Política de cookies

domingo, 30 de junio de 2013

Reflexiones: Que se quema, se quema...

Foto Lola Montalvo (C)

Un año más vuelve el verano, el sol, el calor... No podemos hablar de vacaciones en sí, porque la crisis priva de este placer convertido en lujo a una gran cantidad de personas, que se conforman con pasar estos calores y su tiempo libre en casa, en las piscinas públicas, en los parques o, los que viven cerca del mar, acercándose a las orillas para darse un bañito y disfrutar de los pocas diversiones que quedan hoy día gratis. Aunque, visto lo visto, todo puede cambiar a peor...

       He pasado unos días fuera y he visto, con estupor, que aún hay gente osada que se sigue lanzando de cabeza y sin protección solar a baños de un intenso sol y con más de 30-33ºC en los días más «frescos». Que los adultos hagan lo que les parezca, es lógico, pero que no protejan la delicada piel de sus pequeños me parece aberrante y una forma de descuido de las necesidades de los niños que se debería coartar de alguna forma. He visto niños y niñas con sus rosadas pieles quemadas en mejillas y hombros... quemaduras de primer grado, cierto, pero si esto es así al principio del verano, cómo quedarán cuando el verano dé sus últimas y abrasadoras bocanadas.

      El pasado día 13 de junio, fue el Día Europeo de la Prevención del Cáncer de Piel, en el diario Público.es el doctor Josep Malvehy, director de la unidad del Melanoma del Hospital Clínic de Barcelona, afirmaba lo siguiente:

"No proteger a los niños contra el sol debería considerarse abuso al menor"

...y lo suscribo palabra por palabra: dejar que un niño o niña se queme por el sol es una forma clara y patente de NEGLIGENCIA DE CUIDADO, palabra que debería haber utilizado este experto. Afirma este especialista que la piel tiene memoria y que los daños generados años previos, ocasionarán las lesiones que nos puedan aparecer en la etapa adulta, COMO PUEDE SER EL MELANOMA U OTROS TIPOS DE CÁNCER. Imaginen en el caso de los niños...

      Recuerden cuestiones importantes como:
  • La crema protectora se la deben aplicar todos... incluso los que tienen la piel más oscura.
  • El FPS o Factor de Protección Solar debe ir acorde al tipo de piel, los más oscuros un FPS más bajo; los más claros, FPS más alto. El FPS mínimo debería ser el 15. Según algunos expertos, FPS inferiores no sirven para mucho. En niños, el FPS mínimo debería ser 30
  • Los niños menores de 6 meses no deberían tomar el sol y no se les debe aplicar cremas de FPS. Eso no significa que no les pueda dar el sol, que será en paseos en las horas en que los rayos son menos intensos.
  • La crema debe aplicarse media hora antes de iniciar la exposición y repetir aplicaciones cada 2 horas o tras haberse bañado o sudado.
  • Las cremas solares, aún las que tienen FPS más elevado, no impiden ponerse moreno, lo que sucede es que la progresión de color será algo más lenta y por lo tanto sin sufrimiento patente para la piel
  • Aparte de la piel, también hay que proteger ojos (gafas de sol adecuadas, también en niños) y cabeza, sobre todo en niños con gorros que protejan la nuca si es necesario.
  • Se debe insistir en la necesidad de tomar abundantes líquidos, evitando alcohol y bebidas azucaradas. Lo ideal... ¡AGUA!
      Documentos de consulta:
  1. «Protección solar: ¿cual es el factor óptimo?» Cuadrado Escamilla, P., Gil Agulles, M. y Balaguer Timor, A. Más Dermatología. 2008;5:21-24
  2. «PROTECCIÓN CONTRA EL ABUSO DE LA EXPOSICIÓN SOLAR. CONSEJOS E INFORMACIÓN PARA PADRES.»‎ Barroso Espadero, D. Sociedad de Pediatría de Atención Primaria en Extremadura. Foro Pediátrico.
      Sólo me queda despedirme. Mis vacaciones se han terminado... han sido cortas, pero han sido. Os deseo un feliz verano, tanto si podéis salir como si no. OS ENVÍO UN BESO...

 Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

2 comentarios:

Ana Belén López Cadenas dijo...

Suscribo cada palabra querida amiga. A favor de la campaña de Euromelanoma los dermatólogos de este país han apoyado el uso conveniente de protectores solares entre otro tipo de preventivos de una enfermedad que se puede ver.
Las radiaciones son aditivas, suman, la piel tiene memoria, y el cáncer hace sus propias cuentas. Es verdad que no proteger a los más pequeños de una enfermedad que se puede prevenir es altamente negligente. Pero, además, no nos olvidemos de los ojitos de los más peques, también hay que protegerlos de los rayos que se reflejan en el agua...
Un beso y enhorabuena por tu post. lo incluiré en el mío, con tu permiso.
http://chupetetiritapintalabios.blogspot.com.es/2013/05/caracol-col-col-saca-los-cuernos-al-sol.html

Lola Montalvo dijo...

ANA BELÉN así debería ser: deberíamos vera nuestros peques con gafitas de sol, con gorro y con crema protectora... por lo que sea no es así siempre, como no vemos a los niños con sillita en los coches y los enocntramos triscando por los sillones del vehículo, de pie entre sus papis, que sí van sujetos con el cinturón.
Creo que hay mucho imprudente que no sabe que todo eso puede considerarse negligencia de cuidado.
Besos miles, Ana Belén y gracias por comentar.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...