Política de cookies

jueves, 30 de abril de 2015

Recurso para enfermos ERC: «DIAL BALANCE»


Esta entrada la voy a dedicar a un recurso que considero muy útil para los enfermos renales. Se trata de una aplicación para móvil o tablet (una app) que se llamaba «DIAL BALANCE» y que ahora se llama DIÁLISIS 24 HORAS y está disponible por ahora solo en Android. 
      Esta aplicación ha sido creada y diseñada un gran equipo(1) conformado en su mayoría por enfermeras andaluzas, concretamente del Hospital Universitario Virgen de las Nieves y del Hospital Universitario San Cecilio, ambos de Granada, y ha sido merecedora del premio HINNOVAR2014(2) que se concede desde hace 4 años a la innovación en el ámbito hospitalario. Es una herramienta excelente que permite a los enfermos renales y a sus cuidadores conocer diversos aspectos de la dieta como composición de los diversos alimentos, cantidad de agua que contienen, composición en iones como potasio, sodio, fósforo..., llevar a cabo registros de ingesta para saber qué pueden comer en base a lo ya ingerido y llevar registro de ingestas para valoraciones individuales, cálculos de peso en seco o de volumen acumulado de líquido entre sesiones de diálisis.


Al llevar esta aplicación en el móvil el usuario podrá consultarlo donde lo necesite y no quedará ni un parámetro sin registrar porque se podrá hacer sobre la marcha, facilitando su uso y haciéndolo realmente útil. Además, no solo lo pueden usar el enfermo y sus cuidadores, si no el propio personal sanitario que cuida a estos enfermos. Consigue así que el enfermo ERC se implique muchísimo más en su propio cuidado y tomar decisiones sobre su alimentación y su dieta de forma independiente y responsable.
      Yo he tenido el gusto de probarla y es magnífica. Ojalá hubiéramos tenido algo tan magnifico mi marido y yo mientras estaba en hemodiálisis. 


Por supuesto, esta aplicación queda incluida ya en los Recursos para Enfermos Renales de mi blog; por favor, bajadla consultadla y recomendadla, tanto si sois enfermos ERC, cuidadores, como si sois profesionales..., debemos ya prescribir APP's. Y yo os la prescribo.

Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

(1) Tomado del blog NuestraEnfemrería, «el equipo de Dial Balance está liderado y formado por enfermeras en su mayor parte. Sus componentes son: Mercedes Múñoz Becerra (@cascarasdecoco) y Ruth Molina Fuillerat(@Ruthmoli) enfermeras y autoras principales junto a Manuel Escobar Gómez(@manuel__esc) también autor de la app, además de los colaboradores María Teresa Alvarez albeniz (enfermera), Matilde Checa Galán (enfermera), Sara Guisado Casero (enfermera), Úrsula Molina Sánchez (enfermera), José Manuel Molina Carrasco (enfermero) y Malva Castro González (nutricionista clínica especialista en nutrición renal)»

(2) Gestión de la Innovación en hospitales adaptada a los tiempos de crisis, convocados por SEDISA, ESADE y NOVARTIS
Editado el 12 mayo, por cambio en denominación de app

martes, 28 de abril de 2015

#HigieneManos5M, CONCURSO DE CARTELES Y ESLOGAN «Día del Lavado de Manos»


Sí, por desgracia es necesario seguir celebrando el DÍA DE LA HIGIENE o LAVADO DE MANOS... Se tiene que seguir recordando lo fundamental de este gesto para la seguridad de los enfermos y de nosotros mismos. Pero hay que seguir insistiendo en ello y resaltar la importancia que tiene lavarse las manos en la prevención de infecciones nosocomiales.
      Ana Belén López Cadenas, responsable del blog Chupete, Tirita, Pintalabios y del espacio en Google+, Comunidad de Cuidados, ha planteado este concurso dentro del marco de la Campaña 


#HigieneManos5M (Desafío Mundial 2005-2015):
 Una atención Limpia, es una Atención Segura


Bien, os animo a presentaros. El jurado está compuesto por blogueros enfermeros, entre los que me encuentro y el premio, para cada categoría, Cartel y Eslogan, es una taza decorada por Enfermera en Apuros. Los 5 finalistas de cada categoría también tendrán obsequio por su esfuerzo.
      Las BASES DEL CONCURSO las tenéis aquí abajo; para ampliar, pinchad las fotos.




















¡Suerte a los participantes!

Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

lunes, 13 de abril de 2015

No seas «paciente»... Sé enfermo o usuario activo

Foto perteneciente a FotosDeSalud

Todo el que me lee o que me ha escuchado recientemente sabe que no me gusta el concepto de «paciente». Sé que es un concepto legal, jurídico o administrativo, pero en el día a día no me gusta llamar a las personas que atiendo «paciente» Prefiero utilizar otras palabras más adecuadas y, para mí, más acertadas como «enfermo», en caso de que realmente lo esté o «usuario»... Sí, sé que esta última a muchos no les gusta. Pero es exacta y real: las personas que acuden a los servicios de salud para vacunarse o hacerse una revisión ginecológica o de la vista o para control de colesterol..., personas presuntamente sanas, son usuarios de la sanidad.
      En definitiva... no me gusta el concepto de «paciente» y me quedo con el de persona, sana o enferma, «usuario» o «enfermo». Ojo, no intento imponer estos conceptos. 
       ¿Por qué no me gusta el concepto de «paciente»? Para mí es un término obsoleto y clarificador de lo que hasta ayer fue la sanidad tradicional: «paciente» es persona pasiva, que se deja tratar y cuidar por los profesionales de la salud, que acepta diagnósticos, tratamientos y planes de cuidados de enfermería porque quien se los proporciona es un profesional de la salud y está avalado por su saber, por su ciencia... Concepto PASIVO. Yo prefiero encontrarme personas activas en sus procesos de salud y enfermedad. Prefiero personas que atienden de forma activa a lo que los profesionales de la salud les ofertamos, que plantean sus necesidades y sus preferencias a la hora de ser atendidos, tratados, cuidados... Una persona que trabaja CON los profesionales de la salud y que no se deja llevar por la inercia del sistema.
      Me fijo en personas como Ana Hidalgo (Vivir con Insuficiencia Renal) o como Daniel Royo (Diabetes tipo 1) y creo que los profesionales de la salud debemos cambiar el registro. El enfermo debe ser un elemento fundamental en nuestro trabajo y no un ente pasivo al que le cubrimos con el manto protector de nuestro saber. Los servicios de salud deben ser diseñados y planteados teniendo en cuenta a las personas que atendemos...
       Un ejemplo reciente: prescripción enfermera: ¿Le han preguntado a los enfermos qué opinan de este tema? ¿Les han preguntado a los enfermos crónicos cómo se sienten al ser atendidos por los enfermeros y qué opinión les merece la atención+prescripción que ya realizan los profesionales enfermeros desde hace lustros? Estoy segura de que no... en esa negociación faltan muchos representantes de la enfermería y faltan los enfermos y usuarios de la sanidad. Nadie les ha preguntado qué opinión les merece la prescripción que ya realizan los enfermeros desde hace un mínimo de 25 años y medio, que es lo que llevo yo ejerciendo.
      Ese trabajar de espaldas a los enfermos es lo que lleva a que muchas personas enfermas salgan de las consultas hoy día, y de forma sorprendente, teniendo muy claro su diagnóstico y a veces hasta el tratamiento, pero sin saber cómo deben cuidarse en el día a día, teniendo dudas en cómo deben llevar y diseñar sus dietas, su ejercicio físico diario, sus relaciones sexuales, cómo planear las vacaciones y todas esas cuestiones cotidianas que siempre se ven alteradas por una enfermedad aguda, pero sobre todo que siempre se ven trastocadas por el enorme elenco de enfermedades crónicas. Se nos olvida en las plantas de los hospitales y en las consultas de primaria que esa persona con su flamante (o no) enfermedad vive a diario una vida con un sinfín de actividades cotidianas, con un trabajo u oficio, con unas expectativas de vida, con unas costumbres y rutinas que casi siempre la enfermedad modifica, altera o trastoca definitivamente.
      En mi blog las menos, pero sobre todo por mail recibo consultas de enfermos (casi todos con procesos renales crónicos) que no saben cómo llevar la dieta para enfermos ERC, que no saben cómo cuidar su fístula, que no saben si pueden irse de vacaciones, que no saben si entrarán en diálisis y como les alterará esto su VIDA... y siento mucho pesar e impotencia, porque eso sí, todos saben su cifra de creatinina y su urea y su colesterol... pero todos me preguntan con angustia y temor sobre qué hacer en su día a día. Los enfermos son tratados como pacientes en las consultas y en las plantas. Si les viéramos como personas enfermas creo que esto no sucedería: no dejaríamos que ninguna se fuera a casa con dudas o angustias y les proporcionaríamos una vía activa de comunicación con  nosotros para que puedan ir solventando las que les puedan surgir una vez recuperada su rutina. Les prescribiríamos APP's y blogs/webs que traten sobre su proceso y les derivaríamos a escuelas de pacientes o centros donde les proporcionaran la formación y herramientas que facilitaran el manejo de su proceso... Les facilitariamos lo necesario para ser enfermos activos y expertos de su enfermedad. 
      Creo que debemos cambiar el registro y plantearnos de una vez por todas y de forma real qué tipo de persona tenemos enfrente y qué necesita de nosotros como profesionales, cada uno en la medida de su individualidad.
      Dejemos de ver a PACIENTES y veamos PERSONAS. 

Y, por ahora nada más. Cuidaos, por favor...


jueves, 9 de abril de 2015

Tarde y mal. No Me siento representada...


El CGE ha tardado demasiado en dar una respuesta a las dañinas palabras del OMC, esas que nos lanzaban a la cara afirmando que la prescripción enfermera es un peligro para el enfermo o algo así…, palabras que, todo sea dicho, no reflejan el sentir de todos los médicos, pero esa es otra cuestión. En fin.
      Muchos pensábamos que el CGE tardaba en reaccionar porque estaba organizando una respuesta elaborada con argumentos irrebatibles sobre la idoneidad de la prescripción enfermera, con datos y una exposición detallada y comparada de nuestra actividad esa que se lleva a cabo a diario con magníficos resultados y un gran beneficio para enfermos y usuarios, que se explicaría y darían datos de la prescripción enfermera andaluza, de nuestro quehacer en comparativas con enfermeras de otros países… Pues no.
      La imagen, para mí, patética que se vio ayer en los medios (con descalificaciones innecesarias; pienso que con argumentar era suficiente) no quiero que me refleje como enfermera. No quiero que esas palabras me representen. Porque los medios hablan de guerra… ¿qué guerra? Ni yo ni la mayoría de los enfermeros estamos en guerra contra nadie. No tenemos enemigos, que sepamos… No luchamos contra nadie. Nuestra reivindicación de días atrás iba y va en defensa de nuestro quehacer y en el rechazo de unas manifestaciones que consideramos injustas y alejadas de la realidad cotidiana del trabajo de enfermería. Protestábamos contra palabras que reflejan el sentir de una parte de los médicos españoles, porque no todos los médicos opinan como la OMC. No, no vamos contra nadie.
      ¿Guerra? ¿Qué guerra, madre del amor hermoso? Hoy tengo la desagradable sensación, y lo digo con enorme pesar, que mejor habría sido que nuestros representantes no hubieran dicho nada. Porque la sensación de desaliento que ha generado es más dañina que el desagrado que sentimos el otro día por las desafortunadas palabras del OMC. Porque yo considero que, para que defiendan así mis intereses mejor me lo soluciono yo sola. Uno es dueño de sus silencios, pero es esclavo de sus palabras… Por supuesto, esta máxima no es mía pero se la prescribo a nuestros dirigentes.
      Me retiro a mis quehaceres, que junto a de miles de enfermeros de este país pasa por hacer nuestro trabajo de la mejor forma posible, seguir prescribiendo en el ámbito de nuestros cuidados de enfermería como lo hacemos a diario en un marco de triste alegalidad que una norma injusta nos ha impuesto y defender una imagen enfermera profesional, científica, responsable, moderna y… pacífica.
  Invito a leer a Comisión Gestora, «Un tiro en el pie #NoEsMiGuerra» y me sumo a sus palabras llenas de sentido, inteligencia y honestidad. #AsíSí