Política de cookies

viernes, 18 de julio de 2014

#DONARENVIDA; Donación de vivo II: «SER DONANTE VIVO»

Editado  19 julio 2014
Tal como se indicó en la entrada anterior, serán el urólogo y el nefrólogo de un paciente con ERC los que establezcan que ese paciente es apto para recibir un trasplante. De entrada, todo paciente apto para trasplante, entra en la conocida como LISTA DE TRASPLANTE habitual, es decir, la lista de trasplante de cadáver o de pacientes en asistolia. En esta lista están los pacientes que pueden, digamos, aguantar esta espera porque están en diálisis o su situación es estable. Si su situación de base se agravara o empeorara por alguna razón y su única salida es un trasplante, ese paciente entraría en lo que se conoce como CÓDIGO CERO..., esto supone que ese paciente no puede esperar en su lista provincial o regional y que en cuanto salga un injerto compatible en cualquier parte del territorio nacional será para él.
      Bien, esto que acabo de explicar es sólo a título informativo, pero no es lo que nos interesa... no es el motivo de esta entrada.

Un paciente en LISTA DE ESPERA PARA TRASPLANTE, puede tener un familiar o amigo dispuesto para donar, en este caso un riñón, para él. Nos encontramos, entonces con lo que se conoce como DONANTE VIVO. 
¿Quién puede ser donante vivo? La ONT nos lo indica en su página web:

La donación de vivo es posible si se cumplen las condiciones y requisitos establecidos por la Ley. El donante ha de ser mayor de edad y gozar de buena salud física y mental. La Ley incluye los pasos a seguir por todos los implicados: profesionales médicos y personal judicial y  donante y receptor; para garantizar los derechos de ambas partes, la libertad en las decisiones, voluntariedad, gratuidad y altruismo. Dado que cada caso tiene sus propias particularidades, las recomendaciones son consultar todas las dudas al equipo médico responsable del enfermo

¿Cómo se actúa?
Bien, cuando alguien se presta voluntario como donante vivo, ese paciente ERC le notifica a su nefrólogo que tiene un candidato para que le done en vivo un riñón. El nefrólogo entonces notificará al servicio de trasplantes esta circunstancia (o se encargará él mismo de darle curso) y al donante vivo se le citará y recibirá en la consulta de TRASPLANTE.
¿Cuál es el protocolo?
El proceso es complejo. Se puede leer al completo en qué consiste en este documento:
Miguel Ángel Gentil Govantes, Porfirio Pereira Palomo
Nefrologia 2010;30(Suppl. 2):47-59

      El nefrólogo recibirá al donante potencial en consulta sin que el paciente ERC familiar/amigo suyo esté presente. El médico, entonces, le explorará, le hará una Historia Clínica completa y filtrará, digamos, en primera línea que ese donante concurre de forma voluntaria, sabiendo a qué se enfrenta y sin coacciones de ningún tipo. Ante la más mínima duda a este respecto, este donante no suele ser aceptado. Si no es el caso, es decir, el donante cumple con los requisitos previos antes indicados, el nefrólogo pasará a realizarle las pruebas de compatibilidad DONANTE-RECEPTOR, es decir, realizará pruebas de grupo ABO y Rh, HLA... para valorar si el organismo del donante es compatible con el receptor. Estas pruebas establecen que el donante potencial tiene el mismo grupo sanguíneo que el enfermo ERC, que su Rh es compatible, y que sus tejidos también son compatibles, es decir, que el sistema inmunológico del RECEPTOR no atacará como «extraño» al injerto que se le trasplante. Como se pueden imaginar, este paso es fundamental. Ya de por sí el injerto será siempre un cuerpo extraño en el organismo del receptor, pero si se parecen mucho, mucho, si son muy semejantes, es decir, si son muy compatibles, las posibilidades de rechazo, de que el organismo del receptor ataque como extraño a ese injerto, serán menores.
      Ante esta situación, es decir, una vez que se le hacen estas pruebas iniciales al donante potencial, puede ser que que sucedan dos cosas:
  • que el DONANTE sea COMPATIBLE con el RECEPTOR
  • que el DONANTE NO sea COMPATIBLE con el RECEPTOR.
Vamos a ver qué sucede en cada caso.
A. DONANTE Y RECEPTOR SON COMPATIBLES:
Esta situación es la ideal, es decir, un donante familiar será el donante vivo del paciente ERC. Se les realizaran todas las pruebas pertinentes, tanto a donante como a receptor. 
  • Donante: se establecerá con todas la pruebas necesarias que está sano no sólo en sentido físico, si no a nivel psicológico y social. Ya se explicará más adelante en qué consisten estas pruebas.
  • Receptor: el nefrólogo complementará las pruebas que considere oportuno para establecer que el paciente ERC puede afrontar una intervención quirúrgica del calibre de un trasplante, que como se pueden imaginar es una cirugía mayor de enorme calado.Esto es así porque desde que se le incluyó en lista de trasplante normal pueden haber pasado cierto tiempo. Esto hay que actualizarlo.
Una vez llegado a este punto, que el paciente ERC tiene ya un donante vivo, al paciente se le saca de la lista de trasplante normal de cadáver/asistolia. Deja su sitio, por decirlo de una forma didáctica, a otros pacientes que esperan.
B. DONANTE Y RECEPTOR NO SON COMPATIBLES:
Hace unos años, si sucedía esto, pues todo el proceso se veía paralizado en este punto. Pero hace unos años, desde 2009, la ONT  incluyó en su cartera de trasplantes con donante vivo la posiblidad de TRASPLANTE CRUZADO. ¿En qué consiste? Pues supone que un familar no compatible con un paciente ERC done un riñón a otra pareja que está en su misma situación. Es sistema no es más que un intercambio entre dos parejas formadas por paciente-donante. De esta forma un paciente ERC puede verse beneficiado de un trasplante de vivo aunque su familiar donante no sea compatible con él.
      En este caso, a diferencia del caso anterior de donante y receptor compatibles, el proceso de donación y trasplante no es inmediato. El paciente ERC y su donante vivo entran en otra lista de trasplante, LA LISTA DE TRASPLANTE CRUZADO.  En esta «lista» se cruzan de forma periódica todas las parejas apuntadas e incluidas en el sistema, con el objetivo de obtener cruces de compatibilidad; se puede hacer de pareja en pareja o en forma de cadena de trasplante, lo que por supuesto, aumenta la complejidad del sistema. A veces, entra en la cadena entra un donante vivo que no tiene pareja receptora, es decir, que no tienen ningún familiar enfermo ERC. Es una persona que dona de forma totalmente altruista, sin ayudar a un familiar en el proceso. Es lo que se conoce como DONACIÓN ALTRUISTA o, para los que gustan de nombres más literarios, donante samaritano.
      Mientras paciente ERC y donante vivo esperan a que el sistema de la ONT encuentre una pareja compatible, este paciente está en dos listas, en la LISTA DE TRASPLANTE NORMAL DE CADÁVER/ASISTOLIA y en la LISTA DE TRASPLANTE CRUZADO. Se le trasplantará por cualquiera de los dos sistemas; sólo depende cual de las dos listas le da una compatibilidad adecuada para ello.

¿Qué pruebas se le realiza al DONANTE VIVO?
En el documento anrriba indicado (Estudio y selección del donante vivo de riñón. Miguel Ángel Gentil Govantes, Porfirio Pereira Palomo. Nefrologia 2010;30(Suppl. 2):47-59) se especifican todas las pruebas que se le realizan a los candidatos a donante vivo. Pero voy a resumirlas en esta entrada, para facilitar su comprensión:
  1. Primera fase: estas pruebas van dirigidas a establecer si el candidato a donante vivo reúne los requisitos físicos adecuados para cumplir con su intención de donar. Se realizan pruebas físicas: análisis de sangre y orina, electrocardiograma, radiografías, ecografías, curva de glucemia (para descartar posibles diabéticos sublcínicos). Si el candidato a donante sufre sobrepeso u obesidad debe adelgazar. ¿Por qué? Pues porque el donante, tras la extirpación de su riñón, debe quedar en las mejores condiciones físicas que no hagan pensar que en pocos años será un enfermo renal y precisará alguna forma de diálisis/trasplante. La obesidad es factor de riesgo de todas las patologías que afectan de forma directa a la función renal (diabetes, cardiopatías, HTA...). Ser diabético, sufrir HTA, obesidad... son motivos por los que serán rechazados como donantes vivos.
  2. Segunda fase: una vez superada la primera tanda y si eres aceptado como candidato posible a donar en vivo, el nefrólogo pasa a valorar que estás sano por completo, por lo menos en todas las situaciones detectables a NIVEL FÍSICO de forma no cruenta. Se pasan a realizar pruebas que descartan tumores, patologías cardíacas y circulatorias, patologías renales; se realizan angiotacTAC para valorar forma, tamaño y vascularización de ambos riñones; también se pasa por la consulta del urólogo, que es el que realizará la extracción del riñón si se llegara a buen término. También se pasa por la consulta del PSICÓLOGO, por razones obvias, y por la consulta de un TRABAJADOR SOCIAL, que valora si el entorno familiar, económico, laboral, relacional de donante vivo y receptor son adecuados. 
Una vez pasadas estas dos fases, el nefrólogo reune todas las pruebas e informes que le lleguen y dará el dictamen al candidato a donante en vivo. Establecerá si es apto o no apto. Si considera que SÍ ES APTO te pondrá por delante un formulario de varias páginas que no será otra cosa que un Consentimiento Informado de Trasplante de Vivo, que recomiendo leer con detenimiento y preguntando al médico todo lo que no se entienda: es fundamental que el donante vivo entienda los riesgos a los que se enfrenta  durante y después de la intervención; que entrará sano a un quirófano y que saldrá menos sano de lo que entra; que tener un sólo riñón permite llevar una vida normal y saludable, pero que es un riesgo a todas luces para un futuro aún por determinar en la persona que se enfrenta a una donación en vivo... Insisto, es fundamental leerlo con detenimiento, preguntar lo que no se entienda y no firmar si no se está absolutamente convencido de lo que se está haciendo.
      Una vez firmado es Consentimiento Informado, el nefrólogo lo guardará en la historia del donante vivo.

Bueno, lo dejo aquí por ahora. En la siguiente y última entrada sobre este tema, ya explicaré cómo son los últimos pasos, cuando ya está inminente el trasplante y se tiene fecha. No deseo saturar con demasiados datos e información. Me gustaría saber que todo lo que explico se entiende y está claro.

Y, por ahora, nada más. Cuidáos, por favor...

3 comentarios:

Marisa G dijo...

Gracias de nuevo Lola por informar a todos, sobre este proceso y todo lo que conlleva.
Falta mucha información, incluso entre el personal sanitario
Deseo que todo siga muy bien Bss

Fernando Campaña @ferenfer dijo...

Muy completa explicación, Lola, quedamos ansiosos a la espera de la tercera entrega...
Gracias

tomae dijo...

Lola eres todo un amor, explicando todo el proceso, ¿sabes? mientras leía esta divulgativa entrada, se nota que la vives, pensaba no solo en vosotros sino que también en toda la gente y profesionales que han participado y participan en el proceso. Y en cada frase de este post los veía a ellos y ellas con la minuciosidad y profesionalidad que tu describes La Donación en vida, pero no solo eso, sino que pensaba en la satisfacción personal, el entusiasmo y cariño con que esas personas viven y han vivido el participar en la Vida. Y eso querida Lola, participar en eso y transmitirlo como lo has hecho (sin ningún tipo de exhibicionismo) transmite no solo que vales el riñón que vales sino que contagia-s sin artificios la alegría con la que toda esa gente y por supuesto vosotros, ha hecho posible este pequeño milagro.

Estoy convencido que Ana Hidalgo(Hola Ana y felicidades por tu santo de ayer) siente la misma felicidad comporta haber hecho algo como lo que nos cuentas.


Un beso fuerte amiga!!! y Miles de Gracias por compartir. :) :) :)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...