Política de cookies

jueves, 19 de abril de 2012

Memoria de mi enfermera XXXVIII: «Tú puedes salvar mi vida»

Imagen perteneciente a SEMES ANDALUCÍA

Ricardo va al colegio a recoger a su nieto. Le pesa esta nueva responsabilidad, ya que, cuando se las pintaba muy felices de poder disfrutar de una jubilación libre de obligaciones, su hija le pidió que se ocupara de su nieto. Ella le explicó que no tiene a nadie que la ayude y él, por supuesto, cedió. Pues nada... ¡una nueva responsabilidad!
Ha hecho la compra antes de hacer la comida. Ricardo también le ha hecho un par de recados a su hija... Como le cogen de camino le da cosilla decirle que no puede. Tardó más de la cuenta; corriendo ha preparado para comer unos macarrones y se ha ido pitando al colegio; se le echa la hora encima.
Cruza la calle al trote. El idiota del todoterreno le ha pitado mientras cruzaba el paso de cebra para que se diera prisa. ¡Como si él pudiera correr, a sus años! Bastante hace. Si le hubiera visto sólo cinco años atrás... Pero el tiempo no pasa en balde y ahora sí que parece un anciano, con sólo sesenta y seis años.
Un fuerte dolor inunda todo su cuerpo. Lo violento e inesperado le obliga a llevarse una mano al pecho y a sujetarse con la otra en un coche aparcado para no caer. El aire se le queda varado a medio camino en el pecho. No puede respirar, el intenso dolor se lo impide. Mira a su alrededor; sólo le faltan unos metros para llegar a la reja del colegio, pero las piernas le fallan y cae. Escucha, como si fuera muy lejos, voces y gritos. Debe ser cerca de él porque ve rostros angustiados, miradas preocupadas, gritos en bocas llenas de horror... pero parecen que estuvieran a kilómetros. Intenta decirles algo, no sabe qué pero, antes de poder sentir el suelo bajo su cuerpo, lo engulle la oscuridad. Una palabra se queda anclada en sus labios y no llega a ser pronunciada:  «Ayudadme»
La gente, padres y madres a la espera del timbre del colegio, se arremolinan alrededor de Ricardo. Algunos gritan, otros se tapan la cara con las manos, otros piden a los demás que no se apelotonen sobre el anciano caído, que le dejen respirar; otros llaman por el móvil al servicio de urgencias. Uno sólo se acerca al hombre y se arrodilla a su lado, pero no sabe qué hacer. Impotente le toca la cara y le llama, le coge la mano y le abre la camisa. Nadie más se atreve a arrodillarse junto a él... Y nadie sabe cómo puede ayudar a Ricardo.
Un rato después se escucha una ambulancia a lo lejos. Algunos suspiran de alivio... pero no saben que ya es demasiado tarde para Ricardo. Su corazón hace un ratito que dejó de latir para siempre.

-----ooooo00000ooooo-----

Como hago siempre, les invito a imaginar que esto les pasa a ustedes. Que se encuentran en la situación de Ricardo..., pero también que uno de ustedes se encuentra en ese grupo de padres y madres que ven impotentes como Ricardo cae al suelo y delante de sus ojos muere, sencilla y llanamente porque no saben cómo le pueden ayudar.
Las estadísticas, siempre frías y brutales, indican que CADA 20 SEGUNDOS SE PRODUCE UNA PARADA CARDÍACA EN ESPAÑA. Por supuesto, muchas de estas personas fallecen porque nadie sabe cómo atenderles o porque no existe un aparato tan simple y vital como es un desfibrilador.
Si todos nosotros, e insisto en lo de TODOS, conocemos la técnica básica de Reanimación-Resucitación Cardio-Pulmonar (RCP-B) todos podremos ayudar en una situación así, sabremos qué hacer, hasta que un servicio de urgencias atienda debidamente a una persona que ha sufrido una parada cardíaca. Porque las posibilidades de que una persona que sufre una parada se recupere son mayores si se le hace una RCP precoz. Pasados unos minutos, sólo unos pocos tras la parada, la situación de una persona resulta ya irrecuperable.
Y me imagino que se preguntarán ¿DÓNDE PUEDEN ENSEÑAR-FORMAR A LOS CIUDADANOS EN RCP-BÁSICA?: En el colegio e institutos, en la universidad, en centros de ocio, en asociaciones de vecinos y culturales, en centros deportivos, en nuestro centro de salud, en nuestra empresa...
Además CONSIDERO NECESARIO, IMPRESCINDIBLE, QUE EN TODOS LOS LUGARES PÚBLICOS HAYA UN DESFIBRILADOR. Es una herramienta vital para recuperar según qué paradas cardíacas.
Recuerden que traté el tema en la entrada «SALVAR 1 VIDA»
Si todos aprendemos la técnica (ideal sería que todos tuviéramos los conocimientos básicos en no sólo RCP-Básica sino en Primeros Auxilios... Heimlich, por ejemplo) y sabemos aplicarla correctamente se evitarían muchísimas muertes. Muchísimas. Piensen, además, en lo satisfactorio que puede resultar poder ayudar a alguien, conocido o no, que sufre una parada o un simple atragantamiento, evitar que muera. ¿Y que sepas que si te pasa a ti, alguien te ayudará y sabrá qué hacer?
Piensa en eso también...
De una forma o de otra, salimos beneficiados todos.
------
EDITO (20 DE ABRIL 2012): los profesionales del 061 de Andalucía imparten cursos de formación en reanimación cardiopulmonar básica entre escolares, cuerpos de seguridad, docentes, familiares de pacientes con cardiopatías... (nota informada por SaludAndalucía, gabinete de comunicación de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía)

PARA SABER MÁS:
Hay muchas más web. Yo he incluido aquéllas que hacen referencia a la formación en RCP-B y a necesidad de tener acceso a Desfibriladores en sitios públicos, guiándome por la mejor accesibilidad en los buscadores, jamás por criterios de publicidad ni nada que se le parezca.

Y, por ahora, nada más

3 comentarios:

tomae dijo...

...me ha encantado como has descrito la situación Lola, me he fijado en el detalle del "idiota del todoterreno" y creo sinceramente que en vez de un utilitario normal y corriente le has puesto a conducir un todoterreno para enfatizar la situación ¿no?

Bueno, perdona este comentario literario...

Es cierto, no sabría que hacer en una situación si me encuentro a Ricardo tendido en el suelo, también pienso que habrá que ver donde se instalan esos desfibriladores " a mano" para acceder a ellos y poder salvar una vida en medio de la calle.

...Ya sabes, si algún día me toca ser Ricardo,
tú querida lola, a mi ladito! :)))

Bss!

Lola Montalvo dijo...

TOMAE: quizá tú tienes un todoterreno... ¿verdad? Pues es que he utilizado lo que me pasó a mí justo esa mañana y sí, es un recurso literario, nada más... :D
Ojalá todos pudiéramos ayudar a otros cuando lo necesitan. Si todos tenemos esta formación en RCP-Básica, eso sí será un día posible. Lo de los desfibriladores, por suerte o por desgracia -más esto último- requiere esfuerzo de ciertas administraciones. La Junta Andalucía sí ha hecho parte de ese esfuerzo...
Ojalá pudiera estar siempre junto a ti para que estés tranquilo. Un fuerte abrazo, amigo y besos miles

tomae dijo...

jajajaja Lola no no tengo un todoterreno , ¡qué va! tenemos un Peugot Familiar que cuando lo compramos lo adquirimos por el tamaño del maletero (shhhh son cosas de mi mujer) Mi comentario era simplemente por el recurso literario utilizado...
Besos Amiga!!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...