Política de cookies

domingo, 20 de febrero de 2011

LA VISIBILIDAD DE LOS CUIDADOS DE ENFERMERÍA

En esta entrada quiero colaborar en la web de Enfermería CUIDANDO.ES , dado que hoy es su cumpleaños. Les felicito por su magnífica labor y, por ello, participo con un tema común planteado por ellos. Enmudezco para darle voz a un colega que, seguro, se expresa mejor que yo...

LA VISIBILIDAD DE LOS CUIDADOS DE ENFERMERÍA

Me llamo Marcos y llevo seis años trabajando como enfermero en un centro de salud de pueblo... de cualquier provincia, creo que da igual cuál sea. Desde que decidí estudiar esta carrera he comprobado la poca relevancia que nuestra profesión tiene en el ámbito social; la poca repercusión que nuestra labor tiene para aquellos, la mayoría, que no utilizan con frecuencia los servicios de salud. Y, entre los que sí hacen uso frecuente de ellos, tampoco es que tengan excesivamente claro cuál es nuestra labor. Algo que va más allá de poner inyectables o hacer curas de heridas. Nuestra labor como enfermeros es cuidar, proporcionar cuidados en todos los procesos de enfermedad, pero también los individuos sanos, para sigan estándolo.
Desde que empecé mi carrera y me puse una bata en el hospital, siempre me confundieron con un médico y, si llevaba pijama, con un celador. Está claro que aún hoy día, en pleno siglo XXI, se sigue desconociendo la realidad de que la Enfermería no es un trabajo exclusivo de mujeres. Ni qué decir de la especialidad de matrona... en femenino, labor que se considera exclusiva de mujeres y, sin embargo, cada vez hay más hombres que se decantan por esta labor.
No sólo se desconoce nuestra profesión, sino cómo se llama en realidad. Es cada vez menos frecuente, cierto, pero se nos sigue llamando ATS en lugar de enfermeros o enfermeras. Ahora nuestra formación es un grado, una carrera larga... seremos por tanto licenciados, como lo son los médicos. Eso es algo que la gente tampoco sabe. Añado que nuestro superior jerárquico no son los médicos, son los supervisores y adjuntos de Enfermería. Algo igualmente desconocido. Digo esto porque, en general, se piensa que la Enfermería para hacer su trabajo debe obedecer las órdenes del médico, cuando esto no es así. Nosotros tenemos nuestros propios criterios y nuestra propia capacidad de tomar decisiones en el día a día en el ámbito de los cuidados de Enfermería...
Sí, sí, sé que muchos más se preguntan ahora que qué es eso. Lo sé.
Esto es lo que me lleva al meollo de mi exposición. Nadie sabe qué son Cuidados de Enfermería. Son un ente desconocido y, en absoluto promocionado en nuestra sociedad. Nos guste o no, en nuestro medio los únicos actos que se conocen son los de los médicos.
Cuidados de Enfermería son todas y cada una de las visitas a domicilio que hago a diario, unas 6 programadas -y las que surjan-, a pacientes con necesidades concretas y que, por regla general no pueden desplazarse al centro de salud. En esas visitas les enseño a ellos y a sus cuidadores qué dieta deben llevar en base a su patología crónica, cómo realizar los cambios posturales a los encamados para que sean adecuados, para paciente y cuidador, cómo prevenir úlceras por presión, cómo hacer ejercicios activos o pasivos, cómo llevar una dieta variada, cómo facilitar el transito intestinal... También procuro detectar de forma precoz ciertas carencias sociales en la población que atiendo y los problemas de salud asociados a ellas; para ello trabajo con otros profesionales, como el trabajador social, para suplirlas siempre que se pueda y no lleguen a aparecer los problemas. Me ocupo junto con el médico de familia de los pacientes terminales y trabajamos, mediante visitas diarias, para que tanto el paciente como su familia tenga cubiertas sus necesidades y resueltas sus angustias y sus dudas, no sólo hasta que el paciente fallece, sino posibilitando con los medios a nuestro alcance que su duelo sea el esperado. Mi labor y la de todos mis compañeros de profesión supone, en definitiva, un complejo programa de cuidados básicos elaborados de forma individual en base a cada persona y sus necesidades, su entorno, su situación familiar y social, sus patologías agudas o crónicas asociadas.
Cuidados de Enfermería son las visitas en consulta que realizo a diario a los pacientes crónicos de mi cupo. Recibo a diario unos 10 pacientes programados. En esas visitas les enseño las elementos imprescindibles que les va a posibilitar conocer su proceso crónico, el pronóstico y evolución esperado y les enseño, de forma individual o en grupos homogéneos, a utilizar las herramientas que les permitirá controlar su propia enfermedad, a atajar los imprevistos, a tratar las situaciones adversas; todo ello facilita que sigan los tratamientos y les reduce la angustia ante las circunstancias que se les presente. Mejora, a todas luces, su calidad de vida.
Cuidados de Enfermería son los cuidados que proporcionamos mis compañeros y yo a los recién operados en la sala de curas o en domicilio, a las madres en las consultas de niño sano que nos corresponden y la administración de vacunas a los pequeños.
Sí, muchas cosas, cierto. Y más que ahora resultaría farragoso y aburrido relatar.
Y estoy completamente seguro de que todo esto es desconocido para la mayoría de los ciudadanos. Nuestros cuidados no son visibles en la mayoría de los casos... Y tan desconocidos como nuestra labor cotidiana es nuestra formación, nuestras especialidades, nuestra capacidad de prescribir, nuestros diagnósticos de enfermería y el respaldo científico en los todos los planes de cuidados que a diario planteamos a nuestros usuarios y pacientes.
Por supuesto, aquí no voy a entrar a buscar responsables de este desconocimiento. El caso es que los cuidados que proporcionamos como profesionales de Enfermería son necesarios, imprescindibles y posibilitan que la calidad de vida de muchos pacientes sea hoy día satisfactoria. El sistema de salud no sería capaz de sostenerse sin nuestra labor, basada siempre en investigaciones y evidencias científicas.
Supongo que todo es debido a que la Enfermería no cura, cuida. Y a los medios comunicación siempre les llaman más la atención los grandes avances diagnósticos y terapéuticos que los cuidados cotidianos. Las claves, por ahora, no las tiene nadie, aunque algunos autores ya han marcado las pautas para que la visibilidad de los cuidados de enfermería sea patente. Pueden leer una de estas publicaciones aquí.
De todos modos, sean más visibles o menos, los cuidados que proporciono a diario, sé que hacen la vida de muchos pacientes más aceptable, más llevadera, más tranquila. Mejor.
Y eso es lo único que, por ahora, me importa.

------oooooo000000oooooo------

Espero que el relato que Marcos ha hecho de su profesión, que es la mía, les haya aclarado alguna duda y les haya hecho entender que, aunque los cuidados de enfermería no son visibles ni llenan titulares de revistas especializadas o de publicaciones científicas, aunque son desconocidos para la mayoría de la gente, son los que posibilitan que muchos enfermos lleven una vida mejor. Ese es nuestro objetivo.
Y supongo, que, de todas las ramas de la salud y de la enfermedad en los que la enfermería puede desarrollar su labor, el trabajo que se lleva a cabo en los centros de salud es de los más desconocidos. Los usuarios, la mayoría, ve a los enfermeros ir y venir de un lado para otro y no tienen ni idea de la enorme labor que realizan fuera de los centros, en colegios y domicilios. Ésa ha sido la razón de que me decantara por ésta y no otras en mi entrada.
Felicidades por vuestro aniversario, «Cuidando. es». Espero y deseo que cumpláis muchos más. Gracias por permitirme formar parte de vuestra publicación por un día. Ha sido un enorme placer.
Y, por ahora, nada más.

Safe Creative #1102208538220

18 comentarios:

Travelbee dijo...

Estimada Lola y Marcos, mudos nos quedamos despues de leer el post, cuanta idea para desarrollar, cuanto argumento concentrado en tan poco lugar, no podemos por menos que felicitaros y en segundo lugar agradeceros que la idea os haya "servido como excusa" para decir tanto y tan bueno.
Muchas gracias, Serafín y Antonio Jesús

Lola Montalvo dijo...

TRAVELBEE: Muchas gracias por vuestro comentario. Marcos es un personaje ficticio que he utilizado para plasmar lo que creo que es toda la problemática de la enfermería hoy día... necesitaba un personaje masculino para recrear lo que a diario veo y vivo yo y sufren muchos profesionales de enfermería. Y si en el ámbito hospitalario demasiadas veces el trabajo de enfermería queda tapado, en los centros de salud es no sólo desconocido, sino criticado de forma injusta por quienes no tienen conocimiento de cual es la verdadera labor de esos enfermeros que sólo ven ir a de un lado a otro...
Gracias por leer y por opinar, TRAVELBEE y un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

yo os felicito por la labor que hacéis con los enfermos que no pueden acercarse a sus centros, todos sois de buena ayuda,pero siempre hay y está el "enfermerito ó enfermerita" que no hace bien su trabajo,lo digo por experiencia.Felicidades por esa revista y sus colaboradores.Gracias

Anónimo dijo...

es fastastica vuestra labor , como la de cualquier personal del centro de salud /hospital , siempre intentando hacerlo lo mejor posible , lo damos todo . enhorabuena .

Lola Montalvo dijo...

ANÓNIMO: tienes razón... por desgracia hay muchos enfermeros/as que no hacen su trabajo de forma correcta o todo les importa un cuerno. Tienes razón. Por eso gracias por reconocer que la labor predominante es la buena, por que los «malos» son los menos. Gracias a ti por leer y dar tu opinión. Un abrazo

ANÓNIMO: Gracias por tus palabras. Y gracias por leer y por dar tu opinión. Un abrazo

Anónimo dijo...

Estoy contigo!, como profesora de enfermería, y matrona de primaria desde hace 25 años, sigo sin perder la esperanza, visibilizando nuestra labor, dándole el valor que tiene, aunque solo sea un granito de arena...me ha supuesto algun conflicto de vez en cuando con algun médico incomprensivo. Hay que seguir con fuerza y en pro de la VISIBILIZACIÓN DE ENFERMERÍA.Saludos

Anónimo dijo...

una gran labor! felicitaciones desde que se haga con amor y con pasión es hermosa esta profesión

Lola Montalvo dijo...

ANÓNIMO (MATRONA): tienes toda la razón y veo que existen los mismos problemas sea cual sea el sitio... Creo que la Enfermería aún tiene mucho que hacer y, siempre tendrá que demostrar cosas, pero está claro que nuestra labor es VITAL para muchos pacientes y muchos cuidadores, aunque no se suele reconocer. Muchas gracias por tu visita y por opinar. Un abrazo.

ANÓNIMO: cierto, esta es una hermosa profesión, no hay ninguna igual. Gracias por leer y por opinar. Un abrazo

rosa m nieto dijo...

No, es cierto que no salimos en revistas prestigiosas (aunque algun@s ya estan haciendo puntos) pero lo que tu, yo, travelbee y anónimos sabemos es que si nos conocen...no nos olvidan :) Y ahí estamos: AVANZANDO.
Como siempre, un placer leerte Lola
Con cariño un beso rosa

Lola Montalvo dijo...

ROSA: Eso sí que es verdad... pero yo tampoco los olvido a ellos. Aún recuerdo a mis pacientes de Aznalcóllar y hace más de 10 años.
...Y como siempre Rosa, gracias por leerme y por dar tu opinión. Besos miles

ana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ana dijo...

En ese olvido, en ese desconocimiento, también está lo que no hicimos para que esto pudiera evitarse.

Si es bien cierto que quien está a nuestro lado no nos olvida, quiero preguntarme entonces qué parte nos hemos saltado como profesionales para que en realidad se nos vea tan poco. Nosotros, cada uno de nosostros, también tenemos nuestra parte de responsabilidad. Hemos dejado que muchas veces, nuestra labor, sea mínima, socialmente y profesionalmente. Nos hemos olvidado de extrapolar el prestigio, el peso, la perspecptiva y la dimensión que el cuidado tiene.

Sobretodo y ante todo, es nuestra responsabilidad. A veces, por miles causas muchas veces ajenas, el desencanto no deja que vayamos mucho más allá. Y nuestra responsabilidad es procurar que esto no suceda. No sólo la sociedad no ve, sino que nosotros mismos, como profesionales, somos los que dejamos de ver; nos olvidamos de la dimensión de nuestra ciencia, la Ciencia del Cuidado de la que un día quisimos formar parte.

Afortunadamente, creo que soplan nuevos vientos.

Lola Montalvo dijo...

ANA: por supuesto, esta auto-crítica de nuestra profesión que tan bien plasmas es necesaria. Porque tienes razón, Ana, parte de lo que nos pasa es culpa nuestra por tantos años anclados en una desidia de la que, en los últimos años, muchos de nosotros pretendemos despertar... Se choca con ciertos muros anímicos que muchas veces se encuentran estructurados por compañeros/as nuestros. De hecho, hoy día, hay muchos profesionales de enfermería que desconfían del Grado, de las especialidades y de la prescripción enfermera. No les agrada el nivel de responsabilidad que está alcanzando nuestra profesión. ¿Por qué? No tengo todas las respuestas, pero sí una de ellas: no quieren más responsabilidades, porque eso supone más trabajo...
Pero sí, Ana, soplan nuevos vientos. Aprendamos de nuestros errores.
Besos miles

Raúl Peñaloza dijo...

Lo que se aprende cada día...

CreatiBea dijo...

Lola tú estás contribuyendo con este blog a dar a conocer el peso y la dimensión de ´vuestra profesión.

Mil besos.

Lola Montalvo dijo...

RAÚL: me alegro. Muchas gracias y besos miles

BEA: muchas gracias por interesarte y leer. Besos miles

Serena van der Woodsen dijo...

¡La invisibilidad de los cuidados!
Qué cierto y qué pena. Lo que está claro es que cuesta mucho cambiar el chip de la gente, la idea que tienen de lo que somos y lo que hacemos. Y al ser joven todavía te toman menos en serio, o restan importancia a tu labor...

Lola Montalvo dijo...

SERENA: los cuidados y el trabajo de enfermería está en la sombra pero pocos se dan cuenta de que son imprescindibles para que un paciente mejore/cure o un paciente crónico pueda llevar una vida medianamente normal. Los que sólo ven a «unos» nos dicen -estoy harta de leerlo/escucharlo- que los enfermeros somos unos acomplejados y buscamos un reconocimiento social que no merecemos... ni por formación ni por capacidad ni por responsabilidad. Cuando leo cosas así me deja claro que aún queda mucho por conseguir, pero con reconocimiento o sin él, el trabajo de enfermería en Primaria o Especializada o en cualquier otro servicio del mundo es imprescindible. Me gustaría poderlo demostrar pero me parece que las huelgas salvajes no son legales... jejeje! O sea que de nada sirve que se nos «ningunee». Enfermería está ahí y seguirá estando, cada día con más peso, cada día con más formación, cada día con más capacidad en todos los aspectos.
Besos miles, SErena y gracias por todo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...