
A veces, lo esencial es invisible a los ojos. 
Seguimos con la misma idea y fomentamos la esencia y el espíritu de nuestra reivindicación, que tiene como meta hacer visible a los profesionales de enfermería en el ámbito de un equipo multidisciplinar, así como al resto de los componentes y profesionales no médicos de dicho equipo, que posibilitan que se cuide la salud de los ciudadanos, se curen sus enfermedades y se atienda de forma integral sus procesos de enfermedad e invalidez. Queremos hacer hincapié en la idea de que todos juntos, con una labor conjunta y organizada, posibilitan el cuidado y la curación. No se va contra nadie... muy al contrario, pretende aunar a todos en una misma idea.
      Los que conformamos este grupo, creemos necesario que la sociedad se implique en este cambio ya necesario y sin vuelta atrás. Por ello solicitamos la adhesión a nuestra reivindicación en forma de la aceptación del siguiente MANIFIESTO#EnfermeríaVisible, dirigido a tres grupos fundamentales: 
  • Enfermeras
  • Organizaciones Sanitarias
  • Medios de Comunicación

#EnfermeríaVisible solicita tu adhesión a este manifiesto, que lo hagas tuyo, que lo compartas y lo difundas. Consideramos hoy, 12 de 12 de 2014 el Día Internacional de la Visibilidad Enfermera, queremos volver a generar una corriente de opinión y que, de nuevo, se debata en las redes sobre este asunto. Pero conscientes de que el gran lastre de nuestra invisibilidad no está en las redes sociales, queremos llegar más allá hasta las enfermeras de a pie y para ello necesitamos de tu ayuda.
      Por este motivo, te pedimos que nos ayudes a difundir, propagar y promocionar este manifiesto e incluso, llegado el caso, a que te atrevas a publicar un post junto a nosotros o, yendo más allá, colabores suscribiéndolo públicamente e incluyendo la imagen que te adjunto, en el banner lateral de tu blog redirigiendolo al manifiesto, es decir, a: 
http://enfermeriavisible.es/?page_id=60

 Sólo con tu ayuda podemos conseguirlo.
Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Campaña «Mujeres por el corazón», también a ellas les enferma el corazón

http://www.mujeresporelcorazon.org/

Existe cierta tendencia a pensar que las enfermedades cardiovasculares (infarto, angina...) sólo afectan o afectan más a los hombres. Por desgracia, esa idea es un error...
      Se ha puesto en marcha una campaña dirigida a las mujeres para acabar con esta idea y concienciar sobre el verdadero problema que suponen estas patologías para las mujeres. En esta entrada os informo de la misma:


«Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de mortalidad en nuestro país (30%). También es el motivo de fallecimiento más habitual entre las mujeres: sólo en 2012 provocaron la muerte de 43.000 españolas. El infarto en la mujer tiene peor pronóstico; tarda más en ser atendida, pues los síntomas no suelen reconocerse. Por eso, FUNDACIÓN MAPFRE, Fundación ProCNIC, y la Comunidad de Madrid lanzan la campaña “Mujeres por el corazón”, para dar a conocer las medidas preventivas que evitan la enfermedad en la mujer, sus principales síntomas, y cómo actuar» 
fuente http://www.mujeresporelcorazon.org/
Esta campaña informa sobre este problema y pone a disposición de las mujeres recursos gratuitos para ayudarlas a desear cuidarse y llevar una vida saludable... una vida cardiosaludable. También expone el problema que supone a veces el diagnóstico de situaciones agudas por el enmascaramiento de ciertos síntomas que pueden suponer la no asistencia inmediata/precoz en un cuadro agudo.
      En la web, que encontraréis AQUÍ, podreís encontrar una guía muy interesante, amena y sencilla, en .pdf para que consultéis on line o descargueis en el movil o en la tablet; se lleva a todos los sitios y se consulta donde haga falta.
      Creo que es un recurso muy interesante que os recomiendo consultar a todos y todas. Y a los profesionales de la salud os puede venir bien para recomendar a vuestros enfermos y usuarios. Es importante que estimulemos en los ciudadanos el deseo de estar bien y llevar una vida saludable. 
Y, por ahora, nada más. Cuidáos, por favor.

lunes, 1 de diciembre de 2014

1 diciembre 2014 Día mundial en la lucha contra el SIDA


Otros años, en otras ocasiones he hablado del SIDA.
Y poco ha cambiado. Sigue habiendo casos nuevos... quizá cuando a estas alturas se espera que el número de casos nuevos se frenara algo en su crecimiento, a las alturas en las que nos encontramos. ¿Qué falla? ¿La información? ¿La educación sanitaria? ¿Los recursos sociosanitarios? ¿Quizá puede ser un efecto de que la población en general ya considera el sida una enfermedad no mortal... crónica?
      Demasiadas preguntas se generan al hilo de esta información.
    Pero el sida es una pandemia y como tal afecta a otras regiones del mundo... y a países en desarrollo, que no tienen acceso a medios diagnósticos ni de tratamiento que tenemos en los países más privilegiados.
       La ONU se plantea en la boca de su Secretario General, Ban Ki-moon, el siguiente reto:


«En este Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, exhorto a los dirigentes de todo el mundo a unirse en pro de nuestra causa común. Ya hemos comenzado a dar un giro a la situación y nos hemos fijado un objetivo audaz. Acabemos con el SIDA, todos juntos, antes de 2030.»


¿Y cómo se acaba con esta brecha?
En la página de la ONU encontramos esta información, pero resumidos sus puntos fundamentales son estos (fuente ONU)

«Acabar con la epidemia del sida para el año 2030 es posible, pero sólo si logramos que todas las personas, en todos los lugares del mundo, tengan acceso a los servicios que precisan: prevención, tratamiento, atención y apoyo.
  • Cerremos la brecha en las pruebas diagnósticas de VIH, para que 19 millones de personas que desconocen su estado serológico positivo puedan finalmente acceder a servicios de apoyo.
  • Cerremos la brecha en el acceso al tratamiento contra el VIH, para que 35 millones de personas que viven con el virus dispongan de medicamentos que salvan vidas. 
  • Cerremos la brecha en el acceso de los niños a las medicinas, para que todos los menores que viven con el VIH reciban el tratamiento correspondiente. Tan solo un 24% tiene acceso actualmente. 
  • Cerremos la brecha en el acceso a los servicios, para que todas las personas puedan formar parte de la solución a este problema.»
En fin.
Esta es la información, pero soy escéptica. Los países desarrollados son egoístas en el repartos de sus recursos para sus propios ciudadanos menos afortunados. Dudo enormemente que sean generosos con países que hasta hace poco les traía (y les trae) sin cuidado. Sólo hay que ver los casos recientes de contagios de Ébola... sólo cuando se han contagiado ciudadanos pertenecientes a países poderosos es cuando les ha importado esta infección. Y lo mismo con el sida desde que se conoció su extensión desmesurada. Los gobiernos... y muchos de los ciudadanos son egoístas y poco solidarios. Pero demos un pequeño voto de confianza... quizá esta vez sea la buena.

Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

jueves, 27 de noviembre de 2014

Reflexiones: DENIS MUKWEGE, Premio Sájarov 2014

Imagen perteneciente a BBC

Imagen perteneciente a Clarin.com

Yo creo que la mayor parte de nosotros no conocemos a este médico congoleño que ha recibido el premio Sájarov 2014 de Libertad de Conciencia, DENIS MUKWEGE. Le conocí ayer, lo vi en la tele, le escuché en la radio y me encogió su labor. Me emocionó.

Este médico ginecólogo se ha dedicado desde hace ya muchos años, desde 1998, a curar las lesiones brutales que sufren mujeres y niñas por ser violadas. El Congo, que vive en constante conflicto armado desde hace ya tantos años que ni es noticia en los medios, sufre esta lacra de la violencia sobre las mujeres, en el que se utiliza la violación de mujeres como arma de guerra, algo que está condenado ya desde 1925, pero que a los que hacen las guerras les da igual. Y hacen un daño no sólo físico, por el mero espanto de una violación; hacen un daño psicológico, anulando a la víctima y  una daño social, condenándola al ostracismo entre sus iguales

«Al concederme el Premio Sájarov, llaman ustedes la atención del mundo sobre la necesidad de proteger a las mujeres en periodos de conflictos armados, y rechazan la indiferencia frente a una de las mayores catástrofes humanitarias de estos tiempos modernos»,  Mukwege ante los eurodiputados en Estrasburgo  (fuente: Huffinton Post).

En el hospital que él mismo fundó, el Hospital Panzi en Bukavu, a diario opera a una decena de mujeres con heridas horripilantes a resultas de violaciones brutales, violaciones en grupo, violaciones con objetos, lesiones producidas por productos químicos, violaciones a niñas... incluso bebés.

«Este premio no significará nada para las mujeres víctimas de violencia sexual si ustedes no se unen a nuestra búsqueda de paz, justicia y democracia (...) Juntos, los políticos, la sociedad civil, los ciudadanos, los hombres y las mujeres, tenemos que rechazar el uso de la violación como arma de guerra»
 (fuente: Huffinton Post).

Este médico ha puesto su vida en riesgo (sufrió un atentado en 2012) por hacer lo que hace. Y, aún así, sigue ayudando a estas mujeres todos los días.

«Los cuerpos de las mujeres se han convertido en un auténtico campo de batalla y la violación se utiliza como arma de guerra»
(fuente: Huffinton Post)

Espero que ya conozcamos todos quien es este hombre y lo que hace. Y que no lo olvidemos. Mi admiración absoluta hacia estos profesionales de la salud que convierten el motivo de su profesión en su objetivo en la vida. 

Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor....

martes, 25 de noviembre de 2014

Día INTERNACIONAL contra la violencia MACHISTA


Llevo ya varios años hablando y denunciando la Violencia Machista en todas sus formas y apariencias. No digo nada nuevo cuando afirmo que los profesionales de la salud tenemos la obligación de denunciar toda forma de violencia que encontremos en el desarrollo de nuestra labor, pero por desgracia aún hay muchos colegas que desconocen de forma pasiva o ignoran de forma cuasi activa que ellos tienen mucho que hacer contra esta lacra que no sólo arruina vidas, si no que las mata.

Pero...
...mientras en las escuelas se sigan segregando por sexo.
...mientras en las escuelas se retiren las materias que fomentan el respeto, la igualdad, las relaciones sentimentales sanas.
...mientras se siga dando valor social en las escuelas y en la legislación a las religiones mayoritarias, que fomentan la misoginia y el machismo.
...mientras en la cultura, el deporte, los puestos de responsabilidad, la iglesia... se siga primando la labor del hombre sobre la de la mujer.
...mientras en nuestra sociedad se valore el dinero, la belleza y el fútbol más que la educación, la cultura, el valor humano y personal.
...mientras que se siga mirando hacia otro lado cuando se hacen manifestaciones machistas.
...mientras que se siga educando en el machismo... y no olvidemos que las que educan en muchas ocasiones son las mujeres.
...mientras que se siga valorando más el trabajo remunerado de los hombres, imposibilitando que mujeres a igual trabajo y labor reciban igual sueldo e iguales posibilidades de medrar en su carrera profesional.
...mientras se siga menospreciando por parte de ciertos sectores del círculo de empresarios la labor profesional de las mujeres...
...
...mientras se siga fomentando todo lo anterior, insisto, seguirá habiendo machismo y seguirán muriendo mujeres por actos violentos machistas y seguirán habiendo mujeres que viven un calvario acogotadas por hombres que se creen superiores y las consideran a ellas algo suyo.

Sí, los profesionales de las salud tenemos la obligación de estar formados para detectar cualquier signo de maltrato y denunciar/ayudar a la mujer a denunciar cuando este maltrato es patente.

Por desgracia, los gobiernos conservadores que sufrimos en estos tiempos no suponen ninguna ayuda para acabar con esta lacra, porque aunque se denuncie los recursos sociales y penales de los que se dispone (casa acogida, protección personal a mujeres maltratadas, abogados de oficio, tasas judiciales...) son una losa para ayudar a estas mujeres, que prefieren aguantar en silencio su situación que enfrentarse a una sociedad que no las respalda como debería hacerlo.

AÚN QUEDA DEMASIADO POR HACER... ¡¡DEMASIADO!!

Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

viernes, 14 de noviembre de 2014

14 noviembre 2014 DÍA MUNDIAL DE LA DIABETES

Un año más, llegamos a esta efemérides que busca poner en valor la importancia de esta patología crónica como una de las epidemias silenciosas más importantes y destacar la importancia de la prevención como mejor forma de acotarla.

He hablado ya con anterioridad en este espacio de la DIABETES

La campaña del Día Mundial de la Diabetes 2014 marca el primero de tres años (2014-16) de una campaña que se centrará en una vida saludable y diabetes. Se continuarán desarrollando las actividades de la campaña bajo el eslogan:
Diabetes: protejamos nuestro futuro
En la web Fundación Diabetes, nos hablan de esta campaña y nos explican en qué consiste:
«Las actividades y materiales de este año estarán dedicados a una alimentación sana y su importancia para prevenir la diabetes tipo 2 y controlar de manera efectiva la diabetes para evitar complicaciones. Los mensajes claves de la campaña para este año 2014 son:

  • ‘Invertir’ en un desayuno saludable reducirá la carga mundial de diabetes y ahorrará miles de millones en pérdida de productividad y costes sanitarios. 
  • Garantizar el acceso a un desayuno asequible y saludable es fundamental para reducir la carga mundial de diabetes.
 Las últimas estimaciones del Atlas de la Diabetes de la FID indican que más de 382 millones de personas viven con diabetes en el mundo. Para 2035, 592 millones de personas o una de cada de diez personas tendrá diabetes. Otros 316 millones de personas actualmente corren riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y se espera que está cifra aumente hasta 500 millones dentro de una generación. Lo que hace que la pandemia sea particularmente amenazante es que en gran parte del mundo, permanece oculta. Hasta la mitad de todas las personas con diabetes en el mundo están sin diagnosticar.

Estos datos y cifras reiteran la importancia de una acción urgente. La mayoría de los casos de diabetes tipo 2 pueden ser prevenidos y las complicaciones serias asociadas con la diabetes se pueden evitar con estilos de vida y ambientes saludables que fomentan y facilitan un comportamiento sano.

Los mensajes clave de la campaña tienen como objetivo crear conciencia sobre cómo las opciones saludables pueden ser la opción más fácil y los varios pasos que los individuos pueden dar para tomar decisiones informadas sobre qué comer. Especial énfasis será puesto en la importancia de comenzar el día con un desayuno saludable
En esta infografía tenéis representado de forma gráfica lo que supone un DESAYUNO SALUDABLE. Estar bien, cuidarse, llevar una vida sana con hábitos saludables... son siempre opciones personales que debe uno aceptar de forma individual. Es necesario desear estar bien para llevar a cabo una serie de cambios en nuestra actividad cotidiana. Conocer, Saber y Entender para mí son las herramientas fundamentales que llevan a alguien el desear llevar una vida saludable. La Diabetes es una de las epidemias más peligrosas de nuestro tiempo; entre otras, la Diabetes facilita el desarrollo de patologías cardiovasculares y de ERC...

Si ya habéis sido diagnosticados de Diabetes (tipo 1 o 2) os recomiendo que visitéis este magnífico blog que lleva un enfermo de diabetes. Nadie mejor que otro paciente para que os asesore y ayude a llevar a cabo todas esas actividades cotidianas que una diabetes puede condicionar.

OS PRESCRIBO ESTE BLOG: DIABETES TIPO 1

Y, por ahora, nada más. Cuidáos, por favor...

lunes, 10 de noviembre de 2014

Libro: «Abrazo de vida. Historia de un trasplante»

Hoy voy a hablaros de un libro escrito por alguien que no es científico ni docente ni escritor. Hoy os voy a hablar de una persona que pasó por una dura prueba, una difícil situación en esta vida y que tras superarlo decidió compartirlo con los demás. Ahí arriba tenéis la portada: «ABRAZO DE VIDA. Historia de un trasplante» (2014) su autor, José Luis Sevillano Calero, de Editorial Laberinto.

José Luis Sevillano Calero ha pasado por la difícil tesitura de la enfermedad grave y terminal que hace necesario un trasplante para poder seguir viviendo. En este caso su patología era hepática. 
      A diferencia de los pacientes con ERC en los que la dialisis puede paliar y sustituir parcialmente la funcionalidad de sus riñones enfermos, los pacientes con patología hepática-cirrosis, por ahora, no tienen nada que sustituya la función de su hígado. Su situación se hace cada vez más complicada según evoluciona la enfermedad y, si no llega un injerto a tiempo, su vida corre peligro[1]
      José Luis Sevillano nos cuenta en su libro toda su experiencia desde que le diagnostican su patología hepática hasta que por fin un día llega ese anhelado trasplante. Entre medias, un infierno de sufrimiento, de miedo, de inseguridad, de dudas... De recaídas y de ingresos hospitalarios. En su libro descubrimos a una persona sencilla que un día recibe el espantoso mazazo de la enfermedad crónica y grave. Cómo lo afronta, cómo lo vive... él y su familia, auténtico pilar de todo paciente en una situación similar. Y verdadero tesoro: no todos disfrutan de una familia con la que vivir algo como esto.
      Su lectura nos muestra a un escritor capaz de emocionar cuando nos narra su propia intimidad y su dolor. José Luis nos lleva de la mano con una sencillez tal que se te olvida que estás leyendo. Te obliga a imaginar que no es él... que puedes ser tú. Te ves arrastrado por toda su experiencia y por el miedo que sufrió junto a su familia, aún por el sentimiento de una muerte probable y segura si el trasplante no llega a tiempo. Un relato duro pero sin tremendismos ni sentimentalismos... No, en este libro encontramos un relato real, cercano y muy humano. Y bien escrito.

«Algunas veces he pesando muy seriamente en la muerte, en el más allá que tenemos idealizado, porque morir y no poder seguir viendo a los tuyos, ni disfrutar del calor de su vida, de sus conversaciones, de sus sonrisas, de su compañía es lo más duro que le espera a un agnóstico convencido como yo» (pag. 95) 

«El celador conduce la camilla a la sala de quirófanos donde Lourdes, mi hada, me acompaña hasta la puerta de entrada. Beso por última vez sus labios con la poca energía que me queda, le pido que se quede tranquila y le prometo que el destino ha escrito con letras mayúsculas que nos volveremos a encontrar.» (pag. 109) 

José Luis Sevillano se recuperó de su trasplante. Consciente de la importancia de que haya suficientes donantes hoy día se dedica, desde su Asociación de Trasplantados de Castilla-La Mancha, a promover campañas en pro de la concienciacion social respecto a este tema solidario. Su libro supone, además, un bálsamo para otros enfermos que todos los días viven situaciones como la suya... les marca un sendero que otros como él ya han recorrido y les anima a que no desfallezcan. Este libro es eso. Les animo a que lo lean y vivan con José Luis su experiencia.

Por supuesto, os animo también a que os hagáis donantes de órganos... ¡Eres perfecto para otros!












Y, por ahora, nada más. Cuidáos, por favor...


[1] Cosas del destino: mi padre murió esperando un trasplante de hígado que nunca llegó. Hasta su muerte, tuvo dos alarmas de trasplante pero no llegaron nunca a intervenirle. Murió muy deteriorado y fuera ya de la lista de espera.

martes, 4 de noviembre de 2014

Memoria de mi enfermera LII: «Víctimas del AMIANTO: envenenados en el tajo»

Imagen perteneciente a Ideal.es

Ayer escuché un programa en la radio, «Entre Parentesis» en Radio5, de RNE, que me dejó impactada. Impactada por el enorme problema de salud laboral y salud pública que ha supuesto y que sigue suponiendo hoy día, dado que no se ha resuelto aún. Me refiero al amianto o asbesto. Según se informaba en el programa, en los próximo años, más de 7000 personas morirán por tumores relacionados con el amianto...
  • «En una de las revisiones rutinarias del médico de empresa, me dijo que lo del amianto en mis pulmones estaba estable... Yo no sabía que tenía ningún problema en mis pulmones por el amianto. Me lo habían escondido durante 2 o 3 años. Al poco, a ese médico lo despedían. Los pocos que sabíamos que teníamos problemas en los pulmones por amianto fue por ese médico...Ninguno de los que hubo durante años, nos dijo nada. Se nos ocultó»
  • «Se sabía que el amianto era cancerígeno desde 1935 y era obligatorio que así se indicara en el etiquetado. Cuando el mineral llegaba a las fronteras españolas, alguien retiraba esas indicaciones y nosotros lo manipulabámos como si no tuviera ningún peligro...¡lo respirábamos!»
  • «Mi marido tuvo una muerte horrible, ahogándose... ¡Horrible, horrible! En el juicio por la indemnización un perito nos dijo que se había puesto de moda morir por amianto...»
Estas son más o menos las declaraciones de parte de los protagonistas del programa que escuché en la radio y que me resultó, sencilla y llanamente, espeluznante.

Está prohibido el uso del amianto SOLO desde 2001.

Este informativo y su reportaje sólo nos llevaba al Ferrol, a los astilleros de Bazan. Pero si uno hace una búsqueda sencilla se encuentra casos repartidos por toda España..., porque fue muy utilizado no solo en industria naviera de Ferrol o de la Unión Naval de Levante, si no en construcción para tejados, tuberías... Militares que navegaron en barcos envenenados con amianto, uralita de Sevilla, en Madrid, en Aragón... una cementera de Cataluña. En toda España. ¡Durante años!

El amianto produce un tipo de cáncer muy característico, el mesotelioma, que es un cáncer de pleura. 

Este mineral era barato y fácil de trabajar. Los que lo decidían utilizar en sus productos conocían que era un peligro para los que lo manipulaban y para todas las personas que vivían cerca de fábricas y cementeras... y aún así lo usaban. Hoy día, tras juicios por responsabilidades se consiguen indemnizaciones, algo triste cuando las personas afectadas o están muertas o gravemente enfermas. Más triste, además, que sabiendo que están muertas o enfermas por amianto, deben ir a juicio y no se les reconoczca una indemnización por ley. Pero qué podemos esperar de nuestros gobiernos (pasados y actuales) a los que el interés general, los ciudadanos no son su prioirdad; solo les interesa su propio futuro. Y creo que puede ser un dato importante: no hay ni una condena penal por este motivo. Nadie ha pagado de verdad, como un criminal responsable de miles de crímenes, por utilizar este veneno y poner en riesgo la vida y la salud de trabajadores y ciudadanos.

Un problema de salud laboral y de salud pública del que muchos no tenemos (teníamos) noticia... porque no interesa y por ello los medios no le dan importancia. Pero recuerden: durante años seguirán muriendo miles de personas a consecuencia del amianto.

Y, por ahora, nada más. Cuidáos, por favor...

jueves, 30 de octubre de 2014

ICTUS qué es, como detectarlo... cómo prevenirlo


Ayer fue el DÍA MUNDIAL DEL ICTUS. Esta efemérides, busca, como todas las demás, llamar la atención sobre este problema de salud. Pero...


De forma resumida, se puede definir el Ictus como un conjunto de enfermedades que afectan a los vasos sanguíneos que suministran la sangre al cerebro. Este grupo de patologías, conocidas popularmente como embolias, también se denominan accidentes cerebrovasculares (ACV) y semanifiestan súbitamente. El ictus es el equivalente a un infarto de corazón, pero en el cerebro.
Existen dos tipos principales de ictus. Son los ictus hemorrágicos o hemorragias cerebrales, que se producen cuando un vaso sanguíneo (vena o arteria) se rompe, y los ictus isquémicos o infartos cerebrales, que ocurren cuando una arteria se obstruye por la presencia de un coágulo de sangre. A menudo, este trombo se origina en el corazón y se desplaza hasta el cerebro, donde interrumpe el flujo sanguíneo. 

Cuando se sufre un ictus, el daño cerebral adquirido puede ser irreparable y dejar secuelas graves, que repercutan de forma notable en la calidad de vida de los afectados. Después de un ictus, sólo un tercio de los pacientes se recupera totalmente, otro tercio queda con secuelas y otro tercio fallece. Además, el 25% de las personas que padecen un ictus mueren durante los 30 días siguientes. .[1]
 
Es evidente que un Ictus es una situación muy grave y que pone en riesgo la vida de las personas que lo padecen. De ahí la importancia en detectarlo de forma precoz para poder proporcionar un tratamiento inmediato que disminuya en la medida de lo posible las secuelas y que evite, siempre que se pueda, el fallecimiento de la persona afectada.
 
Signos de detección del Ictus 
 
Existen una serie de signos/síntomas que nos pueden facilitar la atención precoz de una persona afectada de Ictus. Las seis señales de alarma del ictus son las siguientes[2]
  1. Pérdida de fuerza en la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo, de inicio brusco.
  2. Trastornos de la sensibilidad, sensación de “acorchamiento u hormigueo” de la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo, de inicio brusco.
  3. Pérdida súbita de la visión parcial o total, en uno o ambos ojos.
  4. Alteración repentina del habla, dificultad para expresarse, lenguaje que nos cuesta articular y ser entendido por quien lo escucha.
  5. Dolor de cabeza de inicio súbito, de intensidad inhabitual y sin causa aparente.
  6. Sensación de vértigo intenso, inestabilidad, desequilibrio o caídas bruscas inexplicadas, si se acompañan de cualquiera de los síntomas descritos con anterioridad.
Prevención del Ictus

El Ictus se puede prevenir. Por supuesto, todos los factores de reiego asociados a herencia, edad, sexo... no se pueden modificar, pero sí se pueden cambiar los que vienen asociados a los estilos de vida, es decir: tabaquismo, consumo de alcohol y drogas, obesidad, dislipemias y colesterol alto, sedentarismo, diabetes, hipertensión arterial, cardiopatías. Todo ello es modificable, todas estas sitauciones pueden tener un cambio hacia hábitos saludables y estos procesos patológicos, ser tratados y controlados.
  • Dieta saludable, la mejor la dieta mediterránea... sin consumir ningún tipo de alcohol, a ser posible.
  • Hacer ejercicio físico de forma regular, adaptado a nuestra situación física. Lo mejor ejercicio aeróbico, asequible, como caminar a diario. Es adecuado realizar un mínimo de ejercicio de 5 días a la semana y como mínimo, 30-40 minutos. También se puede realizar natación, bicicleta, running...
  • Evitar el estrés o aprender a relajarse.
  • Dejar de fumar y no tomar drogas. Esto no es necesario explicarlo.
  • Dormir y descansar. Para algunos dormir 8 hortas es una utopía... por ello, si no se puede dormir del tirón, procurar un breve descanso des pués de comer. Con 20-30 minutos es suficiente.
  • Vigilar los niveles de colesterol y tomarnos la Tensión Arterial de forma regular.
  • Mantener nuestro peso adecuado a la edad y condición física. Evitar obesidad ya desde la infancia... un niño obeso, será un adulto obeso casi con toda probabilidad.
  • Mantener actividad intelectual: leer, estudiar, hacer pasatiempos... sobre todo los que activen la memoria y el razonamiento. Llevar una vida social activa: salir con amigos, ir al cine...

Como siempre digo, conocer nos ayuda a querer y desear cuidarnos. Conocer el Ictus, su significado, sus consecuencias y la forma de prevenirlo nos animará a llevar una vida sana y activa, además nos permitirá ayudar a otros reconociendo los signos/síntomas que nos indican que una persona está sufriendo un Ictus.

Y, por ahora nada más. Cuidáos, por favor...

[1] Tomado del Observatorio del Ictus
http://www.observatoriodelictus.com/index.php/que-es-un-ictus?showall=&start=2

[2] Definición y explicación tomadas del Observatorio del Ictus.
http://www.observatoriodelictus.com/index.php/que-es-un-ictus

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...