Política de cookies

martes, 29 de enero de 2013

Día Mundial contra la LEPRA (27 de enero 2013)


El pasado domingo 27 enero, se celebró el Día Mundial contra la LEPRA; se celebra anualmente el último domingo de enero. La idea del día mundial de la lepra la tuvo el periodista francés Raoul Follereau (1903-1977) que al conocer la leprosería de Costa de Marfil, por motivos laborales, promovió la sensibilización y movilización mundial para la lucha contra esta enfermedad y su estigmatización social, eligiéndose el último domingo de enero para esta efemérides, que coincide con el pasaje del evangelio en el que se narra la cura de los leprosos. 
      Lo cierto es que iba a dejar pasar el evento si no fuera por varios comentarios que he escuchado estos días sobre esta infección -sobre los que no voy a incidir- que me han mostrado lo poco o nada que sabe la población en general sobre esta patología. Por ello me he lanzado a escribir sobre ella, aunque han pasado un par de días desde el evento. Vamos allá...

¿Qué es la LEPRA?  
La LEPRA es un infección CRÓNICA provocada por un microorganismo, la Mycobacteria Leprae o Bacilo de Hansen, dado que fue este médico noruego,Gerhard Armauer Hansen, quien descubrió el bacilo que la causa en 1873, por tanto, quien descubrió que la lepra estaba producida por una bacteria y que se trataba de una infección. Como todos sabemos, tanto la Biblia como todos los textos desde la Antigüedad hasta casi el siglo pasado, la lepra se ha considerado una especie de enfermedad llena de leyendas y que abocaba a quien la padecía al ostracismo más cruel; tener lepra se convertía en un símbolo de casi cadáver-andante, que debía deambular con campanillas que debía agitar con fuerza para avisar de su presencia y que las personas «sanas» pudieran apartarse con tiempo y no respirar el aire que le rodeaba, no fuera a ser que se contagiaran. Las leproserías, hospitales o asilos de connotaciones horripilantes, fueron frecuentes en muchos países a lo largo y ancho del mundo, incluso en el nuestro hasta hace relativamente poco.
      Esta mycobacteria afecta a la piel y al sistema nervioso. Es poco contagiosa, más aún, se necesitan años  -de 2 a 10 años- de contacto constate y cercano para poder contagiarse. Por supuesto, las situaciones de pobreza, hambre y condiciones higiénicas nefastas facilitan este contagio. Se suele contagiar por la piel de un enfermo que esté abierta; no es frecuente por vía respiratoria, aunque tampoco es imposible.

¿Qué produce en quien la padece?
El bacilo produce una serie de lesiones en la piel, máculas y manchas; si progresa puede llevar a la pérdida de sensibilidad de esas zonas de piel dañada. Según avanza la infección, dañará nervios, piel y mucosas, derivando en parálisis y caída de tejidos, ceguera, afección visceral...
      Dadas las lesiones cutáneas y en los miembros que ocasiona en fases avanzadas, es una enfermedad que ocasiona la discriminación de quien la padece, como todos conocemos de sobra por la literatura y por el cine...
      Aunque es una patología muy llamativa, tiene tratamiento Y SE PUEDE CURAR

Datos de la LEPRA
  • EN EL MUNDO: (OMS y EROSKI) Las cifras oficiales muestran que hay más de 213 000 personas afectadas, principalmente en Asia, África y Latinoamérica, y que en 2008 se habían notificado aproximadamente 249 000 nuevos casos. En India y Brasil se diagnostican hoy día el 80% de los nuevos casos. Aunque su impacto se ha reducido, pues en 1982 se diagnosticaban entre 600.000 y 700.000 nuevos casos al año y ahora solo se diagnostican 245.000, todavía queda un largo camino por recorrer para borrar esta enfermedad del mundo. La OMS se ha trazado por objetivo y uno de los desafíos para los próximos años, del 2015 al 2020, la eliminación de la lepra, lo que supone lograr que haya menos de un caso por 10.000 habitantes.
  • EN ESPAÑA: (EROSKI) En España, la lepra no constituye un problema de salud pública: cada año se diagnostican entre 12 y 14 nuevos casos, una cifra anecdótica, y casi todos (el 90%) son importados y siempre se registran, pues son de declaración obligatoria. Eso sí, hasta el siglo pasado sí existía de forma endemica en Andalucía, Galicia y Valencia .

La LEPRA se cura
Como he indicado más arriba, es una enfermedad muy llamativa, pero se cura con facilidad. Hasta 1940 fue una patología incurable, pero pronto se descubrió una serie de terapias que han conseguido su curación; hoy día se combinan varios fármacos (TMM) de fácil acceso y muy eficaces. Las lesiones pueden dejar cicatrices, pero también pueden resolverse si se coge a tiempo.

      Como final voy a recoger las expectativas de la OMS con respecto a esta infección:

En 1991, el órgano deliberante de la OMS, la Asamblea Mundial de la Salud, adoptó una resolución para eliminar la lepra como problema de salud pública en el año 2000. Por eliminar la lepra como problema de salud pública se entiende conseguir una tasa de prevalencia de menos de un caso por cada 10 0000 personas. La meta se alcanzó a tiempo y el uso generalizado del TMM ha reducido la carga de morbilidad de forma espectacular.
      (...)

  • Velar por que todos los pacientes tengan acceso a servicios de TMM ininterrumpidos, implementando para ello sistemas de administración de la medicación que sean flexibles y cómodos para el paciente.
  • Garantizar la sostenibilidad de los servicios de TMM mediante la integración de los servicios de atención de la lepra en los servicios de salud generales y fortalecer la capacidad del personal sanitario general para tratar la enfermedad.
  • Promover la concienciación de la comunidad y cambiar la imagen de la lepra a fin de alentar a los propios afectados a que busquen asistencia y puedan beneficiarse de un tratamiento temprano.
  • Vigilar el desempeño de los servicios de TMM, la calidad de la atención dispensada a los pacientes y los progresos realizados hacia la eliminación mediante sistemas nacionales de vigilancia de la enfermedad.
       Un logro que me llama la atención es la gratuidad de este tratamiento. Hoy día los tratamientos se hacen de forma ambulatoria y a los pacientes que la sufren ya no se les recluye en centros especiales o leproserías. Como toda patología, cuanto antes se reciba tratamiento mejor pronóstico y antes cura. El objetivo hoy día es conseguir una vacuna que evite el contagio.

      Espero que con esta breve entrada sobre esta enfermedad infecto contagiosa se acabe con tantos mitos y leyendas, que sólo consigue que se discrimine a quienes la sufren. ese es mi único objetivo.

Y, por ahora, nada más.

PARA SABER MÁS:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...