Política de cookies

miércoles, 23 de marzo de 2016

Reflexiones: ASÍ NO...

Imagen de The Pete Design

Supongo que esta imagen muestra lo que deseo: desolación, frío, abandono, destrucción... ¿tristeza?
      Sí, eso es lo que pretendo. En cuanto he visto esta imagen he sentido que dibujaba lo que hoy siento. y lo que veo: dos arbolitos abandonados, medio ahogados por el agua, por una riada que ha arrasado su mundo... Ayer, por primera vez en mucho tiempo, sentí vergüenza y tristeza... e impotencia, por la forma en que unos compañeros pueden llegar a realizar su trabajo. Creo que si esto sucede de la forma en que voy a contar, y lo veo con mis propios ojos, es que debe suceder de una forma habitual. Espero que estos casos sean pocos, aislados y algo ¿excepcional?

Hechos:
La madre de mi amiga, una mujer mayor, pero con una vida activa e independiente, tuvo que ser ingresada de urgencia hace unos diez días. Había sufrido un Ictus. Presenta una gran afectación con hemiplejia, afasia motora y toda la ristra de síntomas y signos habituales en estos casos. Sonda nasogástrica y vesical. Tras unos días ingresada y tras estabilizarse su médica decide darle el alta. 
      Imagino que todos los que habéis visto casos similares conoceréis la situación. Imagino que los que gozáis de empatía por las desgracias y los males ajenos, imagináis la dura situación que está viviendo mi amiga, su madre y su familia. Se trata de una mujer mayor pero tenía una vida independiente, activa, autosuficiente, que ayudaba a los demás, que entraba y salía, que llevaba una existencia en el día a día... y de golpe y porrazo (se me disculpe la expresión vulgar) se ve recluida en una cama, sin moverse, sin poder hablar ni hacerse entender, sin poder decidir nada, sin... sin la vida que tenía hasta hace unos días. Mi amiga, que no tiene conocimientos en cuidados a personas en esta situación, vio como su mundo y el de su madre se desmoronaba a sus pies en solo cuestión de un instante. Un instante.

Ahora miren la foto de arriba...

Como la mujer está estable el equipo médico decide darle el alta. Hasta ahora vivía en un piso sola, por lo que mi amiga decide llevarla a su casa. Y le dan el alta sin enseñarle a su hija los cuidados que va a precisar en su vida diaria... sin enseñarle a alimentarla por sonda nasogástrica, sin enseñarle a realizar su aseo diario, sin enseñarle a cuidar las sondas que porta. Sin informe de alta de enfermería. Sin enseñarle a administrar los fármacos que debe administrarle a lo largo del día. Sin enseñarle a administrar la heparina cálcica que se pone subcutánea... nada, no le han enseñado nada. Han escrito un informe médico, le han dado unos papeles protocolizados (que no le han explicado), le han pedido una ambulancia y ¡¡¡a casa!!! Ni se han molestado en darle varios frascos de la alimentación enteral que debe tomar por ahora... sabiendo que es semana santa, que los centros de salud no abren por la tarde. Vamos, un desastre.

No importa el hospital, ni el servicio... no, no importa. Lo que quiero exponer en esta entrada es que esto pasa. Y no creo que sea algo extraordinario. Enfermería no ha estado a la altura.... ni profesional ni humanamente. Los médicos trabajan y hacen su labor, bien... no cuestiono esto, pero sin estar mano a mano con los enfermeros... sin equipo. Todos, médicos y enfermería, han dado de alta a esta mujer y han dejado a mi amiga y a su madre a su suerte. A su suerte... ya se buscarán ellas la vida ¿verdad? 

Por supuesto yo he ayudado a mi amiga en todo lo que he podido. Le he explicado lo que los enfermeros del hospital no han explicado. La he ayudado a aprender lo que nadie más se ha molestado en hacer... Y, anoche, no paraba de preguntarme qué harán tantos familiares con enfermos como mi vecina sin nadie que les explique nada ni les eche una mano. ¿Cuantas familias se ven de repente en casa con un enfermo que precisa cuidados constantes y de cierto entrenamiento sin que nadie haya hecho su trabajo de forma correcta en una planta de un hospital? ¿Cuántos?

Hoy muestro mi denuncia como enfermera al ver con mis propios ojos una situación como esta que me ha hecho avergonzarme de mis colegas, que me ha hecho darme cuenta de lo mal que se hacen las cosas en algunas ocasiones... ¿cuántas? No sé... CON UNA SOLA VEZ QUE SE TRABAJE DE FORMA TAN DEFICITARIA COMO EN ESTE CASO, CON UNA SOLA VEZ, YA CREO QUE ES DEMASIADO. No es cuestión de buscar o nombrar culpables: la saturación de nuestros servicios, la falta de personal, la falta de una buena gestión... sí, hay muchas causas a las que podemos poner un hashtag ocurrente y reivindicativo. Pero aquí ha fallado el EQUIPO: planificar una alta hospitalaria en una enferma que va a requerir un alto nivel de cuidados en domicilio; planificar el adiestramiento al cuidador principal para el cuidado y manejo de sistemas de alimentación, eliminación, administración de fármacos... Esto es lo que no ha existido. Sé de lo que hablo porque en mis tiempos de medicina interna hacíamos eso: médicos y enfermeros/auxiliares valorábamos juntos (mejor o peor, pero se intentaba... dado que no teníamos protocolos) el alta a enfermos con alto nivel de cuidados y formábamos a los familiares en las técnicas más básicas. Eso nos llevaba uno o dos días y el día del alta el cuidador principal, por lo menos, sabía darle de comer y administrar la medicación... ¡¡qué menos, ¿verdad?!!

La enferma, la madre de mi amiga, en su periodo de ingreso hospitalario ha recibido probablemente el mejor cuidado médico/asistencial; pero se han dejado de lado a su cuidadora... Imaginen ahora lo que ella está sufriendo ante el abismo que se ha abierto a sus pies, con unos cuidados que aún no sabe proporcionar. El cuidado que se ha prestado al cuidador ha sido cero patatero.

Vean otra vez la foto que he puesto dibujando lo que cuento en esta entrada. Vean... así es como se siente mi amiga y su madre. ¿Hace falta un ejercicio supremo de empatía para entender lo que cuento? Solo ustedes tienen la respuesta.

Reivindico la importancia de programas de humanización de cuidados actuales tales como PROYECTO HU-CI, Humanizando los Cuidados Intensivos, debería hacerse extensivo a las salas de hospitalización. Es triste que algo así se deba pedir -aún, hoy día-, pero por desgracia se ve que sí es necesario.

Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

14 comentarios:

Miguel Garcia dijo...

Lola, lo que cuentas es lamentable... como enfermeras podemos hacer los cuidados estupendamente, cambiar "botes" como los ángeles, pero todo esto no vale de nada si no trabajamos para que nuestros pacientes ganen autonomía y estén capacitados para autocuidarse.
Yo trabajo en pediatría así que la capacitación a las familias, sobre todo con niños crónicos, es ineludible.
Hago mías tus palabras, "así no". Pero también te digo que lo que hace falta para que no se repitan estas situaciones no es cambiar, es precisamente cambiar lo que nos está convirtiendo en eso que criticas.
Es lamentable que sean los médicos los que ahora "humanizan" los hospitales, cuando todos hemos llorado para que le pusieran un paracetamol a un paciente postoperado.
Algo nos está pasando a las enfermeras para que nos deshumanicemos, creo que la clave está en no cambiar, en seguir siendo como siempre, cuidadoras, prescriptoras de autonomía.
Muchas gracias por esta entrada.

@_SoniaPalencia dijo...

Un gran vacío.
Tenemos un campo extenso, magnífico, vital, visible... y abandonado.
Qué triste.
Y seguro que los profesionales estaban saturados: de trabajo que no es suyo, o burocrático, o delegado o qué se yo, con tantas cosas.... menos con las funciones propias de la profesión.
Nos estamos equivocando y lo paga el paciente y lo paga enfermería "profesión"
Es necesaria una reflexión profunda y tomar decisiones
Magnífica, Lola.

@_SoniaPalencia dijo...

Un gran vacío.
Tenemos un campo extenso, magnífico, vital, visible... y abandonado.
Qué triste.
Y seguro que los profesionales estaban saturados: de trabajo que no es suyo, o burocrático, o delegado o qué se yo, con tantas cosas.... menos con las funciones propias de la profesión.
Nos estamos equivocando y lo paga el paciente y lo paga enfermería "profesión"
Es necesaria una reflexión profunda y tomar decisiones
Magnífica, Lola.

Sonia Palencia Enfermera de Trinchera dijo...

Un gran vacío.
Tenemos un campo extenso, magnífico, vital, visible... y abandonado.
Qué triste.
Y seguro que los profesionales estaban saturados: de trabajo que no es suyo, o burocrático, o delegado o qué se yo, con tantas cosas.... menos con las funciones propias de la profesión.
Nos estamos equivocando y lo paga el paciente y lo paga enfermería "profesión"
Es necesaria una reflexión profunda y tomar decisiones
Magnífica, Lola.

Anónimo dijo...

No sabes como te entiendo,la salud del enfermo depende a veces del turno que le toque y eso es una verdad como un templo,que triste

Lola Montalvo dijo...

MIGUEL GARCÍA:
sí, puede hacer mucho más de lo que ofrece... no es cuestión de cantidad de enfermeros, porque en otros sitios hay el mismo problema de falta de personal y se desea trabajar bien. El fallo, además, ha sido una absoluta falta de coordinación entre médicos y personal de enfermería. Triste, porque es que además, nos puede pasar a cualquiera.
No creo que sea un caso aislado... no, en ese servicio.
Un abrazo y gracias por leer

Lola Montalvo dijo...

SONIA:
sí lo paga el enfermo y sus cuidadores que, cuando más nos necesitan como profesionales, más les fallamos. Así no generamos credibilidad jamás. Y lo que deseo que se vea de nuestra profesión no es esta chapuza precisamente.
Un abrazo, Sonia y, una vez más, gracias

Lola Montalvo dijo...

ANÓNIMO:
Para la próxima vez, te pido por favor, que me indiques al menos un nombre al que dirigirme a ti.
Cuando me operaron hace 2 años y estuve ingresada en un servicio de urología, vino una enfermera bastante negligente en el turno de noche. Ya llevaba varios años trabajando, no era novata, pero era lo peor que me había echado a la cara. Tuve que decirle que la medicación que pretendía ponerme, sí o sí, no era mía, era de la señora de la cama de al lado. Falta supervisión efectiva por parte de quienes deben hacerlo. En algunos turnos y en algunos servicios hay profesionales que no hacen bien su labor y no pasa nada. Eso es lo auténticamente horrible.
Muchas gracias por leer y por comentar.

Gabi Heras dijo...

Querida Lola: Por desgracia este es el día a día de millones de personas. Por eso sigue siendo fundamental la continuidad de los cuidados, desde el inicio del cambio en la biografía hasta la vuelta a casa. Solo si conseguimos que los gestores entiendan esto, y que #humaniza es cosa de todos, lograremos el cambio de paradigma. Depende de nosotros. Muchas gracias por tu mención a Proyecto HU-CI: perseguimos todos un único objetivo, y lo vamos a hacer real poco a poco.

Lola Montalvo dijo...

GABI HERAS:
Creo que tenemos demasiado puesto el foco en grandes cosas y en algunos casos se olvida el día a día de los cuidadores de enfermos que precisan gran nivel de cuidados, sobre todo cuando nos encontramos con casos como el que narro: una mujer que hasta ayer era independiente y no estaba enferma, salvo cuatro detallitos (HTA y poco más...)
Vuestra iniciativa es magnífica, porque en un espacio como la UCI se hacía preciso... pero en planta, en servicios normales de cuidados básicos, se daba por hecho que la atención ya era correcta y, de pronto, se escapan casos como el que justifica esta entrada. ¿Pocos, muchos...? Para mí uno solo ya es demasiado, porque será una familia que en su casa está asustada sin saber cuidar a su ser querido, con angustia por si lo hace mal... en fin! Y no olvidemos trabajar con Primaria, esa gran olvidada, sobre todo en cuidados de enfermería, que se trabajan como pueden estos casos que llegan de Especializada. No les olvidemos a ellos... ¡imprescindibles!
Aún nos queda muuuuchísimo. Pero sigamos adelante, todos en equipo, por favor!
Muchas gracias por leer y comentar... supone mucho para mí, Gabi. Un abrazo

Yolanda dijo...

La tarea de Cuidar al cuidador es un privilegio que nos corresponde a las enfermeras y así deberíamos entenderlo. Ellos son los que se encargan de continuar los cuidados que fueron necesarios para restablecer la salud del que fue nuestro paciente.
Es lamentable ver cómo en este caso que nos cuentas, todo el sistema ha fallado de una manera tan estrepitosa.
Ojalá no se repita.

AlegraYanez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Lola Montalvo dijo...

YOLANDA:
Estás en lo cierto. Lo has expresado con una palabras muy elocuentes. Muhcas gracias por pasar y por comentar.
Un abrazo

Lola Montalvo dijo...

ALEGRA:
tu comentario es un mensaje de publicidad descarado y por lo tanto decido borrarlo una vez que, después de publicado, he visitado la página web que recomiendas. Espero que hayas leído el mensaje que aparece justo antes de esta caja de comentarios que deja bastante claro que no acepto publicidad de NINGÚN TIPO.
Para solventar los problemas de estas personas debemos trabajar los enfermeros de tal forma que ESTAR BIEN CUIDADO NO DEPENDA DEL NIVEL ADQUISITIVO DE LA FAMILIA y estoy muy segura de que vuestros servicios no son gratuitos. Ve a otro sitio a hacer publicidad, por favor. Entiendo que busques hacerte publi gratis, pero este no es el lugar más adecuado.
Un cordial saludo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...