Política de cookies

jueves, 15 de diciembre de 2011

Libro: «SERVICIOS DE AYUDA A DOMICILIO. Manual de planificación y formación»



El libro «SERVICIOS DE AYUDA A DOMICILIO. Manual de Planificación y formación» cuyos autores son Rodríguez, P., Bermejo, L., Marín, J.M. y Valdivieso, C., de Editorial Médica Panamericana (2012) y con el respaldo de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, es una obra que se ha creado para servir de apoyo formativo a los Auxiliares de los Servicios de Ayuda a Domicilio. 

Es esta una obra bastante completa en la que se establece el marco filosófico y social que justifica la necesidad de tener adecuadamente estructurados estos servicios a domicilio como modo de lograr que los ancianos y dependientes vivan en su hogar el mayor tiempo posible. Sus autores establecen de forma harto completa qué requisitos deben tener los profesionales que lleven a cabo las labores más básicas del SAD en su papel de auxiliares y contextualiza la labor de estos profesionales en la estructura de los servicios sociales que las entidades públicas deben proporcionar. 
Me parece una buena obra, creo que es una estupenda herramienta como soporte teórico en la formación de auxiliares del SAD, basado en un modelo de atención integral centrado siempre en la persona, desde todas las esferas del ser humano y procurando siempre, como objetivos fundamentales en tal asistencia: la autonomía y la independencia del asistido. Destaco como elementos muy positivos de este manual que, al final de ciertos capítulos, aparte de bibliografía, aporta una serie de direcciones web que permiten al estudiante ampliar o complementar por sus propios medios los conocimientos aportados en el texto. 

Pero me gustaría destacar una carencia: los autores se detienen en enumerar una serie de actuaciones que en demasiadas ocasiones pasan de forma somera o enumeran demasiado deprisa, sin explicar ciertos cuidados y pautas imprescindibles en situaciones concretas, que un auxiliar de un SAD debe ser capaz de llevar a cabo para una correcta labor en su atención cotidiana. Esto que indico abarca el campo de los cuidados específicos en nutrición, higiene, eliminación y seguridad. En el texto se enumeran una serie de actuaciones en las que los autores no tienen presentes otras alternativas posibles y las posibilidades de darle solución, como en caso de higiene de boca cuando el paciente no colabora ni escupe, la actuación ante erosiones o eritemas en la piel, maceraciones en pliegues, los cuidados de una sonda nasogástrica antes de cada administración y entre horas o su higiene específica, o los cuidados de una sonda de gastrostomía y sus precauciones, los cuidados de los diversos estomas (colostomías y urostomías), cada día más presentes dados los avances en cirugía y los tratamientos paliativos, los cuidados de cánulas de plástico y plata en traqueostomías; los cuidados con sondas vesicales o la forma de cambiar y mantener colectores externos de orina; los cuidados básicos de escaras y úlceras de diversa etiología y grado; la toma de constantes básicas o la medición de glucemias; cuidados en pacientes con oxigenoterapia… por poner unos ejemplos muy básicos -la lista de carencias en este manual sería prolija y extensa-, pero que todo auxiliar debe conocer y controlar a la perfección, dado que son los cuidados que pacientes y familiares llevan a cabo en su propio domicilio. 

Como todo lo expuesto entra dentro del campo de los Cuidados de Enfermería, echo en falta precisamente esto: el aporte de un profesional de enfermería en este manual que aborde debidamente estos temas, dado que es un campo que le es propio y que habría expuesto adecuadamente, en forma de cuidados y tareas concretas, que considero fundamentales para que un auxiliar de un SAD sepa actuar ante lo más habitual que un enfermo o dependiente vive en su domicilio. Sin el aporte de un profesional de enfermería este tipo de manuales siempre estará incompleto.

Y, por ahora, nada más.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...