Política de cookies

miércoles, 23 de marzo de 2016

Reflexiones: ASÍ NO...

Imagen de The Pete Design

Supongo que esta imagen muestra lo que deseo: desolación, frío, abandono, destrucción... ¿tristeza?
      Sí, eso es lo que pretendo. En cuanto he visto esta imagen he sentido que dibujaba lo que hoy siento. y lo que veo: dos arbolitos abandonados, medio ahogados por el agua, por una riada que ha arrasado su mundo... Ayer, por primera vez en mucho tiempo, sentí vergüenza y tristeza... e impotencia, por la forma en que unos compañeros pueden llegar a realizar su trabajo. Creo que si esto sucede de la forma en que voy a contar, y lo veo con mis propios ojos, es que debe suceder de una forma habitual. Espero que estos casos sean pocos, aislados y algo ¿excepcional?

Hechos:
La madre de mi amiga, una mujer mayor, pero con una vida activa e independiente, tuvo que ser ingresada de urgencia hace unos diez días. Había sufrido un Ictus. Presenta una gran afectación con hemiplejia, afasia motora y toda la ristra de síntomas y signos habituales en estos casos. Sonda nasogástrica y vesical. Tras unos días ingresada y tras estabilizarse su médica decide darle el alta. 
      Imagino que todos los que habéis visto casos similares conoceréis la situación. Imagino que los que gozáis de empatía por las desgracias y los males ajenos, imagináis la dura situación que está viviendo mi amiga, su madre y su familia. Se trata de una mujer mayor pero tenía una vida independiente, activa, autosuficiente, que ayudaba a los demás, que entraba y salía, que llevaba una existencia en el día a día... y de golpe y porrazo (se me disculpe la expresión vulgar) se ve recluida en una cama, sin moverse, sin poder hablar ni hacerse entender, sin poder decidir nada, sin... sin la vida que tenía hasta hace unos días. Mi amiga, que no tiene conocimientos en cuidados a personas en esta situación, vio como su mundo y el de su madre se desmoronaba a sus pies en solo cuestión de un instante. Un instante.

Ahora miren la foto de arriba...

Como la mujer está estable el equipo médico decide darle el alta. Hasta ahora vivía en un piso sola, por lo que mi amiga decide llevarla a su casa. Y le dan el alta sin enseñarle a su hija los cuidados que va a precisar en su vida diaria... sin enseñarle a alimentarla por sonda nasogástrica, sin enseñarle a realizar su aseo diario, sin enseñarle a cuidar las sondas que porta. Sin informe de alta de enfermería. Sin enseñarle a administrar los fármacos que debe administrarle a lo largo del día. Sin enseñarle a administrar la heparina cálcica que se pone subcutánea... nada, no le han enseñado nada. Han escrito un informe médico, le han dado unos papeles protocolizados (que no le han explicado), le han pedido una ambulancia y ¡¡¡a casa!!! Ni se han molestado en darle varios frascos de la alimentación enteral que debe tomar por ahora... sabiendo que es semana santa, que los centros de salud no abren por la tarde. Vamos, un desastre.

No importa el hospital, ni el servicio... no, no importa. Lo que quiero exponer en esta entrada es que esto pasa. Y no creo que sea algo extraordinario. Enfermería no ha estado a la altura.... ni profesional ni humanamente. Los médicos trabajan y hacen su labor, bien... no cuestiono esto, pero sin estar mano a mano con los enfermeros... sin equipo. Todos, médicos y enfermería, han dado de alta a esta mujer y han dejado a mi amiga y a su madre a su suerte. A su suerte... ya se buscarán ellas la vida ¿verdad? 

Por supuesto yo he ayudado a mi amiga en todo lo que he podido. Le he explicado lo que los enfermeros del hospital no han explicado. La he ayudado a aprender lo que nadie más se ha molestado en hacer... Y, anoche, no paraba de preguntarme qué harán tantos familiares con enfermos como mi vecina sin nadie que les explique nada ni les eche una mano. ¿Cuantas familias se ven de repente en casa con un enfermo que precisa cuidados constantes y de cierto entrenamiento sin que nadie haya hecho su trabajo de forma correcta en una planta de un hospital? ¿Cuántos?

Hoy muestro mi denuncia como enfermera al ver con mis propios ojos una situación como esta que me ha hecho avergonzarme de mis colegas, que me ha hecho darme cuenta de lo mal que se hacen las cosas en algunas ocasiones... ¿cuántas? No sé... CON UNA SOLA VEZ QUE SE TRABAJE DE FORMA TAN DEFICITARIA COMO EN ESTE CASO, CON UNA SOLA VEZ, YA CREO QUE ES DEMASIADO. No es cuestión de buscar o nombrar culpables: la saturación de nuestros servicios, la falta de personal, la falta de una buena gestión... sí, hay muchas causas a las que podemos poner un hashtag ocurrente y reivindicativo. Pero aquí ha fallado el EQUIPO: planificar una alta hospitalaria en una enferma que va a requerir un alto nivel de cuidados en domicilio; planificar el adiestramiento al cuidador principal para el cuidado y manejo de sistemas de alimentación, eliminación, administración de fármacos... Esto es lo que no ha existido. Sé de lo que hablo porque en mis tiempos de medicina interna hacíamos eso: médicos y enfermeros/auxiliares valorábamos juntos (mejor o peor, pero se intentaba... dado que no teníamos protocolos) el alta a enfermos con alto nivel de cuidados y formábamos a los familiares en las técnicas más básicas. Eso nos llevaba uno o dos días y el día del alta el cuidador principal, por lo menos, sabía darle de comer y administrar la medicación... ¡¡qué menos, ¿verdad?!!

La enferma, la madre de mi amiga, en su periodo de ingreso hospitalario ha recibido probablemente el mejor cuidado médico/asistencial; pero se han dejado de lado a su cuidadora... Imaginen ahora lo que ella está sufriendo ante el abismo que se ha abierto a sus pies, con unos cuidados que aún no sabe proporcionar. El cuidado que se ha prestado al cuidador ha sido cero patatero.

Vean otra vez la foto que he puesto dibujando lo que cuento en esta entrada. Vean... así es como se siente mi amiga y su madre. ¿Hace falta un ejercicio supremo de empatía para entender lo que cuento? Solo ustedes tienen la respuesta.

Reivindico la importancia de programas de humanización de cuidados actuales tales como PROYECTO HU-CI, Humanizando los Cuidados Intensivos, debería hacerse extensivo a las salas de hospitalización. Es triste que algo así se deba pedir -aún, hoy día-, pero por desgracia se ve que sí es necesario.

Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

jueves, 10 de marzo de 2016

Día Mundial del Riñón 2016... prevenir la enfermedad renal desde la infancia

Imagen y texto obtenidos de World Kidney Day
Las enfermedades renales afectan a millones de personas en todo el mundo, entre ellos muchos niños que podrían estar en riesgo de enfermedad renal en una edad temprana. Por lo tanto es crucial fomentar y facilitar la educación, la detección temprana y un estilo de vida saludable en los niños, para luchar contra el aumento del prevenible daño renal y para el tratamiento de los niños con trastornos congénitos y adquiridos de los riñones.


Este texto que he colocado arriba pertenece a la campaña que este año lleva a cabo WORLD KIDNEY DAY. En definitiva lo que pretende expresar es:
  • Enseñemos a nuestros hijos a llevar una dieta saludable, sin sal añadida. Evitar bebidas industriales... la  mejor bebida, EL AGUA.
  • Enseñemos a nuestros hijos a incorporar la actividad física y el deporte a su vida cotidiana.
  • Enseñemos a nuestros hijos a evitar hábitos nocivos.
  • Cuidemos la salud de nuestros hijos: evitar sobrepeso/obesidad y detección precoz de cualquier alteración.
  • Nosotros somos los que educamos los hábitos saludables en los niños. Ellos harán lo que ven y lo que viven de forma cotidiana...
Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

martes, 8 de marzo de 2016

Día Internacional de la Mujer: buscando la igualdad


Hoy es un día que hay que celebrar... porque ESTE DÍA sigue siendo necesario, imprescindible, celebrar. Es necesario reivindicar una IGUALDAD entre mujeres y hombres que estamos muy lejos de haber logrado. sigue habiendo personas que consideran el feminismo un peligro y una ¡amenaza!, no solo en el mundo, sino en este país que muchos creen lo más en modernidad.
      Pero...
...sigue habiendo demasiadas mujeres maltratadas a diario y en silencio. Y asesinadas por machismo
...sigue habiendo demasiadas mujeres que no son contratadas o se contratan en precario por ser mujeres
...sigue habiendo mujeres cuyos salarios son inferiores en igual labor y nivel que los hombres
...sigue habiendo mujeres que tienen que abandonar su trabajo remunerado por cuidar de sus mayores y de sus niños
...sigue habiendo mujeres que, aun trabajando fuera de casa y teniendo pareja, siguen cargando con la mayor tarea y responsabilidad de las tareas de la casa. ¿Hemos nacido con un mocho tatuado en la frente?, me pregunto
...sigue habiendo mujeres que sufren mutilaciones de todo tipo por creencias machistas que buscan «cosificarlas» y esclavizarlas
...sigue habiendo mujeres que son esclavizadas/trafican con ellas para convertirlas en objetos de uso para hombres
...sigue habiendo mujeres que no pueden optar a cargos de responsabilidad en empresas o políticos... por el mero hecho de ser mujeres
...sigue habiendo mujeres que sufren el desprecio de la sociedad por ser mujeres
...sigue habiendo niñas/mujeres que son casadas a la fuerza
...sigue habiendo mujeres que no pueden optar a una educación/formación básicas
...sigue habiendo mujeres que son tapadas con ropas absurdas para convertirlas en objetos informes
...sigue habiendo mujeres que son despreciadas por no tener una pareja, hijos o salirse de lo «tradicional» (aplíquese este ambiguo concepto en cada país con sus peculiaridades)
...sigue habiendo demasiadas mujeres que sufren violencia, vejaciones, abusos, asesinatos...

Quedan demasiadas cosas por lograr, demasiada violencia sobre la mujer (más visible o menos) que erradicar... pero no miremos solo nuestro bonito país «moderno», echemos la vista un poco más allá de nuestras fronteras e intentemos imaginar la violencia que sufren tantas mujeres. En fin.
      La imagen con que ilustro esta entrada creo que es bastante elocuente en sí misma. Se nos escapa una igualdad que no es fácil. 

Eduquemos en igualdad, en el respeto mutuo. solo así, creo que un día lo lograremos. Y defendamos nuestras ideas con tolerancia y con serenidad. Demos a los demás lo que deseamos para nosotras.
      Igualdad es SALUD
Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...