Política de cookies

jueves, 21 de octubre de 2010

Reflexiones: Vocación

Creo que a cualquier profesional de la salud: médicos, enfermeros, psicólogos... se les puede pedir muchas cosas en el desarrollo de su profesión. Pero creo que la principal, la que debería primar por encima de todas es vocación.
A estas profesiones se puede llegar por diversos caminos, unos más lógicos que otros. Leí hace poco que con el boom de las series televisivas de médicos y hospitales se había desencadenado una avalancha de solicitudes para las diversas facultades, de tal forma que, tanto Medicina como Enfermería eran las carreras más demandadas. Supongo que, los que se lanzaran a estas profesiones impelidos SÓLO por una serie de TV, se llevarían un chasco tremendo. No voy a entrar en detalles, pero ya he manifestado con anterioridad mi opinión de que las series televisivas no muestran la realidad de nuestros hospitales. Sólo son eso: ficción.
En estas carreras hay que estudiar muchísimo, muchísimos años. En Medicina, tras la larga carrera, viene el MIR; unos 5 ó 6 años más de duro trabajo y estudio, tiempo durante el que no tienes opción a trabajo estable y pocos se plantean formar una familia o tener hijos hasta que finalizan. Después hay que buscar trabajo...
En Enfermería pasa algo similar, pero para el desarrollo de nuestra labor aún no es necesario las especialidades -aunque sí muy recomendables, por lo menos cuando se regularice su existencia-.
En ambas profesiones NUNCA dejas de estudiar y formarte. Y es muy recomendable llevar a cabo programas de investigación, que requieren más esfuerzo aún.
El sueldo no es para lanzar cohetes, precisamente. Los horarios en la mayoría de los casos, tampoco.
No se tiene un trabajo fijo/estable hasta que han pasado mínimo de 10 a 15 años... y a veces, ni después de ese tiempo se consigue, dado que, casi siempre, es preciso realizar oposiciones para los puestos en sanidad pública. Oposiciones en las que de nuevo debes estudiar hasta desollarte los codos para conseguir algo.
Luego viene eso de ver sangre, de ver heridas, de tener que convivir con los aspectos más feos y desagradables de lo que suponen cuerpos humanos desde sus diversos aspectos biológicos, sanos y enfermos, cerrados y abiertos. Es cierto que hay que tener cierta dosis de lo que algunos de una forma muy fea llaman estómago, cualidad que muchas veces se tiene de forma natural y otras viene dado por la costumbre... porque sí que es verdad que a todo se acostumbra uno.
En este desgrane de lo que suponen las profesiones de la salud no hay que olvidar que todos debemos, más pronto que tarde, tratar con el público, con personas que no están casi nunca en su mejor momento, que se encuentran angustiados por su situación o son los familiares de alguien enfermo. Trabajamos con personas en su peor momento, en aquéllos en los que el dolor o el miedo es lo que predomina y que hace complicado la relación. Para tratar con las personas en estas situaciones hay que tener cierta dosis de tolerancia, de empatía, de comprensión que te lleven a aceptar al otro reaccione como reaccione. Pero también una gran dosis de diplomacia, de mano izquierda, de saber capear el temporal cuando las cosas pintan feas y te ves frente al típico energúmeno que exige y protesta e insulta o, incluso, agrede verbal o físicamente. Todas estas herramientas no te las proporcionan en la carrera: te las debes conseguir por ti mismo, con mucha paciencia y mucho coraje. Y no es fácil, se lo aseguro.
Otro aspecto importante es que estas profesiones se llevan a cabo en equipo, es decir, se trabaja con otros muchos compañeros de otras muchas disciplinas profesionales: psicólogos, farmaceúticos, celadores, auxiliares, limpiadores, pinches, trabajadores sociales... junto con profesionales de la enfermería y de la medicina. Y hay que saber trabajar en equipo, hay que saber respetar y valorar el trabajo de los demás. Cuando un paciente es dado de alta con éxito, ese éxito es el resultado de una labor conjunta... que muchos, equivocadamente, SÓLO ven como resultado del trabajo del médico. No sólo por parte de los pacientes y usuarios, sino por parte de algunos médicos.
Visto esto que planteo desde el punto de vista de la formación, pensarán que nadie es capaz de sobrellevar estas profesiones de la salud si no es con vocación... ¿verdad?
Pues se equivocan.
Muchos médicos, muchos enfermeros... hombres y mujeres, terminan sus carreras y su formación, sin la más mínima vocación, impelidos por unas expectativas falsas, quizá obligados por unas circunstancias que les impide arrepentirse o quizá amparados en la idea de que con el tiempo «el gusto por esto» llegará sólo, como esa pareja que se casa sin amor convencida de que el amor llegará con la convivencia... ¡en fin!
Todos queremos que nos atiendan médicos y enfermeros competentes, que sepan qué se traen entre manos, que se formen a diario en los nuevos avances de la ciencia para posibilitar una atención mejor y de calidad. Que sean simpáticos, que sean amables, que se tomen nuestro padecer como el más importante de la ciencia médica y que sepan dar respuesta a nuestras inquietudes y necesidades de una forma eficaz, eficiente y efectiva.
Pero todos sabemos que esto no siempre es así.
He afirmado en muchas entradas de este blog, que predominan los buenos profesionales frente a los que no lo son. Eso no sólo lo digo, sino que lo afirmo, lo aseguro y lo rubrico donde sea.
Pero, por desgracia, existen muchos malos profesionales de la salud a los que las personas, sus enfermedades o su salud, los avances médicos y de enfermería les trae sin cuidado.
¿Por qué -me imagino que se preguntarán- están estas personas desarrollando dichas profesiones si no valen para ello? Pues yo me pregunto lo mismo, sí. Algunos comenzaron con vocación pero tras un número de años trabajando en precario, la rutina, las malas condiciones, el nefasto sueldo o las escasas expectativas se quemaron como brasas y su vocación se murió irremediablemente. Otros muchos no la tuvieron nunca, nunca.
Creo y es mi opinión que quizá se podría hacer algo para filtrar a los que acuden a estas profesiones buscando un nosequé pintoresco y los que de verdad se ven motivados por una vocación sincera. Creo que nos encontramos ante unas profesiones de gran responsabilidad que no debería llevar a cabo cualquiera y hay muchos que están y no debería.
Supongo que con esto que afirmo muchos compañeros de profesión se me echarán encima y me regañaran por decir esto. Pero es lo que pienso.
Llevo 21 años meditando y ésta es mi conclusión: se debería hacer algún tipo de psicotécnico o similar, no sé. Al igual que lo hacen policías, militares, pilotos de aviones y usuarios de armas de fuego.
Y ya está... acabé.
Y, por ahora, nada más.

Safe Creative #1010217625810

20 comentarios:

Serena van der Woodsen dijo...

Es verdad que hay mucha gente que trabaja sin vocación, como tú bien dices, algunos la perdieron por el quemante trabajo diario, otros nunca la tuvieron. En cualquier caso se nota y resulta muy desagradable trabajar con ellos, algunos parece que han perdido la humanidad... me da pena. Lo de la valoración psicotécnica es muy complejo... podrían hasta pasarla sin problema, creo yo.

Raúl Peñaloza dijo...

Yo también he pensado que los que se dedican a la salud tienen una vocación firme y de roble. Es a veces increíble lo comprometidos que son.

Lola Montalvo dijo...

SERENA: Sí, es cierto que resulta desagradable trabajar con profesionales así; pero a mí no me dan pena, a mí me suelen fastidiar mucho, porque son los que no suelen dedicar mucho a hacer nada y, por regla genral, hasta llegan a entorpecer el trabajo de los demás. El «psicotécnico» es una idea al viento, un «algo» que me planteo pero que, en realidad, no veo claro. Fíjate lo que pienso: que si hubiera existido un psicotécnico cuando yo llegué a la carrera... ¡quizá no lo habría pasado!
Besos, Serena, muchas gracias por leer y opinar.

RAÚL: Creo, y lo digo de corazón, que esta es una de las profesiones más fascinantes que existen, más bonitas, más gratificantes. No sólo con lo que respecta a salvar vidas... que sí, por supuesto. Si no en lo satisfactorio que es que cuando haces bien tu trabajo, cuando te esfuerzas, ves cómo la situación de las personas a tu cuidado mejora, su calidad de vida mejora, su confianza en ti aumenta. Eso, eso sí que no tiene precio. Es una hermosa profesión, la mejor.
Besos miles, Raúl, y gracias por leer y opinar.

ana dijo...

Madre mía Lola, en una entrada... tooooda la enfermería patas arriba!!!!

Vocación. Es muy sencillo; sólo hazte una sencilla pregunta a tí mismo, observa si te sientes con necesidad y con capacidad de mirar de frente a una persona, de querer saber de ella, si es afirmativo en cualquiera de estas profesiones estarías feliz.

Sunpongo que no sería tan difícil hacerse esta pregunta. Pero vivimos demasiado ensimismados con nuestro propio ombligo, de tal manera, que a veces, lo único que sabemos hacer es colocarnos el fonendo y pasearlo con la prepotencia que siempre pasean los que se sienten superiores. Y lo que jamás te paras a pensar es que ese fonendo, lo llevas, para atender a un ser humano.

Y sí... se han visto demasiadas series, esto se nota muchísimo en las últimas generaciones. Qué recorte ha sufrido la esencia de nuestra labcon ellas. Porque la vida, como siempre, es otra cosa.

Anónimo dijo...

Hola Lola, tengo 17 años y hace apenas dos meses que he empezado el ciclo medio de aux. de enf. con la esperanza de llegar a ser enfermero... Ahora mismo no te s´e decir si tengo vocaci´on o no, pero te aseguro que el 90% de gente que hay en mi clase hacen este ciclo y posteriormente enfermer´ia "porque hay mucho trabajo".

bss

PD: No me das muchos ´animos con este post ee jejeje ;)

Lola Montalvo dijo...

ANA: es cierto todo lo que comentas. Pero lo que consuela es que aún hay muchos médicos, auxiliares y enfermeros que trabajan con ilusión por su trabajo y por lo que hacen. Besos miles, Ana, y gracias por comentar en este espacio.

ANÓNIMO: supongo que es cierto que muchos de tus compañeros han elegido estos estudios esperanzados por encontrar un trabajo estable. Pero supongo que también a muchos de ellos les ha animado una vocación que les ha lanzado a éstos trabajos y no a otros... porque también en trabajos y oficios, electricidad y fontanería, electrónica e instalación de pantallas y equipos de energía solar hay mucha colocación: paro 0% y, sin embargo, no se han decantado por ello.
Siempre que se elige este trabajo se va por un motivo. Supongo que tu vocación no se quebrantará porque hayas leído esta entrada... jeje. En cuanto empieces las prácticas verás lo que es la realidad de este trabajo.
Muchas gracias por visitar este espacio. Te animo a que vuelvas y sigas participando. Un saludo.

Alice dijo...

Lola, yo me he preguntado muchas veces, saliente de las guardias más duras, cómo es posible que alguien que no tiene vocación aguante estas profesiones... Porque con ella ya se hace suficientemente duro, e incluso muchas veces te planteas la retirada, así que no me imagino cómo se puede llevar si no la tienes.

Pero desde luego, como tú dices, hay gente que acaba pensando que con el tiempo les acabará gustando, y pasan por el trabajo como si la cosa no fuera con ellos. Y eso se nota tanto, tantísimo en el día a día...

Un beso!

Una Ana en Concreto dijo...

Mas que la vocación yo diría que es una profesión por la que tienes que tener un mínimo de devoción. Normalmente, cada uno elige a lo que quiere dedicarse y hoy en día no creo que alguien termine una carrera sin que le agrade el futuro trabajo que va a realizar. He visto unos cuantos compañeros dejarse la carrera en el primer o segundo año porque no cumplía sus expectativas o le superaba, pero muchos otros hemos seguido adelante y hemos terminado defendiendo la enfermería a capa y espada. Creo que cuando te gusta algo y lo defiendes no lo cambiarías por otra cosa aunque mejoraran un poco las condiciones de trabajo. Lo más importante es ir con ganas al trabajo y lo principal es tener una afición especial por las tareas que realizas en él. Es mi opinión, un saludo Lola, me encanta que hagas este tipo de reflexiones!!

Anónimo dijo...

Estimada Lola: Con respecto al trato con y del público, por supuesto llevas toda la razón.Habrá quién haya pensado que debería legislarse para protejer esta función pública, como en el caso de los docentes y equipararlos a autoridad, pero yo me hago la siguiente reflexión. No se puede reglamentar todo, además tambien se darían abusos de eso malos profesionales que también los hay como sabes.
Quizás no debería ser suficiente para el profesional con todos esos años de estudio y desde el principio de los mismos y para todo el mundo, con haber aprendido unas normas de convivencia, una educación cívica, unos valores morales, que en estos tiempos practicamente nadie les da valor y casi han sido erradicados de toda formación en pro de la eficacia máxima.
Por supuesto esto vale a todas las profesiones y a todos los ciudadanos, pero quienes han podido o han querido doblar o triplicar su formación, con respecto al otro, cuando menos debería tener también aumentada su capacidad en este sentido,
el problema quizás pudiera ser que nos hemos deshumanizado que tan solo se venera el exito la eficacia económica en todos los campos,
¡SERA ESTA LA TAN LLEVADA CRISIS!.
Claro está el energumeno siempre existirá, pero debería ser la excepción no la regla.
Perdona la extensión, y desde el cariño te animo a segir poniendo tus granitos de arena que ya casi has hecho una calita.

Lo de anónimo debería ser torpe por no haber visto que no tengo ninguna cta

Un saludo
Guillermo

Lola Montalvo dijo...

ALICE: tu pregunta es una buena pregunta y te diré: he trabajado con compañeros que en cuanto terminaban de repartir la medicación y cambiar cuatro sueros... se echaban a dormir. Por la mañana se encontraban sueros retrasados y vías fuera o con flebitis y sondas arrancadas y les daba igual. Lo dejaban para el turno de mañana. Por supuesto, esto sólo lo hacían los fijos y lo permitían los supervisores.
Estos compañeros: ¿Tuvieron vocación algún día lejano en el tiempo y la pedieron y se acomodaron cuando consiguieron la plaza...o? ¡quien sabe! Hay pocos de estos, pero imagino que todos conocemos uno/a. Y éllos solitos/as pueden hacer tanto mal...
Gracias Alice por leer y opinar.

Lola Montalvo dijo...

UNA ANA EN CONCRETO: me consta que a ti te gusta mucho esta profesión, me consta que te preocupa mucho hacerlo bien y que te esfuerzas por ello. Pero no todos son así, por desgracia. Sí, muchos abandonan durante la carrera... en mi promoción de 250 que entramos hubo una estampida el primer año de unos 50 o más. Pero muchos siguen por inercia. Y cuando consiguen trabajo, la inercia es más poderosa. Y cuando consiguen la plaza... la inercia es un bloque de granito de tamaños colosales. Gracias, Ana, por leer y opinar. Besos.

Lola Montalvo dijo...

GUILLERMO: es justo lo que dices: que los que más se forman tengan más beneficios. En la Sanidad española, en algunas comunidades se ha establecido la Carrera Profesional, de tal forma que se reconoce lo que se podría llamar el currículo de cada cual a la hora de la remuneración. A mí me parece muy mal que económicamente -y en otros muhcos aspectos- se trate igual al que trabaja mucho y se forma mucho que al que es un/a gáñán y pasa de todo. Tiene que haber alguna forma de que los que no hacen nada y pasan de todo no tengan el mismo trato que los demás. Cómo se puede hacer: ¿con dinero, con días libres, con otros beneficios?
Muhcas gracias, Guillermo por leer y opinar.

Anónimo dijo...

A mi me gustaria añadir,para esa gente ilusa que piensa que no existe paro en enfermeria y se sigue creyendo los periodicos que dicen España mecesita........x tantos enfermeros para ponerse a la media europea.jajaj es una carrera que no tiene paro .... no se como la gente sigue creyendo esa mierda hace 6 años que acabe la carrera tengo 28 años y solo trabajo dos meses en verano y 15 dias en navidad y si acaso algun dia suelto al año en el cual te llaman a las 2 y media de la tarde para entrar alas 3 y las condiciones de los contratos dejan mucho que desear,los años dorados de la enfermeria se acabaron.Existen miles de escuelas de enfermeria en toda España que lanzan muchisimos enfermeros cada año.Y sin contar las numerosas veces que te tiemblen las piernas por que pa un dia que te llaman te toca en la uci pediatrica o quirofano sin tener ni zorra de idea y pasarlo putas.Siempre he querido ser enfermera adora tratar a la gente y se que soy buena en ella pero ni siquiera tengo tiempo para poder hablar con los pacientes,y hasta he sido agredida fisicamente no hay derecho a ir con toda tu ilusion y que pasen estas cosas por parte de la mala organizacion de las administraciones.Pues si es inevitable quemarse y me parte el alma cuando me he matado a estudiar para ser enfermera,ojala pudieramos cambiar y poder dar a los pacientes el cuidado que merecen y ser felices en nuestro trabajo.Lamentablemente nuestro sistema sanitario se ve desbordado y terminara por desaparecer .........

Lola Montalvo dijo...

ANÓNIMO: Lo que plasmas en tu comentario es tan dolorosamente cierto como tú lo cuentas. Siento que te haya tocado esta sequía de contrataciones. Pero es que la verdad es que hacen falta enfermeros/as. Es cierto. Los que trabajan, los que tienen esa suerte lo hacen con la lengua fuera por la sobrecarga que padecen desde hace tiempo. No cubren bajas, no cubren vacaciones ni horas sindicales.
Gracias por aportar otro punto de vista: el del profesional que, aún teniendo vocación, sufre el paro. La elocuencia de tus palabras es enorme.
Espero y deseo que tengas suerte, que pronto encuentres un trabajo bueno, un buen contrato.
Un saludo y gracias por leer y por opinar.

rosa m nieto dijo...

‎Magnífico post y comentarios ;)

Lola , cuántas veces he pensado yo la misma frase con la que cierras el post . ¿no deberíamos pasar por un replanteamiento personal donde se reflexionara sobe el cuidado al paciente y sus cuidadores? Yo a alguna gente la ponía en la puerta de la calle, mejor dicho, la sentaba en una silla de ruedas y la paseaba por todo un circuito hospitalario, posteriormente la metía 3 días en una cama y la dejaba ahí , quieta, vulnerable, dependiente...para qué reflexionara sobre su profesión. Hoy he lanzado ese reto en un congreso...ya te contaré mas que me pongo pesada. un beso

Lola Montalvo dijo...

ROSA: jamás pensaría que te pones pesada...! Es este un post de hace meses pero que cada día tiene más presencia y que cada día me sigo planteando. Demasiados malos profesionales laboran en nuestra Sanidad, demasiados y, sí, quizá lo que planteas sería una buena opción: despertar la empatía creo que es una magnífica opción. Basos miles

Anónimo dijo...

I don't drop a bunch of responses, but i did some searching and wound up here "Reflexiones: Vocaci�n". And I actually do have a couple of questions for you if it's allright.
Could it be just me or does it look like a few of these comments look like they are written by brain dead visitors?
:-P And, if you are posting at other places, I would like to keep
up with everything new you have to post. Could you make a list of the complete urls of your shared sites like your
twitter feed, Facebook page or linkedin profile?


Here is my weblog :: vakantiehuizen frankrijk

Lola Montalvo dijo...

ANÓNIMO:Een andere persoon schreef in 'anoniem', met Engels en ik denk dat het Nederlands. Zoals ik begrijp niet wat het zegt, niet zet de reactie. Gebruik dan de google vertaler te schrijven is Spaans, dus denk niet dat het een grap.
En als u op zoek bent op Facebook en Twitter of linkedin, zet mijn naam in de zoekopdracht.
Heel erg bedankt en de groeten

Otra persona me ha escrito en «anónimo», utilizando el inglés y creo que es holandés. Como no entiendo lo que dice, no pongo el comentario. Por favor, utilice el traductor de google para escribirme es español, así no pensaré que es una broma.
Y si me busca en Facebook y en Twitter o en linkedin, sólo tiene que meter mi nombre en el buscador.
Muchas gracias y un saludo

Anónimo dijo...

Good article! We are linking to this particularly great content on our website.
Keep up the great writing.

my homepage - travel

Lola Montalvo dijo...

ANÓNIMO: muchas gracias por tu comentario
Un abrazo y besos miles

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...