Política de cookies

miércoles, 16 de marzo de 2011

Memoria de mi enfermera XXVII: «Operación bañador»... misión ¿imposible?


Estoy desolada. Tengo una boda y nada me queda bien. Por eso, como la boda es dentro de dos semanas y no me da tiempo a hacer ya nada porque se me ha echado el tiempo encima, he ido esta mañana a la corsetería de Paqui. La verdad es que me ha solucionado la papeleta, porque me ha dado una faja-corsé que me ayuda a meterme en el vestido que me compré el año pasado para la boda de mi prima... Eso sí, me salen dos bultos por los lados y el pecho me impide respirar. Pero entrar en el vestido... entro.
Intentar meterme en un vestido imposible me ha ayudado a darme cuenta de que el verano se me echa encima y que, o me pongo ya a adelgazar, o no me podré poner los bikinis del año pasado. He ido, ya que pasaba cerca de allí, al salón de estética de mi amiga Sole y me ha dado una dieta que me ha asegurado que es mejor que la del año pasado. Con la del verano anterior perdí diez kilos en cinco semanas y me quedé estupenda, pero con el veranito y la Navidad, ahora peso quince más... Me ha asegurado que me puedo quitar lo que me sobra en un mes y medio y que es muy segura.
Ea, con mi faja-corsé y mi dieta en el bolso ya me siento otra... la vida me sonríe.

oooo0000oooo

¿Les suena?
Yo he escuchado una conversación similar esta mañana. Real como la vida misma. Además, he leído en prensa, que algunas personas están dispuestas a utilizar sustancias potencialmente peligrosas con tal de poder perder peso. Se acerca el verano y todos los excesos que hemos cometido durante el invierno y la Navidad, excesos acumulados de forma patente en zonas harto visibles de nuestra anatomía, queremos eliminarlos como por arte de magia en un mes o dos, lo que queda para que llegue el buen tiempo y empecemos a mostrar carne. Se ponen así de moda dietas ridículas, excesivamente incompletas o extremas, que pasan de mano en mano sin supervisión ninguna por algún profesional como dietistas, nutricionistas, enfermeros o médicos. Son dietas, por ello, que suponen una «bomba de relojería» en según qué organismos... que podrían poner en serio peligro la salud del que las sigue sin pensar en más que en tener un físico acorde a lo que su mente y la sociedad les dicta.
Cierto que la obesidad, --ya se ha comentado en otros lugares de este blog--, es una enfermedad crónica que debe ser tratada y atendida por profesionales de la salud y que requiere en muchos casos un tratamiento invasivo y duro. Pero en el caso que tratamos en esta entrada, el sobrepeso (IMC entre 25 y 29,9; normopeso: IMC 18,5-24,9), es más un problema nutricional --de malnutrición-- que una patología en sí. Puede llegar a ser el primer estadio de la obesidad... si no se corrige el motivo que lo origina.
La mayor parte de los casos de sobrepeso (cuando la persona no sufre otra patología y/o afección) es el resultado de:
  • Exceso de ingesta energética en la dieta asociado a...
  • Un bajo gasto calórico en su vida diaria, en sus actividades cotidianas
Traducido: comemos más de lo que necesitamos y/o no tenemos una adecuada actividad física diaria que lleve un gasto de lo que ingerimos...
Resultado: al ingerir más calorías de las necesarias... se acumula y engordamos.

¿Cuál sería, entonces, la solución?
Adecuar nuestra alimentación a nuestro estilo de vida y a nuestra actividad diaria y/o aumentar el ejercicio físico diario. La solución NO ES HACER RÉGIMEN. El régimen, ya por su nombre, indica sacrificio, obligación, en muchos casos, monotonía y, por supuesto... temporalidad, porque se abandona cuando nos aburrimos o cuando creemos que hemos conseguido nuestro objetivo.
Por ello, a esas personas que sufren cierto sobrepeso las invito a modificar sus hábitos de vida de forma permanente. Pero no para conseguir un peso X en un tiempo límite, sino para conseguir rebajar su exceso de peso en un tiempo indeterminado con una dieta variada, rica y nutritiva (DIETA MEDITERRÁNEA) ajustada y complementada con un plan de ejercicio físico diario adecuado a las circunstancias de cada cual. No se debe buscar exclusivamente un objetivo estético, sino mejorar el nivel de salud, desear estar bien por mucho tiempo. Elegir, mediante hábitos de vida saludables, mejorar nuestro nivel de salud.
Y, por ahora, nada más.
Safe Creative #1103168741712

6 comentarios:

CreatiBea dijo...

Los kilos de más no se solucionan con dietas milagrosas ni con cirugías drásticas, al final, si no se aprende a comer bien, siempre vuelven.

tomae dijo...

...Lola cada vez que paso por aquí, creo que sube mi nivel de colesterol, solo por leerte ...pero seguiré pasando porque entiendo que he de cuidarme, y devolver a mi barriga esa especial forma de barra de chocolate...bss!

Lola Montalvo dijo...

BEA: Bea, tú lo has dicho. Es cierto que en ocasiones la naturaleza no acompaña y nuestro físico es castigador... engorda comiendo cuando otros comen igual o más y están atléticos y lustrosos. Por ello debemos aceptar lo que nos ha tocado y aprender a cuidarnos sin estrujar año a año nuestro cuerpo para lucirlo. Todo pasa factura. Besos miles Bea

Lola Montalvo dijo...

TOMAE: espero que mis entradas te sirvan de algo y tus cifras de colesterol sean benévolas contigo.
Besos miles, Tomae y gracias por seguir viniendo... y leyendo. :DDD

Anónimo dijo...

Hola LOLA MONTALVO

Felicitaciones por los artìculos escritos , no dudo que son de interes para muchos. Me encanta leerlos. Soy enfermera guatemalteca. Saludos cordiales.
Anita Batz.

Lola Montalvo dijo...

ANITA: Muchas gracias por tus palabras y por leer. Me alegra que mis colegas, como tú, crean que mis entradas pueden tener interés, es lo que de verdad les da valor.
Besos miles :)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...