Política de cookies

viernes, 28 de septiembre de 2012

Reflexiones: El poder curativo del amor

Foto de Lola Montalvo (C)

Enfermar es algo duro. No me refiero a un catarro, un resfriado o un simple esguince leve de tobillo... Aunque también, porque, como ya he indicado innumerables veces en este blog, cada persona lleva su mal de una forma distinta, con su sufrimiento y su preocupación. Nadie es quien para minusvalorar la aflicción ajena; en eso he basado mi labor profesional en mis 23 años como enfermera.
Pero en esta entrada quiero referirme a aquellas patologías, a aquellos padeceres que te impiden llevar una vida normal -tu vida normal- porque te postra en una cama, te ingresa en un hospital, te hace pasar por una intervención quirúrgica de cierta consideración, pone fin a tu vida o anula tu capacidad de pensar, de ser autónomo, de vivir una vida plena.
Nuestros profesionales de la salud, sobre todo los enfermeros, cuidan nuestras necesidades cotidianas, vigilan nuestros parámetros, nos ayudan a valernos por nosotros mismos, nos proporcionan los rudimentos para bregar con nuestra patología crónica, nos asesoran para llevar una vida lo más saludable posible. Los médicos curan lo que se puede curar y tratan lo que se puede tratar. Pero... no siempre es suficiente.
El amor de nuestros seres queridos, nuestros familiares, amigos, amantes... EL AMOR tiene un poder que pocas terapias pueden suplir. EL AMOR tiene un poder curativo que te da las fuerzas que crees haber perdido, te enjuga las lágrimas que te cuestan dejan brotar. Te retornan el calor que tu espíritu y tu corazón han perdido. Te saca de la oscuridad en la que el miedo te ha engullido. 

Esa mirada que te sublima cuando capta tu angustia al vuelo y te dice tanto sin un solo sonido; que te da valor cuando te llevan a quirófano o a una prueba dolorosa. Esa cálida mano en un hombro derrumbado por una mala noticia, por un pesar demasiado inmenso para llevar uno solo. Ese susurro de cariño, esa voz amada diciendo que te espera a la salida, que todo pasará, que juntos podréis con eso y con más, que entre los dos lo conseguiréis...

Sí, el AMOR tiene un enorme poder.

La foto que rubrica esta pequeña reflexión de hoy es una foto real... unas bonitas manos que tienen un poder enorme. Fuerza, calor, suavidad, ánimo, esperanza.
Somos afortunados a diario por muchísimas cuestiones. Pero el don más grande en este mundo, el único que ni se compra ni se vende, que se da de forma generosa, sin esperar nada a cambio es EL AMOR. Muchos anhelan toda su vida con que les toque la lotería, con recibir una fortuna, con un viaje por el mundo. Pero la única suerte en esta vida, la única, es tener a alguien que te quiera de forma absoluta, que te dé su amor sin condiciones, sobre todo cuando enfermamos. Porque el amor cura y nada lo puede suplir.

Y, por ahora, nada más.

P.D. Dedicado a ti, mi amor

12 comentarios:

CreatiBea dijo...

Aunque en el texto dices grandes verdades, que además trasmiten ese sentimiento del que hablas, me quedo con esa foto.

Fuerza, cariño, unión: AMOR

Lo que hace (y dice) un apretón de manos! Sobre todo cuando se está enfermo...

Yo te envio uno muy fuerte (así, porque sí... si lo necesitas, te vendrán bien buenas vibraciones, y si no, guárdalo para cuando te haga falta)

Lola Montalvo dijo...

BEA: muchas gracias, cielo. Tu apretón de manos me hace mucho bien, mucho, porque... sí. Besos miles, amiga... eres muy intuitiva y muy especial. No cambies por favor, eres una buena persona.

rosa m nieto dijo...

Lola ¿te he dicho hoy que te quiero?
Hoy te sales con esta entrada es un DIFERENCIA_T en mayúsculas.
¡¡y esas manos, cuánto amor!!

ala un beso bonita ;)

dotdos dijo...

Siempre es un placer leerte, Lola... estoy totalmente de acuerdo con el mensaje de tu artículo, hace un tiempo conocí la historia de Vicente Rubio y no pude dejar de compartir "La locura se cura con el amor" http://dotdos.net/2012/03/04/la-locura-se-cura-con-el-amor-vicente-rubio/
Gracias y un abrazo!

Lola Montalvo dijo...

DOTDOS: Preciosa la entrada de tu blog.
Muchas gracias por compartirlo y por visitar este espacio. Un fuerte abrazo y besos miles

Lola Montalvo dijo...

ROSA: ¡¡¡Mi vida, se me había pasado tu comentario... te pido mil disculpas!!!
Tu cariño me llega siempre, siempre, pero ahora , hoy, lo necesito más. Las manos de mis peques con una persona que me importa muchísimo.
Besos miles... siempre!

Jaime dijo...

Hola Lola por supuesto me quedo con el sentimiento de paz y tranquilidad emocional.

Pero en mi opinión las emociones asociadas al amor pueden ser extremadamente poderosas, llegando con frecuencia a ser irresistibles. El amor en sus diversas formas actúa como importante facilitador de las relaciones interpersonales y, debido a su importancia psicológica nos ayuda a superar muchas dificultades y adversidades que se presentan en nuestras vidas.

La imagen del apretón de manos trans mite mucho, especialmente Amor, Afecto, amistad...........

Me ha gustado mucho el artículo.

Un fuerte "apretón de manos" para decirte que me alegrado mucho de conocerte.

Cambio De Una Vida

Jiang dijo...

Andaba por aquí... me llamó la atención el título de su artículo y me cautivó. Mi mente se traslado casi 17 años atrás cuando mi abuela fue recluida en el hospital, fue la última vez que la vi, pero fue lindo. Pasé casi toda la hora de visita acariciando su blanca cabellera porque cuando deje de hacerlo me tomó la mano y me la volvió a colocar sobre ella. Sólo eso sin hablar, porque mientras yo hacia eso, ella hablaba con otros. Muchas gracias por hacerme recordar ese momento especial.

Jiang

Lola Montalvo dijo...

JAIME: Tienes razón, el amor tiene un poder increíble.
Muchas gracias por tus palabras y te devuelvo el cariñoso apretón de manos. Y te sonrío.

Lola Montalvo dijo...

JIANG: Muchas gracias a ti... tu bella experiencia enriquece este texto.
Un abrazo

tomae dijo...

Imposible quitarte razón Lola, por supuesto que el Amor tiene un poder distinto que cualquier tratamiento o mejor dicho, cualquier tratamiento hecho con amor como que el destinatario recibe mucho más que una cura ... y mientras leía tu post pensaba ... menos tratamiento médico y más amor luego ...¿por qué eso de "pacientes"?

Besos!!!

Lola Montalvo dijo...

TOMAE: el amor del que hablo es el que procede de los seres queridos, personificados en amigos y familiares... aunque los profesionales también podemos dar ese granito o dosis cada 8 horas de cariño. si se tiene solo uno de estos amores, está bien, pero si se tiene los dos, es mucho mejor.
A los pacientes se les llama así, para cuando no tienen ni uno ni otro. Yo prefiero los términos, 'persona sana', 'persona enferma'
Besos miles, Tomae, siempre con todo mi cariño

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...