Política de cookies

martes, 17 de mayo de 2016

Tolerancia y respeto por encima de todo


Imágenes obtenidas a través de Libertad e Igualdad LGBT

Hoy es el Día Internacional contra la Homofobia... y contra todas las fobias, mejor dicho, todos los odios e intolerancias dirigidos hacia personas con una sexualidad distinta a la heterosexual, sea aquélla cual sea. 
      Creo que es fundamental que entendamos de una vez que la naturaleza humana es variada. es diversa, es compleja y no tiene por qué quedar encuadrada dentro de los límites que el razonamiento obtuso del hombre, muchas veces inspirado por clichés viejunos, religiosos, tradicionales y, a menudo, intolerantes, en el que prima la testosterona y el machito-machote por encima de la persona y de su humanidad.
      Me duele ver que aún siguen rechazando a personas que aman a otras de su mismo sexo, o que son transexuales o bisexuales... o lo que sea. Nadie elige ser como es, como no elige el heterosexual ser cómo es. La homosexualidad NO es una enfermedad ni es una anomalía ni una desviación... ni un vicio. Es una manifestación natural de la sexualidad humana y es muy presuntuoso por parte de ciertas personas el pretender establecer qué puede o no puede ser natural. La diversidad forma parte de la naturaleza humana... el que lo niegue es un ignorante.
      Lo realmente patológico, viciado, desviado y enfermizo es odiar a otras personas porque no son como nos gustaría que fueran. Lo más sano en realidad es aceptar al otro tal como es... sea cual sea su sexualidad.
      La hipocresía y el odio sí que son trastornos, y además muy graves, de nuestra sociedad. Hay varios ámbitos de nuestra sociedad que NO ACEPTAN bajo ningún concepto la homosexualidad: una es el fútbol y la otra el mundo de la tauromaquia... Se niega y rechaza la posibilidad de que haya futbolistas, entrenadores o toreros homosexuales muestra un grado de intolerancia brutal. Véase el caso de ese árbitro que tuvo la valentía de manifestar su homosexualidad y ha tenido que dejar su puesto de árbitro por los constantes insultos y la violencia a la que se veía sometido partido tras partido... y el colegio de árbitros de Andalucía no le respalda, ese dato no se deje de tener en cuenta.

Este blog y su autora están en contra de la homofobia y contra toda manifestación de odio hacia las personas LGTB. Cada uno que ame a quien quiera y como quiera... Tolerancia y respeto, por encima de todo. Eduquemos en estos valores y algo saldremos ganando en un futuro no demasiado lejano. El odio y la intolerancia sí que son una patología social... y de las gordas.

Como dice un cartel que circula por ahí... «Ante la homofobia-LGTBfobia, usted no tiene miedo, usted es un necio...»

Y, por ahora nada más. Cuidaos, por favor... y amad a quien os dé la gana.

jueves, 12 de mayo de 2016

12 de mayo... DÍA INTERNACIONAL DE LA ENFERMERÍA. ¿Enfermería Visible? #12Visibles12M

Fotografía Lola Montalvo (C)

Esta es la imagen que veo a diario en el desarrollo de mi labor... Tras esta puerta desarrollamos nuestra labor los enfermeros en mi lugar de trabajo. Pocos ven algo de lo que hacemos, pero todos los que acuden a nuestro servicio y todos los usuarios-enfermos que atendemos nos identifican al instante por nuestro trabajo, por nuestra atención y nuestros cuidados. Nos identifican al instante.

Soy enfermera desde hace 27 años ya. He pasado por infinidad de servicios, como casi todos los enfermeros de este país (primaria, especializada en diversos servicios de médica y quirúrgica, residencias...). Hoy día llevo a cabo una labor enfermera muy sencilla y muy humilde, pero imprescindible, como toda labor que un enfermero lleva a cabo hoy día si trabaja como tal. Hoy día soy enfermera de Análisis Clínicos. A veces observo a otros compañeros en otros servicios y unidades y envidio el calado, la importancia de su trabajo, su complejidad, su especialización... su trascendencia, por qué no decirlo. Pero entiendo que hasta el trabajo más simple, el más sencillo o el más humilde, como es el que llevo a cabo hoy día, es IMPRESCINDIBLE.
      Eso sí: veo a otros enfermeros que hacen la misma labor que yo y observo con pasmo que no todos se esfuerzan en hacerlo bien, en cuidar a las personas que atienden y a los que les importa un comino las enormes repercusiones que pueden llegar a tener su trabajo cuando está mal hecho (y esta entrada también). Sí, siempre soy crítica y en un día como hoy sigo siéndolo. O sea que sin complejos: mi labor, aún sencilla, es tan necesaria como la de cualquier otro enfermero... y me desvivo a diario por hacerla bien, por cuidar a las personas que atiendo. Eso ya es mucho más de lo que otros, enfermeros o no, pueden decir de su trabajo en salud, en el mundo sanitario. Esto es lo único que deseo que se vea a diario de mi trabajo como enfermera. 

Ya he escrito muchas otras veces sobre nuestra efeméride, el Día Internacional de la Enfermería. Reviso lo que escribí en otras ocasiones y leo con pena que nada ha cambiado desde que empecé este blog hace 7 años ya..., que casi no ha cambiado nada desde que terminé mi carrera y me puse a trabajar como enfermera hace 27 años. Tenemos casi casi los mismos problemas e invisibilidades.
      Observo en las RRSS que lo que se ve en estos tiempos de nuestra profesión es: #PUCHERAZOCODEM, #YANOMAX..., porque se ven solo los actos vergonzantes de nuestros representantes legales...
      Se lee hasta la saciedad acerca de nuestra reivindicación sobre la capacidad enfermera de Gestionar o #PRESCRIBIR capacidades cuestionadas, limitadas y ninguneadas, incluso denunciadas, por un lobby hiperpoderoso que tiene una enorme capacidad para que se legisle de forma restrictiva para la Enfermería y que, sin embargo, ha tolerado (o tolera en ciertos ámbitos) que las sustancias de homeopatía sigan siendo prescritas con gran margen de beneficios— por algunos de los que sí tienen posibilidad legal de prescribir... en fin.

Sí, sí, me centro en lo mío...

El otro día escribí un tuit del que me siento muy orgullosa porque creo que sin intención manifesté lo que realmente pienso de nuestra profesión: 
Así es como lo siento... No se nos ve, pero estamos ahí. Si no hiciéramos nuestro trabajo a diario, tan bien hecho como se lleva a cabo, el sistema sanitario se hundiría; definitivamente, no podría sustentarse ni funcionar ni los enfermos se curarían ni se salvarían vidas ni los usuarios estarían tan satisfechos ni... nada.
      Eso sí, no esperemos a que nadie nos eleve sobre nosotros mismos para que de repente nos descubran y digan lo fabulosas que son las enfermeras y lo necesarias que son para la sociedad. No esperemos nada de nadie, porque aquí el trabajo lo tenemos que hacer nosotros como enfermeros y demostrar de lo que somos capaces. No debemos tampoco esperar ni consentir que nuestros representantes sociales sean la imagen que la sociedad reciba de nosotros como profesión... pucherazos electorales en los COE, denuncias/querellas a particulares en nombre de toda la enfermería, falta de transparencia en en algunos COE... son hechos que nos avergüenzan a todos como profesionales de la enfermería. No debemos jamás esperar que esos representantes que no siempre son los que desearíamos tener sean los que den a la sociedad la imagen que deseamos que se tenga de todos nosotros.

Mi visión de la enfermería: mi punto de vista
      La enfermería en este país hace en general muy bien su labor, se forma, investiga... es de las mejores, en general. Creo que el verdadero problema de la enfermería española es su pasotismo ante todas aquellas situaciones que no les recorte el sueldo o no les limite los puestos de trabajo —actitud muy válida, por otro lado, ojo. «Si no nos tocan las habichuelas, me la trae al pairo» ese es el lema con el que dibujo a la enfermería española de hoy. Si se tiene que pagar cuotas colegiales que no sirven para nada, se pagan sin chistar. No preguntar, no decir, no ver y no escuchar... es muy cómodo. Y así nos va. NO cuestionar quién está en los altos puestos de representación, no cuestionar la colegiación obligatoria, no cuestionar si la formación en las universidades es la mejor y quién la imparte, no cuestionar denuncias que se hacen en nombre de toda la enfermería... En resumidas cuentas: pasotismo. Esta es la imagen que tengo de la enfermería hoy día. 


Me sumo a la iniciativa de #12Visibles12M, en el Día Internacional de la Enfermería. Feliz día a todos mis compañeros. El lema que nos proponen: «Una mirada a la enfermería» me parece una buena ocasión para no quedarnos embobados observando nuestro propio ombligo. Creo que días como hoy nos deben obligar a mirarnos a nosotros mismos y a nuestros defectos con honestidad, sin empalago, sin soberbia y darnos cuenta de cuales son las cuestiones que debemos solventar. Solo trabajando juntos solucionaremos los tumores que nos aquejan... No esperemos que nadie nos salve... pongámonos a nadar ya.

Y por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...