Política de cookies

jueves, 22 de septiembre de 2011

Memoria de mi Enfermera XXXIII: Enfermera Enferma


Foto Lola Montalvo (c)

Los profesionales de la Salud también enfermamos. Es obvio, lo sé... pero creo que, a veces, se nos olvida.
Y ahora me ha tocado a mí.
Tenía programada la intervención desde hace semanas. En el estudio pre-anestésico me puse muy nerviosa y el médico me recomendó que tomara algún fármaco ansiolítico, para que fuera más sosegada al quirófano. La noche anterior dormí gracias a ese fármaco. La mañana del la intervención, me tomé otra. Ingresé a as 8 horas... Me recibió una enfermera... y no dije en ningún momento que mi profesión es la misma que la suya. No me gusta decirlo... ¿por qué? Se preguntará alguien. Pues porque así me puedo quejar y llorar si viene al caso sin sentirme ridícula. Porque parece que todo el mundo cuando te ve quejarte piensa o te dice: «¡tú tendrías que estar acostumbrada!». Y claro que estoy acostumbrada: a pinchar y hacerles técnicas más o menos dolorosas a otros... no a mí misma. Creo que el matiz es distinto ¿?
Me llevaron a quirófano tumbada en la cama de la habitación.
En ese preciso instante me entró un ataque de nervios... No voy a suavizarlo, ¡¡estaba fatal, aterrorizada!!
Y cuando me pasaron a la mesa de quirófano, el estómago ya lo tenía anclado en la garganta y el corazón tomó su propio camino por la boca... tenía una crisis de ansiedad en toda regla.
Me cogieron una vía... ¡¡¡madre del amor hermoso, lo que duele un abocath del 18... el muy...!!!
Me tenían que poner la epidural para dormirme de cintura para abajo. Mi experiencia con las epidurales es catastrófica, motivado por mis dos partos en los que la epidural nunca entró a la primera. El anestesista me rogó unas mil veces que respirara hondo y me tranquilizara.
Al final el pobre hombre lo logró y mis piernas, mi abdomen, semejaron un tronco de corcho que no me pertenecía.
Isquemia con balón neumático, compresión en muslo... y al lío.
La intervención duró 1 hora y 3/4 aproximadamente. Pasé un frío de mil demonios que no consiguió calmarme la sabanita que la enfermera circulante me puso como débil intento de hacerme entrar en calor. El cirujano sudaba a espuertas.
Y... por fin, terminó.
Me metieron en la cama de nuevo y me llevaron a «la sala de despertar». Cerré los ojos de alivio, del inmenso alivio que me embargaba al sentir que todo había acabado... ¡¡¡qué equivocada estaba!!!
La amabilidad de todos los que me atendían, uno detrás de otro, me llenaba los ojos de lágrimas...porque, amigos, qué necesarios son la amabilidad, una sonrisa, un gesto simpático en momentos tan delicados, tan vulnerables como ésos, la vulnerabilidad que nos produce el estar enfermos y depender de manos ajenas.
Otra horita más en «la sala de despertar» y me regresaron a mi habitación.
Me recibió la amable sonrisa de mi marido... ¡Nunca me pareció más maravillosa su sonrisa, ni más cálidas sus manos!
Recuperé la sensibilidad de las piernas... pero al ir al servicio... ¡¡no podía hacer pis!! ¡Madre del amor hermoso, me dolía horriblemente la tripa y sabía que tenía globo, pero no podía...! Me entró de nuevo el pánico.
Me llevaron a hacer una radiografía.
Volví a intentar orinar y casi llegué a las lágrimas cuando por fin pude hacerlo.
Me pusieron millones de botecitos con medicación.
Me tomaron la TA decenas de veces.
Comprobaron que el apósito estaba seco y no sangraba. Probé tolerancia con agua que me empeñé por mis mulas que toleraría a la primera y lo logré.
Me visitó el cirujano que me explicó que mi pobre pié estaba mucho peor de lo que parecía en un inicio, por lo que tuvo que curráserlo de lo lindo... la placa da fe de ello.
Pasé la noche bastante bien y esta mañana me volví a casa. Cuando atravesé el umbral del que es mi hogar, me dio la sensación de que no había sitio más maravilloso y me dio la sensación de que había estado fuera, no una noche, sino una eternidad.
La foto de ese pie, el mío, indica que ahora no estoy en mi mejor momento, que el post-operatorio va a ser incómodo, pero nada que no se pueda soportar. Hay cosillas mucho perores, no hay duda de ello.

Con esto que cuento, que me ha pasado a mí, creo que queda bastante claro lo que quiero expresar, ¿verdad?
Demasiadas... siempre demasiadas veces, se nos olvida que nuestros pacientes tienen miedo ante intervenciones quirúrgicas o ante ingresos por procesos patológicos, graves o no. A nosotros, por desgracia, la costumbre y la experiencia al trabajar en esas intervenciones o en esos procesos nos lleva a minimizar o infravalorar (de forma inconsciente) el temor de nuestros pacientes, su angustia ante el sufrimiento, ante el dolor o las secuelas que todo ello les pueda reportar.
Yo estos días he sido paciente. Me he negado a ser enfermera.
Y he tenido miedo a ese dolor, a la angustia frente a lo que me esperaba. Os aseguro que he recordado a mis pacientes y a los temores que me manifestaban.
Como digo en muchos otros espacios, he estado al otro lado.
Espero que no nos haga falta a todos, como profesionales de la salud, pasar por una experiencia así, para tener presente todo lo que he contado. Me gustaría creer que no es necesario. Aunque a algunos de ellos, pocos, pero siempre demasiados, les vendría bien una dosis de esto...
Y, por ahora, nada más.

23 comentarios:

Ana dijo...

Hola Lola. Muy buen post, donde podemos observar que los médicos y las enfermeras también son humanos y también pueden enfermar. Has descrito muy bien, el terror que te entra y lo vulnerable que te sientes cuando estás en una camilla de hospital, y con "tubos " conectados.
Espero que te vaya muy bien la recuperación..... haz todo lo que te dicen los médicos :)
Un abrazo y cuidate.

Sussss dijo...

Un abrazote bien fuerte desde el otro lado de la península!!!

CreatiBea dijo...

Espero que te encuentres mejor, que no te duela y que los días vayan pasando sin complicaciones.

Has expresado perfectamente esa angustia pre-quirúrjica, y lo importante que es en esos momentos sentirte bien tratada y que te den tranquilidad.

Ánimo y un abrazo (virtual) muy fuerte.

Paciencia y a mejorar:

Pilar López dijo...

Pues ahora a pensar en lo más importante: ¡recuperarse pronto, sin prisa y bien!
Un beso Lola!

Rebeca Rodríguez dijo...

Jo, pobre. Que tenías en el pie????

Lola Montalvo dijo...

PARA TODAS: ¡¡¡¡Muchísimas gracias!!!! Quería contar esta experiencia, necesitaba hacerlo porque yo como paciente paso mucho miedo, mucho. Lo pasé en mis partos y lo he pasado ahora. Y he querido hacer hincapié en lo importante que es sonreír con calidez a nuestros pacientes y ayudarles a sentirse seguros, sin infravalorar su dolor, su miedo, su angustia...
Me han operado de algo tan feo y vulgar como unos juanetes, que se han complicado con una deformidad en la planta del pie, inicio de artrosis y dedos en garra... Me han puesto hierros por dentro, unos se quitan, otros, no. Seguro que a partir de ahora pito en los arcos de control... ;) Y todavía tengo que operarme el otro pie... :P

De nuevo, muchas gracias, amigas. Besos miles a todas y un fuerte abrazo para cada una.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

¿Y por qué no llamastes a Ana?
Yo creo que ella si te hubiese prestado una buena ayuda.
Espero que todo siga yendo bien y que hayan sido rapidos los dolores y molestias.
¿Juanetes?, al menos me lo parece, por la experiencia que tengo de mi hermana que tiene los dos pies operados.
Un beso y aprovecha la convalecencia para descansar.

tomae dijo...

Lola, brillante la descripción de tu proceso "pedaleico", siento de veras que lo pases como lo pasas, entiendo lo que comentas de la epidural (yo no las he sufrido, pero mi mujer sí, y me suena que no es fácil ponerla)

Recupérate Pronto, y ponte los pies buenos que si se da el caso, te pediré ¡ese baile!

Miles de besos!

Lola Montalvo dijo...

MIARMA: Mi «Ana» no podía ayudarme, jjajajaja! El dolor es constante, pero creo que puedo soportarlo. Y sí, son juanetes.
Besos miles y gracias.

TOMAE: Me encantará bailar contigo!!! Besos miles

Serena van der Woodsen dijo...

Con lo que duelen los hallux valgus, dedos en garra.. etc. Me alegro de que haya ido todo bien :) y qué bien que puedas caminar, bendito tovipié! jeje. "Sólo son unos juanetes" pero yo también estaría MUERTA de miedo. Al menos te dejaron dormir la noche antes en tu casa, que en mi planta tienen que ingresar el día antes. Y no veo ningún ganchito por ahí, no? así que mejor.
Que tengas buena recuperación! Muchos besos.

Serena van der Woodsen dijo...

Por cierto, qué raro que pasara a verte el trauma, hombre, se agradece, pero nunca lo suelen hacer.

Lola Montalvo dijo...

SERENA: Sí tengo ganchitos: entre el primer dedo y el segundo, un clavo metido, inclinado, que me está jodiendo p'a vino... con perdón de la fea expresión. Me han tenido quereconstruir el metatarso, estirando, además, los ligamentos... fastidiá estoy, jolín!!! Pero hoy, tres días después, creo que estoy mejor y me duele algo menos... o eso me parece o me he acostumbrado a ese dolor intenso constante.
Besos miles, Serena y gracias.

Serena van der Woodsen dijo...

Hombre, por dentro hierros miles :P pero me refería a ninguno por fuera no? de los que luego tienen que retirar. Porque en la foto no se ve que sobresalga de tu dedo ningún gancho, que da más grimilla jeje. De todas formas lo que haga falta para que te quede bien, qué remedio. Muak

Lola Montalvo dijo...

SERENA: sí, a eso me refiero: tengo un clavo de los que deben retirar en el primer dedo, cuya punta está entre el primer y el segundo dedo... no quiero ni imaginar lo que será cuando me lo tengan que quitar... Gracias, cielo!!!

Carmen dijo...

Sanita, sana culito de rana, si no sana hoy sanara mañana. Recuperate pronto. Un beso.

Lola Montalvo dijo...

CARMEN: muchas gracias, Carmen. Besos miles

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Espero que todo vaya bien y estén pasando las molestias grandes y pesadas.
Un beso

Javier Valls Borja dijo...

Llego tarde, amiga, pero aquí estoy, con un enoooorrrme ramo de flores (que te habrás de imaginar) para mi enfermera enferma favorita.

Me extraña que con tantos amigos que se me han adelantado para mostrarte sus buenos deseos, nadie haya dicho aquello que resume tan bien tu entrada :"en casa del herrero, cuchillo de palo", pero es una suerte que haya profesionales como tú (y también Serena, que ya he leído muchos comentarios suyos que así me lo hacen ver) que sean conscientes de que existe ese otro lado. Lo malo es que hayas tenido que pasar por este mal trago, pero sé, me consta, que ello no era en absoluto necesario para despertar una "nueva" sensibilidad hacia los pacientes, puesto que esta sensibilidad había existido desde siempre.

Ahora sigue el consejo de Ana y haz todo lo que te digan los médicos. Ya que eres una buena enfermera, sé también una buena enferma.

¡Ah! Y se me olvidaba lo más importante de todo: que te mejores cuanto antes.

Beso.

PS. Eres muy valiente al hablar de tus miedos, eso te humaniza todavía más.

Lola Montalvo dijo...

JAVIER: ayyyy, yo valiente!!! Lo que sí es verdad es que me estoy portando muy bien, muy bien... Estoy mucho mejor y lo he llevado mejor de lo que pensaba... me lo imaginaba tan horroroso que al final ha sido mucho menos.
Me han tratado y atendido muy buenos profesionales: médicos y enfermeros y auxiliares y celadores y técnicos de rayos y limpiadoras y administrativos. Muy buenos profesionales... porque predominan los buenos, millones de veces más que los que no lo son.
Y también yo creo que Serena es de lo mejor... sí que lo creo y lo rubrico. Y Pili, aunque se la ve menos por estas tierras.
Besos miles y muchas gracias por el cariño que recibo

Serena van der Woodsen dijo...

Muchas gracias por lo que me toca, Javier y Lola! :)
Espero que sigas cada día mejor y que no tengas prisa por incorporarte al trabajo. Tengo una curiosidad, ¿te mandaron heparina? Pensarás que menuda plasta...

Lola Montalvo dijo...

SERENA: Sí, me han mandado heparina, que me pongo yo misma y no veas cómo escuece, la muy...
NO me queda más remedio que tener reposo durante unas semanas más. Me han cortado parte de metatarso y falanges de tres dedos, que aunque lo han fijado con tornillos y con clavos que luego extraerán -la punta de dos de ellos están fuera de la piel-, deben consolidar como cualquier fractura y no puedo apoyar el pie entero, sólo el talón. Evoluciona todo bien, pero debo tener paciencia.
No me molesta que preguntes, en absoluto.
Besos miles, Serena y un fuerte abrazo

Veronica dijo...

Hola Lola!
Q identificada me he sentido!
Sobre todo en lo que no ir diciendo todo el rato que eres enfermera.

Yo tmb he pasado por una operación,y sé lo que es estar ''al otro lado'' aunque en ese momento no tenía casi experiencia ''en el lado del paciente'', ya que acababa de terminar la carrera.
También es verdad que yo dije que era enfermera, y no sé si fue por eso, o porque realmente allí había buena gente que me trataron genial, y estoy super agredecida (salí de la habitación y me dió un bajonazo de tensión que casi me caigo al suelo, y se pusieron todas locas por echarme una mano).
Mucho ánimo y suerte con la rehabilitación. Un abrazo!!!

Lola Montalvo dijo...

VERÓNICA: muchas gracias... ya me voy recuperando, ya!.
Y por supuesto, estar al otro lado es enriquecedor, siempre; eso nos obliga a hacer un pequeño análisis de cómo tratamos a nuestros pacientes. Y digo como siempre: predominan... con diferencia, los buenos profesionales con respecto a los que no lo son.
Besos miles y gracias. ;)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...