Política de cookies

jueves, 14 de junio de 2012

Memoria de mi enfermera XL: «Nací para salvarte»

 Imagen de El País 13 junio

Imagen de El País 14 junio

El niño abraza a su hermana bebé que se revuelve entre sus inexpertos brazos mientras gorjea, quizá asustada por estar en un sitio como ése, entre tanto desconocido, muchos de los cuales les hacen fotografías mientras chascan los dedos intentando llamar su atención para que mire a las cámaras.
El pequeño está nervioso, pero es una sensación agradable. Un nerviosismo producto de la felicidad, por saberse vencedor, por haber dejado atrás una horrible enfermedad que casi le arrebata la vida...
...Atrás quedaron los interminables días ingresado en el hospital, entre sueros, máquinas atemorizantes y agujas, entre medicamentos de nombre impronunciable que te dejan débil y más enfermo aún...
...Atrás quedó el llanto de mamá cuando creía que no la escuchaba, sus susurros llenos de miedo mientras conversaba con papá y ambos escondían su angustia en los brazos del otro, esperando sin éxito, que yo no lo apercibiera. El dolor pintado en su cariñosa mirada, la pérdida insinuada que se dejaba ver de vez en vez en cada rincón de la habitación del hospital. El miedo, la angustia, el llanto...
...Atrás quedó la soledad en una habitación asilada o en casa, mirando por las ventanas a otros niños jugar en la calle, corriendo de un lado a otro, arrebolados por las carreras y la felicidad, ajenos a la espantosa realidad de que otro mundo más horripilante es posible... y no les ha tocado a ellos; me tocó a mí.
...Atrás quedó el temor a morir, un miedo angustioso que no me abandonó jamás hasta que...

...Hasta que llegó ella.
La miro y sonrío una vez más.
Mamá me dijo un día que tendría un nuevo hermanito o hermanita, que cuando naciera me curaría. Su cara llena de esperanza me acarició durante los nueve meses de espera. Y cuando nació, se produjo el milagro. Ella llegó y con ella llegó mi curación.
La miro y siento su cuerpecito, blandito y cálido, contra el mío. Se revuelve una vez más y con su regordeta manita me pellizca las mejillas. Y me río, me río con una alegría que nunca creí capaz de llegar a conocer. La miro, la beso y río. La quiero con toda mi alma. Porque vivo gracias a ella

-----ooooo00000ooooo-----

Estos días hemos conocido las noticias de varios niños, Noa, Leire, en Barcelona, y Estrella, en Andalucía, que han venido a este mundo para ayudar a salvar la vida de sus hermanos, enfermos de padeceres espantosos, mortales y sin cura... a no ser que se les hiciera un trasplante de médula de características muy concretas. ¿Cómo se logra esto? Con la selección genética de embriones con lo que se obtiene una nueva vida, un nuevo ser, con cuya sangre del cordón umbilical se obtiene células que una vez trasfundidas «curan» la médula enferma del niño enfermo que a partir de entonces se puede considerar curado.
Son, así, hermanos que nacen casi «a la carta» para proporcionar a sus hermanos mayores una oportunidad de curación. Ese es el verdadero milagro de la ciencia.

Esta técnica ha sido muy criticada por ciertos sectores que consideran que la ciencia no debe guiarse por la ética, sólo..., sino por la moral, dictada/impuesta por ciertas creencias o religiones. Bajo mi punto de vista son opiniones y nada más, opiniones válidas como tal pero que jamás deberían influir en estos aspectos ni coartar la capacidad de la ciencia de mejorar la vida de los seres vivos y las personas que vivimos en este planeta. Si por algunas de estas creencias hubiera sido, no habríamos salido de la Edad Media...

Por último, no puedo evitar hacer referencia, una vez más, a la CRISIS que está llevando a los gobernantes a cortar las subvenciones para la ciencia, para investigar en diversas materias y en sanidad/salud. Esta es una muestra más de la ignorancia que guía la mano de muchos gobernantes... que cortan las partidas que generan riqueza, saber..., en definitiva, I+D+I y que permitirán que sigamos avanzando y generando riqueza. Se puede recortar en muchas partidas (cargos públicos, sueldos públicos, dietas y prerrogativas de cargos públicos, puestos creados por motivos interesados, jueces que dilapidan medios públicos...) antes que recortar en CIENCIA, INVESTIGACIÓN, SALUD... 
Todo lo que sea restar medios a EDUCACIÓN, SANIDAD, INVESTIGACIÓN... nos hace más vulnerables, ataca los pilares de toda sociedad que desea avanzar y evolucionar. Como afirmo: sólo la ignorancia puede mover la mano de estos gobernantes, la ignorancia o intereses partidistas y sectarios.
Acabé.
Celebremos la alegría de estas familias, de estos niños y compartamos con ellos su felicidad... ¡Les deseo lo mejor!
Y, por ahora, nada más.

6 comentarios:

Rebeca Rodríguez dijo...

Pues yo lo siento pero veo este asunto como una aberración de la vida. Crear un bebé a la carta para que otro hijo no se muera... Tener a dos niños en constantes procesos de pruebas, quizá operaciones... y un no salir del hospital. No puedo aceptarlo como ciencia ni progreso.

Lola Montalvo dijo...

REBECA: Tu opinión, por supuesto, es totalmente respetable, pero yo jamás utilizaría la palabra «aberración»... ese bebé a la carta, es una selección embrionaria para que su histocompatibilidad con el niño enfermo sea casi al 100%. Al pequeño que nace no lo tienen en constantes pruebas y tal como erróneamente crees: utilizan su cordón umbilical, su sangre de ese cordón, lleno de células madre que una vez trasfundidos al niño enfermo se asientan en su médula enferma y regeneran el tejido pasando de estar enfermo (aplásico) a estar sano. Al bebé que nace NO le hacen NADA...
De todos modos nunca sabemos qué seríamos capaces de hacer por un hijo, Rebeca... cuando tienes un hijo que sufre, enfermo que está en peligro de morir, que... haces lo que sea por curarlo. No se nos olvide que sólo se lleva a cabo lo que se hace miles de veces para tener un hijo en mujeres que desean hacerlo... la única diferencia es que se busca el embrión que es más compatible. No se hace nada especial más, nada que no se haga de forma cotidiana.
Muchas gracias por leer y dar tu opinión, Rebeca. Un fuerte abrazo y besos miles :D

CreatiBea dijo...

A mi me parece maravilloso y un milagro de la ciencia como tú bien dices.
El bebé ahora no lo sabe, pero no hay nada que te llene tanto como salvar una vida. Y él ha llegado al mundo para poder dar vida a su hermano. Eso es grande!!!

Besos!

tomae dijo...

...el caso está en la selección embrionaria, esos embriones sobrantes (?)...yo creo que fui embrión, ni salvé la vida a nadie pero por lo visto no sobré.

Besos Miles Lola, tenía que decir algo así.

Lola Montalvo dijo...

BEA: Yo también lo veo así. Un milagro... Creo que ver sufrir a un hijo sin poderlo ayudar, saber que va a morir si no encuentra a alguien compatible... Insisto: no se hace nada que no se lleva haciendo desde que se ideo la fecundación in vitro, sólo que en este caso se selecciona el embrión más compatible.
Besos miles

Lola Montalvo dijo...

TOMAE: sí, tu duda es comprensible. Todas las dudas lo son y no cuestiono a nadie que como tú se pregunte que se hace con esos trocitos de vida. Lo cierto es que en todos casos de fecundación in vitro sobran embriones. Hoy día se consiguen los que se puede (muchos se malogran) pero sólo se pueden implantar en la madre 2 o 3 para evitar embarazos supermúltiples como se daba antes con 5 o incluso 7 bebés al mismo tiempo.
¿Qué se hace con los que sobran? Pues debo decirte que no tengo respuesta, por ello te envío un enlace que toca este tema: http://elpais.com/diario/2011/04/22/sociedad/1303423203_850215.html
Hay otras opciones como ésta: http://bioeticaylibros.blogspot.com.es/2012/03/adopcion-de-embriones-congelados.html
Y no puedo decirte nada más...
Muchas gracias querido amigo por seguir leyendo y comentando. Besos miles

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...