Política de cookies

domingo, 29 de enero de 2012

Reflexiones: Leucemia, el cáncer de la sangre

Glóbulo blanco. Imagen perteneciente a Fundación Josep Carreras

Leucemia. 
La Leucemia es un tipo de cáncer que afecta a la médula ósea. Esta médula, como su nombre indica, se encuentra en el interior de ciertos huesos de nuestro cuerpo (los más cortos y planos) y es la que se encarga de fabricar todas las células de la sangre, partiendo de un grupo de células común que más tarde se diferencian en cada tipo, según las necesidades: glóbulos rojos o hematíes, glóbulos blancos o leucocitos y plaquetas o trombocitos. Como supongo que casi todos saben, los glóbulos rojos se encargan de llevar oxígeno a los tejidos, las plaquetas se ocupan de la coagulación de la sangre, pero ¿de qué se encargan los leucocitos o glóbulos blancos?

Leucocitos.
Dentro de este amplio grupo de células sanguíneas se encuentran varios subgrupos: linfocitos, monocitos, neutrófilos, eosinófilos y basófilos. Todos se ocupan de lo mismo aunque cada uno tiene su propia misión: defender nuestro cuerpo de las agresiones externas e internas. Lo pueden hacer de una forma específica, es decir, atacando a un tipo concreto de microorganismos o agentes agresivos (antígenos) y acabando con ellos directamente -matándolos- o anulándolos mediante la formación de anticuerpos, para después destruirlos. O bien pueden actuar de forma inespecífica, es decir, atacando toda estructura que no reconozcan como propia y que consideren potencialmente peligrosa. 
El sistema inmunológico humano es una organización casi perfecta de vigilancia y escolta que protege nuestro organismo y permite que sobreviva a casi todo tipo de ataque. Y estos ataques los recibimos de forma constante. Algunos de estos mecanismos de defensa específicos se pueden producir/estimular de forma artificial, mediante las vacunas, de tal modo que, de forma controlada, administramos a nuestro organismo una dosis no peligrosa ni con capacidad infecciosa de antígenos de un microorganismo concreto (también se suele hacer con los alergenos a los que una persona sea alérgica, administrando dosis controladas y paulatinas de esa sustancia y conseguir que el organismo la tolere y no reaccione de forma exagerada contra ella). El sistema inmunológico lo capta, lo considera como enemigo "verdadero", lo estudia y fabrica un sistema de ataque específico para esa sustancia (en forma de linfocitos T y B y anticuerpos), de tal forma que si algún día nuestro cuerpo se pone en contacto de verdad con ese microorganismo, nuestro sistema inmune lo ataca y anula antes de poder ser capaz de agredirnos (infección y/o enfermedad infecciosa). Esa memoria de nuestro sistema inmune tiene cierta duración; en algunos casos con el tiempo va desapareciendo, por lo que debe repetirse la vacunación para reactivar esa memoria y que las defensas estén siempre a punto.
Es un sistema eficaz, casi perfecto y, si me permiten que lo diga, fascinante.
En nuestra médula ósea, todas estas células, los leucocitos, hematíes y plaquetas, se van fabricando de forma constante, de tal forma que se van renovando las células más envejecidas con otras nuevas y a punto de actuar. Así la sangre está siempre en una capacidad de funcionamiento correcto, en todas sus propiedades celulares y de defensa.

¿Qué sucede en la Leucemia?
Como se ha indicado más arriba, los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas se fabrican en la médula ósea partiendo de un grupo de células común que,llegado a cierto punto, se diferencian, dando cada tipo de célula sanguínea, que madura hasta salir a la sangre y formar parte de ella. 
Por la razón que sea, en la Leucemia esa diferenciación no llega a producirse, es decir, todas las células que la médula ósea fabrica son sólo glóbulos blancos, pero unos glóbulos defectuosos y anómalos. La sangre, al no fabricarlos, pierde glóbulos rojos (los que le proporcionan el color característico) y plaquetas y se ven excesivamente poblado de leucocitos. De ahí el nombre de esta enfermedad, Leucemia: «sangre blanca». Esas células cancerosas leucocitarias van por el torrente sanguíneo y pueden llegar a afectar a otras partes de nuestro organismo.
El paciente con esta enfermedad sufre anemia, puede sufrir hemorragias e infecciones que pueden acabar con su vida.

¿Cuántos tipos de Leucemia existen?
En principio existen dos formas de presentación:
  1. Aguda: presentación muy rápida
  2. Crónica: de presentación más lenta.
Y existen diversos tipos de Leucemia; en síntesis y sin entrar a definirlas, son:
¿Cuál es el tratamiento de la Leucemia?
No existe un único tratamiento. Para cada tipo de Leucemia se aplica uno concreto pero, en general, las terapias actuales pasan por: tratar las alteraciones colaterales (anemia, infecciones, trombopenia...) quimioterapia, radioterapia y trasplante de médula ósea.

¿En qué consiste el Trasplante de Médula?
Como se ha indicado más arriba, existen diversos tipos de Leucemia. En algunos casos la terapia no funciona o la única posibilidad de recuperar esa médula dañada es destruirla por completo de forma controlada y sustituirla por una nueva procedente de un donante sano.

¿Qué se dona y cómo? 
1. MEDULA ÓSEA: Cuando se observa que donante y receptor son compatibles (mismo grupo sanguíneo y sistema HLA compatible, como forma muy resumida de selección), el donante se deja extraer una pequeña porción de médula ósea. El donante no sufrirá más que un pinchazo en la cresta iliaca de su cadera que se realiza mediante anestesia general o epidural. Esa médula extraída, una vez procesada, se administra al receptor por transfusión.
2. SANGRE PERIFÉRICA: Otra forma de donación es por sangre periférica, que se extrae igual que cuando se realiza donación para transfusiones y con las mismas molestias.
3. CORDÓN UMBILICAL: Por último, otra posibilidad es obtener células madre de cordón umbilical que, una vez diferenciadas adecuadamente e instauradas en la médula dé lugar a la fabricación de células sanguíneas de forma adecuada y sana.

Las células madre que el paciente-receptor recibe, sea del modo que sea, se depositarán en su médula ósea y empezarán a producir células nuevas y sanas que irán saliendo a su sangre y consiguiendo que su organismo funcione otra vez bien. Si el crecimiento es correcto y si las células consiguen funcionar bien, el receptor irá recuperando poco a poco la salud perdida y las funciones que la leucemia hicieron peligrar.
Lo he resumido muchísimo, pero en esencia es así. Por desgracia, a veces, a la primera no va bien y se debe repetir el trasplante. Exactamente igual como sucede en todos los tipos de injertos y trasplantes.

¿Quién puede ser donante?
Todas las personas mayores de edad, entre los 18 y los 55 años, que estén sanas.
En España es un sistema anónimo, gratuito -bueno, que lo cubre la Seguridad Social- y totalmente altruista, como en el resto de tejidos e injertos y en todas las listas de trasplantes que la ONT controla y organiza. La diferencia es que siempre se realiza en vida del donante. Los Bancos de Células Madre que se ha generado con la donación  de los cordones umbilicales abren una nueva puerta a las posibilidades para los pacientes de leucemia. En España los hay privados, cierto, pero también hay varios públicos que garantizan esa gratuidad y solidaridad de las donaciones.

El caso DKMS ha originado gran confusión, con la lista de donantes que ellos han generado. Por ello invito a todos los que se estén planteando hacerse donantes de médula ósea que no se echen atrás en su decisión de hacerse donante y que si tiene alguna duda se pongan en contacto con los centros de Transfusión sanguínea de los hospitales públicos o con la Fundación Josep Carreras, organismo que en España coordina estas listas.
Sobre todo, recordad que con un poco de vuestra generosidad se puede salvar una vida...
PARA SABER MÁS:
Y, por ahora, nada más.

8 comentarios:

Con un poco de ti dijo...

Gracias Lola es un verdadero lujo contar contigo para el blog. Aprendemos tela contigo que lo sepas. Un abrazo gigante.

Silvia.

Lola Montalvo dijo...

CON UN POCO DE TI: gracias a ti. Besos miles

CreatiBea dijo...

¡Vaya que si se aprende! esta mujer es un pozo de sabiduría, además de tener el don de saber escribir y explicar bien las cosas, que eso también es muy importante.


Besetes

Lola Montalvo dijo...

BEA: muchas gracias, me alegra que resulte algo fácil de comprender, dada su complejidad. Gracias por tus palabras.Besos miles

pat39 dijo...

Hola yo me he enterado que tengo leucemia hace 2 meses. ..tengo 39 años ...y me gustaría conocer personas en mi misma situación .
Mi correo es hugoluna@hotmail.es

pat39 dijo...

Soy pat39 y me han diagnosticado leucemia hace 2 meses y me gustaría saber de gente positiva en mi misma situación.
Mi correo es hugoluna@hotmail.es

pat39 dijo...

Hola soy pat de 39 años y me diagnosticaron leucemia hace menos de 2 meses. Me gustaría escribirme con personas positivas en mi misma situacion. Hugoluna@hotmail.es

Lola Montalvo dijo...

Siento lo que cuentas. Es algo muy duro y haces bien en buscar a otras personas que vivan la misma situación que tú.
En Facebook hay decenas de grupos de personas que sufren cáncer y otras patologías graves.
Quizá sería mejor que contactaras por allí.
Y donde siempre te van a ayudar será en la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC)
Deseo de corazón que te recuperes pronto. Y si crees que puedo servirte de ayuda en algo ya sabes cómo contactar conmigo
Un saludo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...