Política de cookies

jueves, 19 de octubre de 2017

Dos entrevistas más... «Historia de una enfermera»


imagen que recoge una captura de la publicacion web Rambla, que muestra un fragmento de la entrevista a Lola MOntalvo con motivo de su libro Historia de una enfermera

Algo que me ha permitido la publicación de mi novela estos días, ha sido dar mi opinión sobre la situación de las enfermeras en España hoy día. Dar tu opinión en estos tiempos es un algo que se puede considerar más valioso que el oro puro, porque no abunda quien esté muy dispuesto a escuchar y porque hay otros que están deseando que te pases un milímetro de la raya para aplicarte la mordaza y querellarse contra tus palabras.
Comparto con todos los que leéis lo que escribo dos entrevistas más en las que me voy a permitir el lujo de entresacar los párrafos que más importantes resultan porque creo que expongo sendos problemas que acucian  a las enfermeras españolas, y también sé que muchas enfermeras de otros países me han referido sentirse dibujadas con lo que cuento. Quizá nos encontramos con un problema global en nuestra profesión... no lo sé...

Estos días atrás han sido las elecciones a presidente del CGE, nuestro organismo de máxima representación nacional e internacional... y hemos podido comprobar cómo se han llevado el proceso de avales en la mayor parte del los Colegios Oficiales de Enfermería provinciales de la forma más opaca posible, casi casi a escondidas... Los enfermeros pagamos nuestras cuotas obligatorias pero a la hora de decidir cuestiones importantes se nos ningunea en la mayor parte de los COE como si no fuéramos importantes... En las entrevistas me he quedado corta destacando problemas, porque a la mayor parte de las enfermeras de este país estas elecciones les trae sin cuidado.
      Ahí os dejo los extractos de mis entrevistas.

Entrevista en Revista Rambla:
(25 de septiembre de 2017)

“La falta de enfermeras pone en peligro la salud”.

  • Es cierto que, en general, el trabajo que llevamos a cabo las enfermeras solo lo conocen los que han sufrido problemas de salud o enfermedades, suyas o de familiares, que les ha obligado acudir a los servicios sanitarios. Casi todos conocemos a nuestro médico de familia, pero casi nadie conoce a su enfermero del Centro de Salud… muchos no saben ni que existen.
  • Tener visibilidad supone que se valore nuestra labor y eso hoy día no sucede. Tener visibilidad permite estar en los lugares donde se toman decisiones y hoy día no estamos presentes en todos los foros en los que se decide nuestro futuro… es más: son otros los que deciden nuestro futuro y nuestra capacidad de obrar. Esto debería cambiar.
  • Estudios recientes indican que la falta de enfermeras, permitir unos ratios de enfermeras con respecto a la población por debajo de lo conveniente, pone en peligro la salud, la seguridad y la vida de las personas a las que atendemos. Como resultado de esta penosa situación muchos enfermeros han emigrado a otros países, mientras que aquí los que tienen la suerte de tener trabajo lo hacen en condiciones penosas, sobrecargados y sobre explotados, en precario, con contratos de días o incluso de horas…
  • (...) Pero es que la vocación no es imprescindible, el gusto por este trabajo se puede adquirir durante la formación o una vez que uno empieza a trabajar. Lo que es impensable es poder ser un buen profesional si, al fin y al cabo, no te gusta lo que haces, no te gustan las personas y no tienes empatía, cualidad humana imprescindible, a mi parecer, para llevar a cabo este trabajo.
Entrevista en Dicen:
(13 de octubre de 2017)

«Historia de una enfermera», la profesión ayer y hoy

  • (...) Necesitaba mostrar cómo trabajamos, cómo es nuestra profesión desde dentro, qué suponen nuestros cuidados en la atención de enfermos. Necesitaba reivindicarnos. Estoy hastiada de series de televisión que muestran enfermeras pasivas y a la sombra de otros profesionales. En esta novela cuento cómo veo nuestra profesión, de qué puede ser capaz, pero también critico sus dolencias y sus carencias, tal como yo las veo. Creo que soy bastante honesta con la imagen que doy de la enfermería actual.
  • Creo que antes de irnos al futuro de la enfermería me gustaría que se salvaran los retos actuales, que nos quedan unos cuantos y, bajo mi punto de vista, son decisivos para poder avanzar. Los enfermeros hemos sufrido los recortes de una forma brutal, lo que condiciona que se trabaje en condiciones precarias, explotadas y sobrecargadas. Recortes que llegan a poner en riesgo la salud y seguridad de los enfermos, de las personas que atendemos: conseguir que se cumplan ratios recomendables enfermeros/enfermos, que regresen las que han emigrado y que se reconozcan de forma patente y real (en puestos reales en las OPE) todas nuestras especialidades creadas y por crear es uno de los retos más importantes.
  • Algunos políticos nos siguen infravalorando y considerando una profesión incapaz, con lo que los cargos de gestión —que suelen ser cargos de confianza— suelen pasarnos de largo aunque estemos sobradamente capacitadas para ello, formal y personalmente. Por otro lado, las leyes que nos afectan de forma patente para el desarrollo de nuestra labor cotidiana se deciden sin tenernos en cuenta y los legisladores solo escuchan a los colectivos con poder histórico en la sanidad.
  • Por último, no somos un colectivo muy unido precisamente y nuestra visibilidad social suele ser el reflejo de lo que nuestros representantes oficiales se sienten capacitados de mostrar. Creo que tenemos deberes por hacer, flecos a los que dar solución
y aquí una entrevista en la radio (pincha en el icono de Radio5)


Esto es todo...
      Ojalá nuestro nuevo presidente del CGE dé un giro de timón en su cargo directivo al frente de las enfermeras españolas, se desmarque de todo lo que hemos sufrido hasta ahora y lleve a cabo una gestión que nos de visibilidad de la buena, transparente y modélica de la que todos nos sintamos orgullosos... Este es mi deseo.

Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

Libro: «NUTRICIÓN Y RIÑÓN»

Portada del libro titulado Nutrición y riñón, de los autores Riella y Martins, de editorial Médica Panamericana
«Nutrición y Riñón», Miguel Carlos Riella, Cristina Martins
2ª edición, 2015  de Editorial Médica Panamericana

Las patologías renales agudas y crónicas afectan a cerca del 10% de la población mundial. Aparte de este dato, gran número de enfermedades son, a su vez, factor de riesgo para sufrir una ERC con IRC, siendo muy destacable el dato de que muchos de los enfermos con ERC-IRC sufren otras comorbilidades como diabetes, cardiopatías, dislipemias… que complican su tratamiento, su cuidado y condicionan la evolución y el pronóstico de su enfermedad renal.
      El tratamiento de los enfermos con patología renal crónica se basa, entre otras cuestiones médicas y farmacológicas, en una dieta de alimentación con importantes limitaciones en la cantidad de proteínas, de iones y de líquidos. Tan importante es la dieta que el ser capaz de llevarla de forma adecuada puede suponer el éxito o fracaso del resto de pautas terapéuticas. Interesa en todo momento, por supuesto, que el enfermo con ERC mantenga un estado nutricional óptimo que le posibilite una adecuada esperanza de vida con calidad, una adecuada adaptación a un posible tratamiento sustitutivo o a un probable trasplante. Si además, como se ha indicado más arriba, el enfermo sufre otras patologías —asociadas o no a su ERC—, el conseguir un adecuado estado nutricional puede verse comprometido de forma importante, dado que a las limitaciones dietéticas propias de su enfermedad de base renal se le añaden las propias de las demás patologías que padezca.
      De todo lo expuesto hasta ahora, es fácil entender que la alimentación en los enfermos con ERC es una tarea complicadísima: se debe combinar la restricción de ciertos nutrientes con la obtención de una alimentación saludable y variada, apetecible y gustosa, socialmente asequible-accesible y que evite complicaciones tan habituales como la anorexia, la desnutrición o episodios de malnutrición. Y no olvidemos situaciones especiales como cuando los enfermos son niños, embarazadas y ancianos.
      El libro que se reseña en este artículo, «Nutrición y Riñón», de Miguel Carlos Riella y Cristina Martins, de Editorial Médica Panamericana, es una ambiciosa obra que pretende solventar todas estas cuestiones, dado que proporciona las pautas para adecuar la dieta a los enfermos ERC sea cual sea su situación. 

Paso a analizar el contenido según los criterios que incluyo a continuación:
  • Autores: el equipo que se ha ocupado de redactar los capítulos es multidisciplinar; por supuesto, siendo una obra que busca el cuidado de enfermos renales en todas las facetas de su alimentación, echo en falta la presencia de alguna enfermera y su aporte. La mayor parte del equipo está formado por médicos nefrólogos y nutricionistas, como así lo son sus dos principales autores.
  • Estructuración del contenido: los autores parten de nociones de anatomía, fisiología y metabolismo renales, en la situación de normalidad y en la ERC, pasando por el diagnóstico y evaluación de estado nutricional de los enfermos renales, las aplicaciones nutricionales en las diversas situaciones por las que puede pasar o encontrarse el enfermo ERC, así como las intervenciones nutricionales en situaciones especiales. Me parece muy completo y abarca todas las cuestiones de relevancia en base a los criterios derivados en este sentido, según los últimos avances y evidencias científicas en el tema. Está documentado al detalle y muestras las diversas visiones que se defienden hoy día a este respecto.
  • Redacción del contenido: aunque pretende ser muy didáctico, los autores dan bastantes conceptos por entendidos; al inicio encontramos una serie de temas que pretenden introducirnos en materia, que parten de la situación de un riñón sano para acabar exponiendo lo que sucede cuando los riñones enferman y explican los conceptos que vamos a encontrarnos durante el resto del mismo, pero lo hacen con un nivel muy elevado. Si no se tienen ciertos conocimientos al día es necesario refrescarlos para poder sacar todo el provecho al contenido; no olvidemos la complejidad de la función excretora y reguladora renal. 
  • Presentación: el libro es generoso en gráficos, imágenes y esquemas que pretenden facilitar la comprensión de los conceptos, permite de forma muy visual que se pueda resaltar lo importante frente a lo menos trascendente. La letra la encuentro demasiado pequeña y en ciertos entornos su lectura puede resultar dificultosa. Considero que, al menos, en cuadros y esquemas el tamaño de la fuente podría ser un poco más asequible para facilitar una consulta rápida. Supongo que en formato eBook este problema se solventa de forma muy sencilla; en formato papel sería deseable que el tamaño de la fuente fuera más grande
  • A destacar: buena presentación, dibujos de gran calidad, esquemas muy didácticos y magníficos esquemas y tablas de valoración del estado nutricional del enfermo en la Sección 5, Protocolos de técnicas habituales, dirigidas a evaluar al enfermo renal desde el punto de vista nutricional. Presenta un espacio web con materiales didácticos para el alumno (a los que yo he podido acceder) y para el profesor, según sea el caso.
  • Puntos que restan: no realiza ningún abordaje de diseño de dietas que oriente al manejo de los nutrientes en las cantidades que establece en cada estadio del enfermo y según su tratamiento sustitutivo; me ha llamado la atención que en «Tratamiento nutricional, Alimentación durante hemodiálisis (pág. 165)» es que se presente como negativo la ingesta de alimentos durante las sesiones de hemodiálisis y se rechace de plano. Me plantea la necesidad de valorar si el país de origen de los autores condiciona esta afirmación, dado que en nuestro país los enfermos en HD tanto en centros hospitalarios como periféricos sí se ingiere alimentos durante sesiones de HD y en algunos casos se considera positivo hacerlo en las dos primeras horas de HD. Así lo recomiendan entre otros la SAN-Sociedad Argentina de Nutrición, la Sociedad Chilena de Nefrología (http://www.nefro.cl/site/biblio/guias/36.pdf) y varios artículos de la SEDEN: http://www.revistaseden.org/files/384a.pdf y http://www.revistaseden.org/files/art517_1.pdf En este artículo de la Biblioteca Virtual del Servicio Murciano de Salud, «¿Se pueden ingerir alimentos durante las sesiones de Hemodiálisis?» concluye, tras la relación de numerosos estudios científicos realizados al efecto, que existen evidencias científicas que avalan que la ingesta intradiálisis no solo no perjudica sino que en ciertos casos concretos beneficia al enfermo renal. 
Impresión general:
Me parece una obra magnífica que nos adentra en el complicado proceso que supone la alimentación de un enfermo con patología renal aguda o crónica, se encuentre esta última en el estadio que se encuentre y sea su tratamiento sustitutivo el que sea; abarca además todas las etapas del enfermo (infancia, embarazo, ancianidad) y observa la importancia del control de nutrientes incluso en el trasplante. Nos ayuda a evaluar el estado nutricional del enfermo y cómo suplir sus necesidades, carencias o excesos (según sea el caso) para que la situación del enfermo sea la mejor posible.
      Aunque es una gran obra que abarca todas las posibilidades, la encuentro demasiado distanciada del concepto de alimentación como acto voluntario de una persona que elige alimentos para llevar una dieta variada y saludable dentro de sus limitaciones. Es una obra de uso clínico, pero no la veo de utilidad para el profesional ni en consulta ni en domicilio que es, en definitiva, donde el enfermo va a llevar su vida normal y cotidiana y donde va a elegir los alimentos y a preparar y tomar su comida. Se habla de nutrición no de alimentación. Por lo tanto no es un manual que nos ayude a diseñar dietas…
      Me falta algún caso práctico o bien al final de cada bloque o en la parte de «materiales complementarios para el alumno» (que son a los que yo tengo acceso). Porque en esos materiales web esperaba casos prácticos o casos para resolver o ejemplos que posibilitaran un aprovechamiento más adecuado a todo el bagaje teórico que copa las páginas de este libro y que toca temas tan complicados de llevar a la práctica, con tantísimos parámetros a controlar y combinar. Sin esta parte práctica al libro lo veo algo incompleto.

Conclusión: 
Es un buen texto para conocer la teoría de la nutrición en los enfermos renales se encuentren en la fase de la vida que se encuentren y estén en el estadio de enfermedad que estén. Aporta los últimos conocimientos científicos en la materia y los refrenda con los estudios más recientes. 
      Buena obra de consulta para enfermeras, pero no esperen encontrar una aplicación práctica para el cuidado de enfermos en el día a día, ni a nivel hospitalario ni en centros de diálisis ni en domicilio

Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

martes, 3 de octubre de 2017

Entrevista en el Diario El Progreso, Lugo

imagen de la entrevista que me hicieron en el Progreso de Lugo. foto del periódico
Este diario no tiene versión web, así que tras solicitar permiso, cuelgo la imagen que se publicó de la entrevista que me hicieron para el 16 de septiembre.
      Haciendo #EnfermeríaVisible siempre
Si queréis leerla pinchad en la foto y aumentad el tamaño, se lee bien...

Gracias por todo el apoyo que me estáis dando, todos los mensajes que me hablan sobre la novela y que me emocionan tanto. Gracias por compartir vuestras opiniones en las RRSS y por recomendar esta novela. Lo he dicho muchas veces y lo repito: he llegado hasta aquí gracias a vuestro apoyo. Gracias.