Política de cookies

martes, 28 de enero de 2014

La merecida victoria de la #MAREABLANCA; La Sanidad PÚBLICA seguirá siéndolo.


Foto perteneciente a ElPaís del 28/01/2014
Trabajadoras del Hospital del Henares se abrazan al conocer la noticia. / FOTO: SAMUEL SÁNCHEZ / VÍDEO: EL PAÍS-LIVE!


Esta entrada quiero realizarla como una reivindicación de los SERVICIOS PÚBLICOS DE CALIDAD, entre las que destaca la SANIDAD española, una de las mejores del mundo y a la que ciertos gobiernos, con intereses presupuestarios basados en errores garrafales (o basados en intereses que a veces resultaban excesivamente partidistas), deseaban desmantelar y convertirla en un negocio privado.

      Las movilizaciones de la #MAREABLANCA, han conseguido frenar esta privatización, privatización que el gobierno madrileño sigue emperrado en llamar «externalización», gracias a que la JUSTICIA ha captado los verdaderos intereses de quienes privatizaban y han deseado salvar LOS INTERESES DE LOS CIUDADANOS: queda claro, por tanto, y la Justicia así lo ha dejado patente, que la atención sanitaria a los ciudadanos en los servicios sanitarios públicos son más baratos y garantizan siempre la igualdad y la calidad. Lo privado, no daba esas garantías... y ¿sólo lo veíamos nosotros?. Además, y no deseo ahondar en ello, esta resolución de la Justicia no sólo ha restablecido un derecho que el gobierno de Madrid deseaba robar a sus ciudadanos, sino que esta hecatombe ha acabado con la dimisión de un Consejero de Sanidad indescriptible. Una dimisión por la que felicito a los madrileños... espero que el que venga detrás sea lo que los ciudadanos desean y necesitan. #MareaBlanca somos todos, profesionales, ciudadanos y usuarios de la sanidad pública. Hoy, mis compañeros de trabajo me felicitan porque saben que yo me sigo sintiendo vallecana-madrileña, pero creo que esta victoria es una victoria de toda la ciudadanía de este país, que hemos protestado, que se ha manifestado, que somos conscientes de que LA SANIDAD PÚBLICA ES UN DERECHO DE TODOS, que ningún gobierno nos puede quitar, porque se sostiene con nuestros impuestos.
Nada más.
      Me alegro enormemente de esta resolución, de que la Sanidad Pública Madrileña no sea desmantelada, de que la sanidad Pública siga dando ese servicio de calidad que ha proporcionado siempre, aún cuando les cerraron el grifo hasta casi ahogarles. Ahora, a mejorar, porque amigos y amigas, aunque el sistema público es el mejor también tiene un millón de fallos y errores que desde ya tenemos que empezar a solventar. Y eso no sólo es labor de las administraciones, es una labor interna que TODOS LOS PROFESIONALES DE LA SALUD debemos abordar desde ya. Nosotros conocemos qué falla mejor que nadie. Y hay que solucionarlo desde hoy, mañana será tarde...
 Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

domingo, 19 de enero de 2014

Libro: «CUIDADOS PALIATIVOS. Recomendaciones terapéuticas para Atención Primaria»


Editorial Médica Panamericana tiene en su colección el libro, «CUIDADOS PALIATIVOS. Recomendaciones terapéuticas para Atención Primaria» (2014), de J. González Otero (enfermero) y de M. Stablé Duharte (médica).

      El tema de los cuidados paliativos lo he tratado con anterioridad en este espacio y como bien sabéis son los cuidados que se establecen de forma programada e individualizada a aquella persona y su entorno (cuidador, familia...) cuando existe una enfermedad terminal, con el objetivo de mejorar su calidad de vida de los mismos; tal como dice la OMS:


«Los Cuidados Paliativos son un modo de abordar la enfermedad avanzada e incurable que pretende mejorar la calidad de vida tanto de los pacientes que afrontan una enfermedad como de sus familias, mediante la prevención y el alivio del sufrimiento a través de un diagnóstico precoz, una evaluación adecuada y el oportuno tratamiento del dolor y de otros problemas tanto físicos como psicosociales y espirituales.»


      Los profesionales que trabajan, o que hemos trabajado en Atención Primaria, sobre todo cuando se refiere a pueblos relativamente lejanos de un gran hospital o de la ciudad, conocen de primera mano lo complicado que es atender a estos pacientes de una forma adecuada, adelantándose a sus necesidades o poniendo en marcha medidas de control de síntomas o diagnóstico precoz de alteraciones, porque no estamos allí con ellos las 24 horas y porque el resto del tiempo les atienden otros equipos de salud que pueden entender la evolución de su proceso y los síntomas/cuadros que genera como una urgencia que requiere asistencia hospitalaria. Además, tal como los autores de esta obra indican en su contenido: 

«La atención en el domicilio del paciente terminal se considera el lugar idóneo para seguir su evolución, control, apoyo y tratamiento. Ante el elevado número de fármacos disponibles, la presente obra surge de la necesidad de facilitar al profesional el acceso a una batería terapéutica, destacando los medicamentos más utilizados por su eficacia y comodidad ante las limitadas vías de administración. Con este objetivo, se tratan los siguientes temas:
  • La comunicación con el paciente y las personas cuidadoras, primer paso a considerar para mantener una óptima relación humano-terapéutica.
  • El manejo de la vía subcutánea, así como los fármacos a administrar y sus combinaciones.
  • El dolor en los pacientes, por ser el síntoma de mayor prevalencia e impacto.
  • Las medidas higiénico-dietéticas y las recomendaciones generales, tanto para el personal sanitario como para los cuidadores.
  • Medidas rehabilitadores y modificaciones conductuales, incluidas en el tratamiento no farmacológico.
  • Incluye dos anexos con tablas de orientación farmacoterapéutica y descripciones de los principales fármacos recomendados.»
Esta obra me ha parecido muy buena, porque aborda los cuidados paliativos fuera del ámbito hospitalario o de atención especializada, poniendo en manos de los profesionales de enfermería y médicos las herramientas adecuadas para atender a estos pacientes y sus cuidadores de forma adecuada e integral. Como bien se pueden imaginar, la participación destacada en esta obra de un profesional de enfermería hace que los planes cuidados tengan un papel primordial, algo que siempre debe ser primordial en la atención a pacientes en las fases finales de su vida, en el que la idea de curación se ha descartado y se afronta los cuidados oportunos que faciliten, que posibiliten su confort y tranquilidad. 
      Me ha gustado especialmente la importancia que le dedican sus autores a la COMUNICACIÓN EN LA FASE TERMINAL DE LA VIDA (Capítulo I). El miedo, la ansiedad, la angustia... son elementos muy presentes en estas situaciones. Indican sus autores en este capítulo (página 3):

«Para conseguir el acompañamiento emocional es necesario perder el miedo a hablar desde el nivel emocional y, sobre todo, ser conscientes de que aunque la comunicación puede ser dolorosa, la incomunicación suele serlo mucho más»

      Este fragmento me ha parecido magnífico y muy esclarecedor de lo que supone el resto de la obra, que va constantemente en la misma línea.

      Esta obra va dirigida a profesionales de enfermería, médicos y estudiantes de ambos; aunque supongo que es una buena herramienta para otros profesionales que deseen entender cuales deberían ser los hilos conductores de la asistencia a pacientes terminales en el ámbito de Primaria. 
      Recomiendo  «CUIDADOS PALIATIVOS. Recomendaciones terapéuticas para Atención Primaria», de J. González Otero (enfermero) y de M. Stablé Duharte (médica), de Editorial Médica Panamericana; creo que es una magnífica herramienta para poder atender a estos pacientes y su entorno de forma adecuada y completa, sobre todo en aquéllos casos en los que el paciente vive lejos de una unidad hospitalaria o especializada con este tipo de asistencia a pacientes terminales. El tamaño de esta obra como libro de bolsillo facilita el llevarlo siempre encima y me parece una idea magnífica, que dice mucho de su utilidad como obra de consulta constante y siempre a mano.

Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

martes, 14 de enero de 2014

Nuevo año pleno de ¿esperanza?



  • Urgencias hospitalarias saturadas, por falta de personal, falta de camas abiertas y aumento de los casos de gripe en particular, en todas España, no sólo en Madrid. Pacientes en pasillos, en sillas...
  • Retirada de tarjeta Sanitaria a emigrantes españoles que se ausenten de España más de 90 días... ¿pero qué sucede cuando regresan, cómo recuperan ese derecho? Nuevo recorte de derechos Sociales/Sanitarios que algunas CCAA se niegan a poner en práctica, como Asturias y Andalucía
  • Privatización de servicios básicos de asistencia sanitaria o privatización patente de hospitales y asistencia
  • Retirada de vacuna de Varicela para menores de 12 años, es decir, aunque deseemos poner a nuestros hijos la vacuna de varicela en la privada antes de los doce años de edad, ya no podemos... una prohibición encubierta, por que dicen que abusamos de la vacuna... ¿ponerle a nuestros hijos la vacuna de la varicela antes de los doce años, es abusar? ¡Válgame!

  • Alarma creada por los medios por los nuevos casos de Gripe... estamos en invierno y es «normal» que haya gripe... ¿por qué generan esta alarma? ¿por qué no cuentan todos los años en los medios los miles de personas que ingresan en hospitales y UCIs por la gripe y a resultas de la cual, por desgracia, muchos de ellos fallecen? ¿Por qué este años sí...?
  • Nueva Ley del aborto producto de ideologías que recorta un derecho que debería estar, aunque las estadísticas establecen que no ha existido mayor número de abortos desde que se aprobó la Ley de 2010
  • La imposición de un Copago/REPAGO en productos farmacéuticos hospitalarios y en trasnportes que no está claro que ahorre en nada...
  • Los dependientes y sus familias siguen sufriendo las políticas restrictivas del gobierno

Este es nuestro nuevo año; un año que a nivel de salud/sanidad empieza feo y tristón... pero yo me muestro confiada en que quizá se pueda ir a mejor. Si todos estamos convencidos de que son derechos que podemos recuperar y si trabajamos juntos.

Y, por ahora nada más. Cuidaos, por favor...
No lo olvidéis, la sanidad pública es un derecho y un servicio público que pagamos todos con nuestros impuestos...