Política de cookies

jueves, 9 de abril de 2015

Tarde y mal. No Me siento representada...


El CGE ha tardado demasiado en dar una respuesta a las dañinas palabras del OMC, esas que nos lanzaban a la cara afirmando que la prescripción enfermera es un peligro para el enfermo o algo así…, palabras que, todo sea dicho, no reflejan el sentir de todos los médicos, pero esa es otra cuestión. En fin.
      Muchos pensábamos que el CGE tardaba en reaccionar porque estaba organizando una respuesta elaborada con argumentos irrebatibles sobre la idoneidad de la prescripción enfermera, con datos y una exposición detallada y comparada de nuestra actividad esa que se lleva a cabo a diario con magníficos resultados y un gran beneficio para enfermos y usuarios, que se explicaría y darían datos de la prescripción enfermera andaluza, de nuestro quehacer en comparativas con enfermeras de otros países… Pues no.
      La imagen, para mí, patética que se vio ayer en los medios (con descalificaciones innecesarias; pienso que con argumentar era suficiente) no quiero que me refleje como enfermera. No quiero que esas palabras me representen. Porque los medios hablan de guerra… ¿qué guerra? Ni yo ni la mayoría de los enfermeros estamos en guerra contra nadie. No tenemos enemigos, que sepamos… No luchamos contra nadie. Nuestra reivindicación de días atrás iba y va en defensa de nuestro quehacer y en el rechazo de unas manifestaciones que consideramos injustas y alejadas de la realidad cotidiana del trabajo de enfermería. Protestábamos contra palabras que reflejan el sentir de una parte de los médicos españoles, porque no todos los médicos opinan como la OMC. No, no vamos contra nadie.
      ¿Guerra? ¿Qué guerra, madre del amor hermoso? Hoy tengo la desagradable sensación, y lo digo con enorme pesar, que mejor habría sido que nuestros representantes no hubieran dicho nada. Porque la sensación de desaliento que ha generado es más dañina que el desagrado que sentimos el otro día por las desafortunadas palabras del OMC. Porque yo considero que, para que defiendan así mis intereses mejor me lo soluciono yo sola. Uno es dueño de sus silencios, pero es esclavo de sus palabras… Por supuesto, esta máxima no es mía pero se la prescribo a nuestros dirigentes.
      Me retiro a mis quehaceres, que junto a de miles de enfermeros de este país pasa por hacer nuestro trabajo de la mejor forma posible, seguir prescribiendo en el ámbito de nuestros cuidados de enfermería como lo hacemos a diario en un marco de triste alegalidad que una norma injusta nos ha impuesto y defender una imagen enfermera profesional, científica, responsable, moderna y… pacífica.
  Invito a leer a Comisión Gestora, «Un tiro en el pie #NoEsMiGuerra» y me sumo a sus palabras llenas de sentido, inteligencia y honestidad. #AsíSí 

4 comentarios:

chico càdiz dijo...

Anoche me cené esta noticia y reconozco que me cabreé mucho. Incluso escribí en facebook y por whatsapp indignado y la verdad es que despues de leer tu escrito te agradezco que pongas un poco de cordura. Me ha gustado mucho lo que he leido y lo comparto plenamente. Un abrazo.

Lola Montalvo dijo...

Chico Cádiz:
te lo agradezco de corazón. Creo que para solucionar estas diferencias hay que dialogar y exponer nuestros puntos de vista. Descalificar no es mi estilo ni la imagen que deseo que se de de mi profesión.
Sé que tenemos razón que enfermería prescribe desde hace mínimo los 25 años que llevo de profesión y que necesitamos que se regule esta práctica; nuestra reivindicación es justa y muy beneficiosa para el enfermos/usuario. Ahora debemos buscar los cauces oportunos (que OMC y CGE no han conseguido por soberbia de ambos lados) para llegar a entendernos y consensuar nuestro trabajo en equipo...para beneficiar a los enfermos/usuarios, fin último de todo esto.
Un abrazo

Anónimo dijo...

No son uno ni dos los días que me digo a mi misma HOY NO PRESCRIBO.. y ya me imagino las caras de los médicos q me tendrían q escribir en los tratamientos EXACTAMENTE con qué curo esta escara, o esta herida quirúrgica o esta herida superficial.. Las caras ante mi " Si, le puedo ir dando el calmante mientras subes a escribirlo, pero HOY si no lo firmas primero No se lo doy".. Son dos sencillos ejemplos de las muchísimas cosas q "prescribimos" con tanto PELIGRO!! Me imagino a mi supervisora diciéndome "que pasa? Que hoy no tienes ganas de trabajar???" Ya me imagino a TODAS las enfermeras plantándose el mismo día ante esta situación.. Solo me lo imagino.. Porque aunque piense que "los de arriba se van a enterar".. Los que precisan nuestros cuidados no tienen que ser los perjudicados.. Así q seguiré trabajando pensando q me juego el tipo Prescribiendo yo solita el desinfectante, parche, calmante (por simplificar..) de turno.. Que Dios nos ampare ante mi peligrosa actitud.

Lola Montalvo dijo...

Anónimo enfermero:
Es básico: casi el 90% de las actuaciones enfermeras requieren prescribir y llevar a cabo actuaciones con productos sanitarios que sabemos utilizar de forma harto correcta y con total garantías.
La hipocresía médica es dañina y lo peor de todo es que muchos de los usuarios y enfermos se lo creen. Eso sí, no somos ni dañinos ni potencialmente peligrosos cuando les sacamos las castañas de fuego a un médico, o evitamos que tenga que hacer una visita a domicilio porque solucionamos un problema que requería que ELLOs hicieran la visita o cuando evitamos tener que llamar a un médico en una incidencia en planta o en urgencias... Sí, hay una hipocresía muy elaborada y que nos tragamos porque enfermería, aún teniendo unos 250.000 profesionales somos dóciles y aborregados... nos odiamos entre nosotros y n vamos a una nunca.Ese es nuestro verdadero problema. Y uno de nuestros más enormes problemas son nuestro representantes del CGE... eso sí que es un problemón.
Muchas gracias por comentar y por visitar este espacio. Un abrazo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...