Política de cookies

domingo, 31 de mayo de 2015

La sexualidad en los enfermos renales crónicos

La sexualidad es una propiedad biológica inherente a casi todos los seres pluricelulares en general, pero en el ser humano adquiere unas características muy particulares porque, además de servir para reproducirnos, también nos sirve para relacionarnos, para obtener placer y para recibir y dar amor. Ya Maslow, en 1943, en su famosa pirámide que servía para apoyar su teoría de las Jerarquía de las Necesidades Humanas, estableció que la sexualidad conformaba una de las fundamentales necesidades fisiológicas del ser humano, junto a comer, beber, respirar, eliminar desechos y descansar[1].
      Ante la enfermedad varias o todas de estas necesidades básicas se van a ver alteradas. Si la enfermedad deriva hacia la cronicidad, las diversas necesidades básicas se pueden ver en parte restituidas si la persona va acomodándose a su nueva situación, pero de las necesidades fisiológicas, una de las que más a menudo se aparcan es la sexualidad.
      Las enfermedades crónicas[2], como la ERC, con frecuencia están asociadas con disfunciones sexuales, en las que la capacidad para tener deseo o mantenerlo está afectado de forma destacada. Toda alteración de la sexualidad se puede enfocar desde diversos aspectos: físicos y psicológicos
      Entre los factores físicos se incluyen los derivados de la propia enfermedad: malestar general, edemas, calambres, vómitos, anemia, neuropatías derivadas... y las terapias empleadas, como corticoides, algunos fármacos cardiovasculares, fármacos anti rechazo, catéter abdominal, en caso de diálisis peritoneal... Entre los factores psicológicos pueden aparecer problemas de autoestima, de ansiedad y, sobre todo, de depresión asociada a la propia enfermedad. Otros factores: cansancio.
      Entre los factores orgánicos no debemos olvidar que a menudo los enfermos ERC suelen sufrir otras patologías asociadas como Diabetes o cardiopatías, ambas causas a su vez de alteraciones en la sexualidad de quienes la padecen, dados que las disfunciones sexuales en la mayoría suelen ser de origen vascular y circulatorio

Los factores orgánicos no afectan de la misma manera a hombres y mujeres (la disfunción eréctil en hombres es más evidente que la falta de deseo en las mujeres) ni ejercen los mismos efectos sobre la respuesta sexual; hay que tener en cuenta las diferencias individuales, ya que un mismo proceso físico puede ejercer efectos completamente distintos sobre diferentes personas en función de su personalidad, historia sexual, sexualidad previa... En general, las enfermedades crónicas tienden a alterar las fases de deseo y excitación sexual. 

En resumen: los problemas sexuales más comunes que se pueden desencadenar en los ERC se pueden resumir en estos tres:

· Falta de interés en el sexo
· Falta de excitación
· Dificultad para llegar al orgasmo

Se puede considerar que éste es un problema bastante frecuente en enfermos ERC de tal forma que gran parte de ellos presenta algún tipo de disfunción sexual, pero pocos de ellos expresan abiertamente esta situación en las consulta del nefrólogo y/o enfermero; ni los profesionales de la salud les suelen preguntar sobre esta cuestión. Además, el hecho de que el sexo pertenezca a una esfera tan íntima y personal, al afectar a diversos tipos de personas, edad y culturas, muchas de ellas con dificultad para expresar abiertamente estas cuestiones, hace que con frecuencia se produzca una disfunción sexual pero nadie lo afronte ni le dé solución. Muchos enfermos consideran que esta faceta de su vida personal deben darla por definitivamente cerrada a edades que en condiciones normales no debería serlo. Y no olvidemos que el sexo es una de las necesidades fisiológicas más básicas, junto con la alimentación, el sueño o la eliminación, entre otros.
      Es evidente que este es un tema que no se plantea con frecuencia. Existen pocos artículos que traten este aspecto de la ERC y los que hay son antiguos. Muchos estudios son locales y existen dudas de que sus resultados puedan ser extrapolables a todos los enfermos ERC. Lo que parece que todos tienen claro y que coinciden es que las patologías renales que producen Insuficiencia Renal Crónica a su vez desencadenan disfunciones sexuales en los enfermos ERC, tanto en hombres como en mujeres, fundamentalmente por estos factores orgánicos:

· Alteraciones circulatorias derivadas de la ERC
· Anemia
· Patologías asociadas, fundamentalmente Diabetes y patologías cardiocirculatorias.

Es necesario abordar este problema para poder plantear una solución. Cada situación tendrá su solución individualizada..., quizá sea necesario remitir al enfermo a otro especialista. Los profesionales de la salud tenemos la responsabilidad de indagar sobre estos aspectos de la vida cotidiana de los enfermos ERC que atendemos.

Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

PARA SABER MÁS: 
  • Victoria Eugenia Muñoz García; Ana María Vaca Ruíz; Esperanza Romero Estudillo; Juana García Criado; Aziza Bagdad Abselam; Nayet Mohamed Maanan «Comportamiento sexual en los pacientes de hemodiálisis en Melilla» Revista de la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica v.13 n.2 Madrid abr.-jun. 2010
  • HOE, KK; SOYIBO, AK; JAMES, K  y  BARTON, EN. «Prevalencia de la disfunción sexual entre los pacientes con enfermedad renal en etapa terminal en Jamaica». West Indian Medical. Journal. [online]. 2013, vol.62, n.9, pp. 825-830. 
  • Damaris Vidal DISFUNCIONES SEXUALES EN PACIENTES CON IRC EN TRATAMIENTO SUSTITUTIVO Enfermería Nefrológica VOLUMEN 1 - Nº 32 - 2007 
  • El sexo en la enfermedad renal. «Comer por un riñón» http://comerporunrinon.blogspot.com.es/2013/10/el-sexo-en-la-enfermedad-renal.html


[1] Maslow más allá de la psicología: influencias sobre las formas de pensar el cuidado Revista de historia de la psicología, ISSN 0211-0040, Vol. 29, Nº 3-4, 2008, págs. 269-274
[2] Ángel Alonso Álvarez, «Sexualidad y enfermedades crónicas» Revista Internacional de Andrología Vol. 5. Núm. 1. Enero 2007

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...