Política de cookies

jueves, 28 de marzo de 2013

Memoria de mi enfermera XLIV: «Violación»

Esta entrada se la dedico a la inefable profesora Gloria Casanova

Fragmento de mi relato «UN PELLIZCO EN EL ALMA»

«Mi hija es una guapa jovencita, por lo menos a mí me lo parece. Pero sobre todo es buena, amable y responsable. Estudia mucho, más por gusto que por obligación. Nunca hemos querido dirigir su futuro; pero es que tampoco hemos tenido necesidad. Cuando otros padres se veían impelidos a encauzar la vocación de sus retoños, nuestra hija nos relataba sus planes de estudio y sus esperanzas. Lo tenía muy claro, muy decidido, por lo que apenas hemos debido planificar su futuro académico; sólo nos hemos ido encargando de gestionar papeles y trámites administrativos en el instituto y en escuelas de formación. 

      Ana, como todos los jóvenes de su edad, ha ido conociendo amigos y amigas y nos los ha ido presentando oportunamente. He de reconocer que más de uno y más de una de esas amistades no llegaron a ser de nuestro agrado. Eran demasiado modernos para nuestro gusto, pero jamás tuvimos motivo de queja. Muchas veces discutimos con Ana y más de una vez, y más de diez, estuvo castigada; la hora adecuada de volver a casa por las noches; su gusto en el vestir, demasiado escueto y moderno para nuestras mentes carcas; diferencia de opiniones o el incumplimiento de alguna norma doméstica, fueron el origen de enfados, broncas y castigos. Pero nada más. Ana es una buena persona y ha crecido demasiado deprisa para mi gusto; se ha convertido en una mujer delante de mis narices casi sin darme cuenta. A sus quince años, en el momento en que todo ocurrió, se valía por sí misma con total desenvoltura, como cualquier adulto y, en poco tiempo, no nos necesitaría para poder llevar su propia vida. Entender algo tan sencillo como esto me ocasionó una inmensa tristeza. Para mí seguía siendo mi niña pequeña. Todo cambiaría para siempre mucho más rápido de lo que a todos nos habría gustado. 

      Una noche mi hija no llegó a la hora que teníamos acordada. Llevaba más de una hora de retraso. Otras veces se había retrasado unos minutos, pero nunca tanto. Yo no paraba de mirar el reloj por el rabillo del ojo. Sara tampoco. No podía concentrarme en el programa de televisión que estábamos viendo. El corazón me latía como loco en el pecho y amenazaba con ahogarme. Transcurrió una hora más y, cuando ya tenía el teléfono en la mano para llamar a la policía, una llave rasgó la cerradura de la puerta de nuestra casa. Sara y yo saltamos del sofá a la vez, como impulsados por un resorte y corrimos a la entrada. Cuando mi hija entró supe con sólo verla lo que le había pasado. El largo y hermoso cabello castaño aparecía revuelto y sucio. La ropa rota y descolocada. La cara magullada y manchada de sangre, saliva y lágrimas. Mi hija lloraba y no nos miraba a la cara; se tironeaba de la falda destrozada con una mano, mientras que con la otra intentaba, con poco éxito, cerrar sobre su pecho los restos hechos jirones de su blusa. Me quedé helado. No podía moverme, no podía reaccionar. Sara se abalanzó sobre nuestra hija, la abrazó y la acunó mientras ambas lloraban. La hizo entrar en casa y cerró la puerta con llave. La llevó al cuarto de baño y abrió los grifos dejando correr el agua. Algo chispeó en mi mente y me dirigí al baño con una agilidad que creía perdida hace años... Cerré los grifos con movimientos torpes y nerviosos. «¡No la laves, no se te ocurra lavarla!» La voz me salió en un bramido que hasta a mí me asustó. Mi hija y Sara se acurrucaron la una en la otra y me miraron con horror. Mi querida esposa comprendió al instante y entre susurros explicó a Ana la necesidad de ir a comisaría tal y como estaba. La niña se dejó hacer, se dejó llevar. Nosotros nos ocuparíamos de todo y la cuidaríamos como habíamos hecho hasta ese momento. ¡Mi niña! 

      En la comisaría nos atendieron eficiente y rápidamente. Nos acompañaron al hospital, el mismo en el que yo trabajaba en ese momento, por cierto. Esperé lo que me parecieron interminables horas mientras mi esposa acompañaba a Ana en las exploraciones y tomas de muestras que le realizaron. Una unidad especial de la Policía se encargó de todo. Tanta celeridad y facilidad en el desarrollo de los distintos trámites me ayudaron a comprender que debían de ser muchos los casos como los de mi hija. 

      Al alba regresamos a casa. Nuestra hija pudo acostarse ya aseada, por fin y, con la ayuda de la mediación adecuada, se durmió al poco. Su sueño fue inquieto y plagado de espantosas pesadillas.»

------oooooo000000oooooo------

Podría haber sido más cruento mi relato, de hecho he estado tentada a hacerlo y mostrar de verdad cómo se siente una mujer cuando un tipo asqueroso y repugnante (porque hasta el más guapo y limpio se vuelve así cuando viola a una mujer... o lo pretende) se le echa encima y la fuerza para violarla. ¿Que como lo sé? Quizá tengo tanta empatía que soy capaz de imaginarlo... ¿verdad? 
      No.
      Lo sé porque yo lo sufrí... a mí, con 16 años, me abordó un cerdo asqueroso con una navaja e intentó violarme. Me sobó todo el cuerpo, me puso la navaja en el cuello me susurró que ya había estado en el trullo y que le daba igual volver... Me tomó el pelo entre las manos y se lo llevó a la cara. Al final logré escapar, pero el terror se apalancó en mi cuerpo, en mi esencia, en mi espíritu, en mi vida y ya nunca he sido capaz de deshacerme de él. He aprendido a vivir con ese miedo.
      Cuando te atracan de esta forma te roban demasiadas cosas, te roban tu seguridad, tu felicidad, tu feminidad... Yo tenía el pelo largo y rizado hasta la cintura; adoraba mi cabello largo y bonito. Tanto asco me provocaba mi cabello en la cara de ese cerdo que me lo corté cortito y ya nunca me lo he dejado largo otra vez.
      Te roban todo y se meten en tus sueños, en tu imaginación, en tu vida..., sin salida, sin escapatoria alguna. Y eso que no se consumó lo que muchos pueden pensar que es lo peor. No quiero ni imaginar el tener algo como eso en mi cabeza toooooda la vida, rumiarlo una vez y otra y procurar llevar una vida sexual normal dejando a un lado algo tan espantoso. Sí, la mujeres que sufren algo así y lo superan son fuertes, son luchadoras... pero por desgracia no todas consiguen superarlo, muchas enferman e incluso, se suicidan.
      
      Estos días atrás hemos tenido que leer y escuchar que una profesora de religión, una integrista estulta e ignorante, aseguró en su cátedra: «El aborto en caso de violación no es aceptable; de lo terrible de una violación, sacas algo bueno que es un hijo». Otras perlas que brotan del intelecto de esta mujer fueron que «la homosexualidad se puede reconducir» o que... «aunque tu marido te sea infiel, la verdadera prueba de amor es seguir amándole con lágrimas en los ojos, como Jesús lloraba en la cruz" o "las mujeres maltratadas no deben separarse porque eso es amor
      A esta mujer y a los que defienden sus postulados no les deseo ningún mal... no soy como ellos que prefieren que una mujer siga sufriendo maltrato físico o psicológico con tal de no separarse de su maridito. La maldad en esta sociedad hay que coartarla, frenarla y erradicarla con medidas educativas y castigando los delitos... no tolerándolos con amor, como pretenden estos pacatos. Demasiadas mujeres sufren violaciones con resultado de embarazo, agresiones sexuales de todo tipo, acoso, malos tratos y asesinatos resultado de una relación machista y hay que poner en nuestra sociedad todos los medios que protejan a las víctimas, no que encubran al delincuente. Señores y señoras integristas cristianos: el amor es para todos y debemos empezar por las víctimas, amen ustedes después al agresor. Estoy segura de que no pensarían igual si las víctimas de violación fuera una hija suya o ustedes mismas. De hecho, cuando era joven vi varios casos de flagrante hipocresía integrista-cristiana: alguna que otra joven hizo un viaje relámpago a Londres con la excusa de ir de compras. Al regreso pesaban varios kilillos menos. El aborto está mal, claro, excepto cuando les afecta el problemilla a ellos y ellas. Entonces sigue estando igual de mal, pero de escondidas.
      Yo no estoy especialmente a favor del aborto, tengo mis dudas y mis reservas, pero por supuesto lo veo una medida imprescindible en algunos casos y en caso de violación lo veo FUNDAMENTAL. Diga lo que diga esta... profesora.

      Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

jueves, 21 de marzo de 2013

21 de Marzo: DÍA MUNDIAL DEL SÍNDROME DE DOWN


Imagen perteneciente a DigitalExtremadura.com

Una vez más celebro con vosotros el DÍA INTERNACIONAL DEL SÍNDROME DE DOWN. Fíjate que coincide en día con el EL DÍA MUNDIAL DE LA POESÍA... y en las redes sociales veo más referencias a la POESÍA  que a las personas con Síndrome de Down.
      ¿Nos interesan más las palabras que las personas? No sé.
      Como ya he indicado más veces, la sociedad necesita el aporte de cada una de las personas que la conforman, unos harán cosas grandes y otros cosas pequeñas. Todos y cada uno de esos aportes son los que dan riqueza a la vida, a la sociedad, a la existencia. Una sociedad no está completa si no recibe el aporte de todos, cada uno en su diversidad... ¿no creéis?



      Os dejo el spot que Down España ha realizado para este día y que según nos cuentan...

El regalo de Sofía” y ofrece el testimonio de los padres de una niña con síndrome de Down. En él cuentan que su hija les demuestra “que la discapacidad no está reñida en absoluto con la felicidad”, que les ha dado “una nueva escala de valores” y les ha hecho descubrir “el fondo de las personas” que tienen a su alrededor.
Con esta campaña DOWN ESPAÑA quiere hacer un reconocimiento a las personas con síndrome de Down y a lo que éstas aportan a la familia, al entorno y a la sociedad en general. Valores como la constancia, la empatía, el afán de superación, el entusiasmo por las pequeñas cosas, la generosidad, la naturalidad, la importancia de vivir en el presente… son algunas de las cosas que nos enseñan las personas con síndrome de Down y que enriquecen a toda la sociedad.

      Es un spot realmente bonito; te descubres sonriendo con su sonrisa.
      Hay que mirar la vida con otros ojos... no creamos jamás que nuestra vista es la buena; con frecuencia, si nos dejamos enseñar, veremos cosas maravillosas y seremos capaces de sentir ese calorcillo en el corazón que te proporcionan las personas cuando las dejas que te muestren de lo que son capaces.
      En estos tiempos difíciles en los que muchas veces -demasiadas- algunos se quedan en el camino, no olvidemos que juntos somos mucho más fuertes que por separado. Que todos somos capaces de aportar algo al esfuerzo común y que nunca debemos dejar llevarnos por prejuicios que tiendan a minusvalorar el valor de los demás en nuestra sociedad. Dejémonos sorprender.
      En estos tiempos difíciles en los que los gobiernos recortan y retiran servicios básicos tan necesarios para las personas con necesidades especiales, no seamos como los que se creen con la prepotencia de dictarnos en qué se puede y no se puede invertir nuestros impuestos. Siempre digo que la mayor generosidad suele nacer de los que menos tienen; seamos pues generosos con todos los que nos pueden necesitar, sobre todo con los que muchas veces no piden nada.

      Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor...

jueves, 14 de marzo de 2013

14 de Marzo: Día Mundial del Riñón: «ESCUCHA A TUS RIÑONES»

 Imagen perteneciente a conSALUD

Hoy es EL DÍA MUNDIAL DEL RIÑÓN, que adopta el eslogan: ESCUCHA A TUS RIÑONES. ¿Qué significa? Pues que la Enfermedad Renal Crónica (ERC) puede no dar síntomas llamativos, que puede aparecer tan despacio que la persona no note nada destacable... Puede estar enfermo durante años y no recibir tratamiento por desconocerlo, y es precisamente el tratamiento precoz el que posibilita un mejor pronóstico. Según el Estudio EPIRCE (Epidemiología de la Insuficiencia Renal Crónica en España) demuestra que el 6,8% de la población adulta, aparentemente sana, con una edad media de 49 años presenta una insuficiencia renal oculta o sin detectar, es decir, que aproximadamente 2,3 millones de personas en España padecen este problema y no están diagnosticadas.(fuente: conSALUD)

Imagen perteneciente a Analítica.com

No debemos olvidar que los riñones son para toda la vida, que son fundamentales para regular una gran variedad de funciones en nuestro organismo: regula la tensión arterial; se ocupa de la síntesis de una hormona, ERITROPOYETINA, que se encarga de estimular a la médula ósea de los huesos para que fabrique glóbulos rojos; se encarga de regular el balance hidro-electrolítico del organismo, es decir, el balance de agua e iones en el cuerpo, como el Sodio, el Potasio, fundamentalmente y se encarga de eliminar un montón de metabolitos resultantes del metabolismo celular, como urea, creatinina, urobilinógeno...
      En la imagen justo encima de este párrafo tenemos una preciosa recreación de un glomérulo (estructura vascular de una nefrona, la unidad funcional del riñón). Es una estructura muy delicada que debe tener unas condiciones de presión, hidratación y vascularización estables y constantes, de tal forma que agresiones continuadas daña irremediablemente su estructura y por tanto su funcionalidad.
      Cuando una parte del riñón se daña, otras partes de la estructura renal (nefronas) lo van sustituyendo. Si la agresión continúa, llega un punto en que todo el riñón está dañado. Y CUANDO HABLAMOS DE QUE SE DAÑA UN RIÑÓN, EN REALIDAD, SE DAÑAN LOS DOS AL MISMO TIEMPO. Cuando la lesión es importante, no queda nada de riñón sano que sustituya a esa parte dañada y aparece la ERC. Esto puede suceder en años o en meses, dependiendo de la persona, de su edad, de su estado físico...

Lo ideal es evitar todo aquello que puede dañar de una forma u otra a nuestros riñones y llevar una vida sana, con hábitos de dieta saludables (DIETA MEDITERRÁNEA y abundante aporte de agua al día),  evitando la sal o alimentos que la contenga en exceso, ejercicio físico diario y adecuado a nuestra edad y condición, control de tensión arterial, hipercolesterolemia y patologías crónicas asociadas (diabetes, obesidad, cardiopatías)
      Creo que es más fácil cuidarse, que es más sencillo y satisfactorio llevar una vida sana, sin tóxicos, controlando la dieta y la sal, que vivir toda la vida enfermo. Sobre todo compensa más. Desead estar bien, desead estar sanos... si tenéis esa pequeña chispa, todo lo demás viene solo. Cuidarse no supone sacrificio: supone aprender a compatibilizar lo saludable con los diversos placeres de la vida sin necesidad de esperar a estar enfermo... pensadlo, depende de vosotros!

Para saber más:
Y, por ahora, nada más. Cuidaos, por favor.

jueves, 7 de marzo de 2013

8 de Marzo: «DÍA DE LA MUJER... ¿SÓLO HOY?»


Nuevo Día de la Mujer algo que celebro desde que tengo este espacio. Todos los años intento hacer visible a las mujeres que nadie ve, a las mujeres víctimas de violencia machista, no sólo en nuestro país  sino en cualquier parte del mundo, ahora y desde siempre...
      Este año quiero hacer mi celebración en positivo: LAS MUJERES EN IGUALDAD Hoy en día, realmente es utópico pensar que vamos a alcanzar los mismos logros que los hombres, pero pensemos que cada día es más POSIBLE. Por eso quiero reivindicar que este día debería ser todos los días del año. Tenemos mucho que conseguir aún...
... conseguir que podamos lograr los mismos puestos en la sociedad, sin necesidad de discriminación positiva; que se vea y se considere lógico que una mujer pueda llegar a cualquier puesto y con idéntico sueldo que un hombre, sólo porque se valore su valía en igualdad de condiciones a las de un hombre.
... conseguir que la mujer no sea discriminada a la hora de contratarla porque su maternidad sea un handicap; por lo tanto, sería preciso que las bajas maternales se vieran unidas a una baja por paternidad, de igual duración. Así, ser potencialmente madre nunca sería un prejuicio para los empresarios.
... conseguir que se considere machista la actitud de la iglesia católica y de otras confesiones que relegan a la mujer a puestos terciarios y serviles, amparados en creencias retrógradas. Mi opinión es que esas religiones nunca deberían recibir subvenciones estatales ni de cualquier otro organismo público sujetos a impuestos ciudadanos. No seamos hipócritas: los estados dicen condenar el machismo, pero lo amparan dando dinero público a estamentos que no sólo lo promocionan si no que presumen de ello. La tradición ya no es escusa suficiente: es machismo, puro y duro.
... conseguir que en los hogares hombres y mujeres compartan por igual las tareas de la casa, que haya hombres amos de casa y que las mujeres que trabajan fuera no se vean sobrecargadas de tareas que se les considera como propias (como si una naciera con una escoba grabada en la frente a fuego...). Demasiado a menudo el trabajar fuera de casa no sólo es un paso de realización personal, sino una necesidad económica que lleva implícito conservar las mismas cargas que se le asigna a la mujer por hecho de serlo, dado que no se ven liberadas de ellas: maternidad, tareas del hogar, cuidado de ancianos y enfermos...
... conseguir acabar con la violencia en todas sus manifestaciones: machista, machista y machista. ¿Cual es la actuación que podría conseguir acabar con ello?: a largo plazo: EDUCACIÓN EN IGUALDAD. A corto y medio plazo: ser implacables con los hombres agresores, desde el primer atisbo de agresión (física y/o psicológica), poner medios adecuados a nivel social, jurídico y policial, ajustar las penas legales a la magnitud del problema, que adecuaría la máxima de ATENDER CON PRIORIDAD A LAS VÍCTIMAS Y NO DAR PRIORIDAD AL AGRESOR. Y castigar a los agresores, no a las agredidas: ES OBSCENO QUE HAYA PAÍSES QUE CASTIGUEN A LA MUJER VIOLADA Y NO AL VIOLADOR. ¡¡¡ES MONSTRUOSO!!! El summun de la violencia hacia las mujeres. Esto incluye, además: acabar con la ablación, acabar con las bodas de conveniencia de niñas, acabar con la venta solapada de niñas/jóvenes, acabar con la trata de mujeres, acabar con la imposición de prostitución a mujeres/niñas... Defender, en definitiva los derechos de las mujeres y de las niñas en tantos y tanto países en los que se las trata como cosas sin valor.
... conseguir que se eduque a las niñas en aquellos países/culturas que les niegan este derecho. Todos hemos visto a Malala, la niña pakistaní, que fue tiroteada a la puerta de su escuela cuando defendía el derecho de las niñas a estudiar.

      Estas son las que deseo destacar, pero quedan tantas cosas por conseguir... No busco ni pretendo que se anule a nadie. SÓLO BUSCO IGUALDAD. No me gusta mucho la palabra «feminismo», la he visto necesaria durante mucho tiempo, pero incluye unas connotaciones que aleja del otro extremo y casi da una imagen de oposición, más que de acercamiento. Yo quiero, necesito, que se nos mire como personas con un valor, no como un sexo débil, menospreciado, infravalorado y ninguneado, como hasta ahora sigue siendo.
      ¡¡¡QUIERO IGUALDAD!!!

      Termino con esta bonita carta que ha escrito mi hija en un ejercicio del colegio. Ella me ve así... y ¿saben? me he sorprendido. Yo no era consciente de su mirada y de que me vea tanto. Esto va por todas, por todas las que están y que fueron. Por mi madre que tanto ha luchado para que yo sea lo que hoy soy...  Pero también va por todas y por todos sin distinción. Yo no he llegado sola hasta lo que soy hoy, he llegado de la mano de muchas personas... ¡qué más da su sexo!


Eso es todo.
      Y, por ahora, nada más.