Política de cookies

viernes, 30 de marzo de 2012

Reflexiones: Obesidad infantil

Imagen perteneciente a Programa PERSEO


Estos días hemos podido leer en los medios y en las redes sociales un informe publicado en Acta Sanitaria y en Siete Días Médicos, en los que se proporcionaban las conclusiones del ESTUDIO DE VIGILANCIA DEL CRECIMIENTO “ALADINO” 2010-2011 (ALimentación, Actividad física, Desarrollo INfantil y Obesidad) y que pueden consultar pinchando en el título del estudio. Los datos que nos proporcionaban hacían referencia a que la tasa de Obesidad Infantil en España era de 44,5%, muy elevada y de las más altas de Europa. Inmediatamente entre los médicos y otros profesionales de la Salud se pedía que se informara adecuadamente de los datos del estudio, en el que en realidad, la población infantil obesa es del 18,3% y la población infantil con sobrepeso es del 26,2%. Lo que había sucedido es que en los resultados publicados en los artículos, se habían sumado ambos valores y se habían dado en ambos como obesidad. Estos datos, siempre malos y nada deseables, sin embargo, muestran una tasa estabilizada de Prevalencia de la Obesidad Infantil, lo que significa, que el número de niños con obesidad es estable, que no hay demasiados casos nuevos desde el anterior estudio, que era de 1998-2000.

Estudios aparte, lo que está claro es que la cifra de niños obesos y con sobrepeso es elevada. Si consultan el estudio ALADINO se analiza la regularidad con que el niño desayuna, donde come en los días de colegio, si hace ejercicio físico, si tiene en su cuarto TV, PC..., y los días /horas que dedica a actividades sedentarias, acceso/cercanía a centros deportivos, antecedentes familiares...
Está claro que como en cualquier otra patología existen factores de riesgo para padecer obesidad, que se ven potenciados con una vida diaria conformada por hábitos cotidianos poco saludables. El tema de la Obesidad ya lo he tratado de forma directa o indirecta en este espacio, pero nunca lo he tratado de forma específica en los niños.
La mejor forma de actuar es PREVENIR esta enfermedad crónica, ¿cómo?: 
  • Dieta saludable, con abundante fruta, verduras, vegetales, evitando comida rápida... Dieta mediterránea, no me canso de decirlo y recomendarlo
  • Ejercicio físico practicado de forma habitual... deberían ser las actividades extra-escolares de máxima prioridad en las familias.
  • Evitar actividades sedentarias y fomentar las que se realizan al aire libre; evitar/limitar comida rápida, algo que debería consumirse de forma ocasional, así como las chuches o golosinas... ¡que nunca deben comer antes del almuerzo y nunca a diario!
  • Educar a padres y niños en las bases de una alimentación saludable y en la necesidad de practicar ejercicio/deporte de forma habitual.
Y actuar lo antes posible, es decir: DETECCIÓN PRECOZ, siempre será más fácil actuar cuando el niño tiene un ligero sobrepeso que cuando su situación de obesidad ya es patente.

Por parte de los profesionales de la Salud, creo que los programas de Niño Sano deberían captar de forma activa a los niños con sobrepeso o con factores de riesgo a sufrirlo y facilitar su seguimiento/tratamiento en un programa específico de Obesidad Infantil. Es decir, se debería hacer mayor esfuerzo en la sanidad pública de lo que se hace hoy día, dado que la obesidad es una de las enfermedades crónicas que más riesgo suponen para el niño así como para sufrir otras patologías crónicas importantes como diabetes, cardiopatías y osteopatías. Es cierto que existen Planes Integrales de Obesidad Infantil, pero siguen existiendo demasiados niños obesos sin tratamiento ni seguimiento ni plan de cuidados. 

Está claro que la idea antigua de nuestras abuelas que traducían niño gordito con niño hermoso y más sano ha quedado obsoleta... y si no es así, deberíamos descartar esta idea de una vez en nuestro ideario cultural. Un niño obeso, casi con toda seguridad será un adulto obeso y, por tanto, es un niño enfermo, con todo lo que acarrea la obesidad en complicaciones, aparte de actuar esta misma patología como factor de riesgo de otras, tal como se anotó más arriba.
Es algo en lo que debemos actuar. Para actuar sobre los niños, debemos educar y formar a los padres... padres que, a su vez, muchas veces también son obesos -no tanto por la genética, que puede, sino porque comparten hábitos en dieta y actividad física-, de tal forma que la actuación debería ser familiar. Y no sólo desde los centros sanitarios, sino en la escuela/institutos (ya se hace), en los medios de comunicación y en los centros deportivos y de ocio.

He tratado este tema de forma mucho más somera de lo que me habría gustado, pero de todos modos, si deseáis saber más:

martes, 20 de marzo de 2012

21 Marzo: Día Mundial del Síndrome de Down



¿Saben por qué el 21 de marzo de todos los años es el Día Mundial del Síndrome de Down? Porque hace referencia a 21 y 3, Trisomía del par 21...
La campaña que se lanza este año, es tan bella como las de los anteriores, aunque ¿saben? creo que debería ser innecesaria. Creo que nadie debería recordarnos nunca que son personas con iguales derechos, con los mismos sueños, con idénticas aspiraciones... con ilusión, con ganas. Sólo el hecho de tenerlo que recordar  cada año deja patente que aún no son considerados uno más en nuestra sociedad.
En estos tiempos de crisis, la dichosa crisis, seguimos dejando atrás, olvidando demasiado a menudo, a los que necesitan una mano y un recuerdo. Se recortan ayudas, se limitan recursos, se anulan partidas... lo que se traduce en acceso limitado o abolido a derechos, derechos que todos consideramos inalienables como educación, sanidad,  ocio. La política y los gobiernos no siempre piensan en todos. 
Leamos lo que dice la campaña de DOWN ESPAÑA:

Su objetivo es sensibilizar y concienciar a la sociedad sobre la realidad de las personas con esta discapacidad intelectual que tienen más de 34.000 personas en España y que ocurre en 1 de cada 800 nacimientos a nivel mundial.
La campaña, que se lanza con motivo del Día Mundial del Síndrome de Down (21 de marzo), consiste en un spot basado en el Manifiesto “Tengo síndrome de Down y no soy tan distinto a ti” que pretende desterrar falsas ideas y creencias y trasladar una imagen adecuada y real de las personas con síndrome de Down como personas con cualidades y defectos, tan capaces y tan distintos como el resto de ciudadanos, que se sienten bien consigo mismos, que tienen sueños, proyectos y voz para expresar cómo quieren que sea su vida.

Es una bella campaña, ¿verdad? Hagamos de este día una celebración y consigamos que su reivindicación de derechos no sea necesaria.
No hay nada más que añadir, salvo lo que siempre afirmo: Las personas con Síndrome de Down o con cualquier otra circunstancia que tiende a hacerlos diferentes, tienen aún mucho por lograr, horizontes por descubrir y límites que batir. Creo que una sociedad que integra logros obtenidos por todo tipo de personas, que fomente la diversidad, es una sociedad rica y excepcional. Luchemos juntos por ello.
Y, por ahora, nada más.

Para saber más:
EDITADO EL 29 -09-2012

jueves, 15 de marzo de 2012

Memoria de mi enfermera XXXVII: «¿Yo tengo tensión?» Hipertensión Arterial, la gran desconocida.

Imagen de la Semana del Corazón de La Fundación Española del Corazón (FEC) 

editado 18 mayo 2015: reparar enlaces rotos
Supongo que todos como profesionales hemos escuchado alguna vez comentarios como estos, que cada uno de ellos es una pequeña historia en sí mismo:

«Yo no tengo tensión...»
«La tensión es normal que suba con la edad...»
«Dependiendo de la decena de edad que tengas, así debe ser tu tensión: si tienes 40 y algo de edad, pues de máxima 14; si 50 y algo, 15; la tensión es normal que suba con la edad...»
«Siempre que sube la tensión se producen síntomas como dolor de cabeza o sofocos...»
«La tensión baja es mala para el corazón...»
«Yo tengo la tensión descompensada…»
«Cuando la tensión se cura, se pueden dejar las pastillas...»
«A mí sólo me sube la tensión cuando voy al médico...»
«La tensión alta no es una enfermedad...»
«Es más grave tener la baja muy alta; esa es la peor...»
«Mi tensión es alta de toda la vida. Estoy acostumbrado a ella...»

Estas son, en general, las grandes ideas erróneas que existen y que circulan en nuestra sociedad con respecto a la Hipertensión Arterial. Hay muchas más, por supuesto, pero no tiene sentido reflejarlas todas. El caso es que la Hipertensión Arterial, aún siendo una de las patologías más frecuentes, es de las más desconocidas y una de las que más errores genera entre la población. Por ello creo que, antes de empezar a ver qué es y en qué consiste esta enfermedad, veamos qué es la tensión arterial... esa gran desconocida.

1. LA TENSIÓN ARTERIAL: ¿QUÉ ES?
Los vasos sanguíneos del cuerpo son: las arterias, las venas y los capilares.
  • Arterias: en general, llevan la sangre oxigenada. Son vasos con una capa muscular que permite adaptar el grosor de la luz interior del vaso según las necesidades y que es capaz de impulsar (onda de pulso que procede del corazón) la sangre hacia los tejidos.
  • Venas: en general, llevan la sangre de retorno, ya sin oxígeno, hacia el corazón. Su pared es más sencilla y no tiene capacidad de impulso.
  • Capilares: en general, son las ramificaciones de venas y arterias para llegar a los tejidos, cederles oxígeno y nutrientes y recoger los productos de desecho, y es el punto en el que las arteriolas (arterias más finitas) se convierten en vénulas (venillas) y estas en venas.

Arterias, venas y capilares conforman el sistema circulatorio junto con el corazón, que es quien bombea la sangre y permite su constante movimiento a través de todos los vasos sanguíneos.
Vimos en otro post que la función de la sangre es llevar a los tejidos oxígeno y nutrientes y recoger las sustancias de desecho tras el metabolismo para su posterior eliminación.
Para que todo funcione bien debe llegar un aporte adecuado de sangre a los tejidos, primero para que no les falte el oxígeno y después para que no falten nutrientes y no se acumulen los desechos. Esto se consigue con un adecuado equilibrio entre varias variables:
  • La sangre en los vasos debe ser adecuada en cantidad (unos 4,5-5,5 litros en adulto) y en calidad (con suficiente cantidad de hematíes y plasma, en general)
  • La presión en las arterias debe ser correcta. Esta presión depende de:

     a. Cantidad de sangre en el cuerpo (a más volumen total, más presión y viceversa)
     b. La capacidad de presión de las arterias, es decir, de adaptarse, relajando o contrayéndose, dependiendo de la cantidad de sangre que haya en los vasos y de la velocidad de contracción del corazón
      c. La frecuencia cardiaca debe ser la adecuada. El corazón late más deprisa o más despacio dependiendo de las necesidades del organismo (en ejercicio aumenta) y dependiendo de la mayor o menor contracción de las arterias, así como del volumen de sangre en los vasos sanguíneos. 

El caso es que a los tejidos no les debe faltar oxígeno, sobre todo a los órganos fundamentales para la vida (cerebro, corazón, riñón). En base a eso, el corazón se adaptará para mantener un aporte mínimo necesario en todos los tejidos y en los órganos vitales.
  

En base a lo explicado, creo que es fácil deducir, que la tensión arterial de nuestro cuerpo es una variable que depende de muchos factores (volumen de sangre, frecuencia cardiaca y contracción/relajación de vasos sanguíneos). La tensión se mide con una aparato que se llama esfigmomanómetro o tensiómetro (los ideales, los de columna de mercurio), que lo que hace es apretar la arteria sobre una superficie dura y amplia (el hueso del brazo, el húmero) que corte la circulación de la sangre por completo, e ir reduciendo la presión despacito hasta ver el punto en que la sangre es capaz de volver a pasar por esa arteria. En cuanto puede pasar un poquito de sangre tanto por el impulso cardiaco y como por la fuerza de la musculatura arterial, se empieza a escuchar un latido: esa es la presión sistólica o máxima. Cuando la presión que ejerce el manguito iguala a la de la arteria, el latido se deja de oír y esa cifra será la presión diastólica o mínima.
Es algo de cierta complejidad, sí.
Por ello, todo lo que afecte a uno o varios de estos factores, directa o indirectamente, dará como resultado las anomalías, patológicas o no, de la Tensión Arterial.

2. CUALES SON LAS CIFRAS  NORMALES DE TENSIÓN ARTERIAL
La tensión arterial tiene un rango bastante amplio de normalidad, de tal forma que se considera normal:
Rango de normalidad: no más de 120 mmHg de sistólica y no más de 80mmHg de diastólica. 
Traducido: no superior a 12/8
Cifras bajas son normales hasta cierto límite, más o menos hasta 90 de sistólica y 50 de diástólica (>9 y >5)

3. CUÁNDO HABLAMOS DE HIPERTENSIÓN ARTERIAL (HTA)
Hablamos de HTA cuando las cifras de tensión arterial están elevadas durante un periodo prolongado (una sola cifra alta no diagnostica HTA), generalmente se diagnostica en varias tomas, en ambos brazos y poniendo al paciente tumbado, sentado y/o de pie, según los casos, con un periodo de reposo mínimo de 5 minutos.
Hipertensión: superior o igual a 140 de sistólica y/o superior a 90 de diastólica. Superior a estas cifras existen, a su vez diversos grados de HTA. Traducido: >14 y/o >9
Rango alto de Tensión o Pre-hipertensión: entre 121-139 de sistólica y/o entre 81 y 89 de diastólica. Traducido: de 12 a 13 de máxima y/o de 8 a 9 de mínima

4. HTA
La HTA es una enfermedad que no se diagnostica con facilidad porque no suele dar síntomas muy evidentes hasta que las cifras son muy elevadas (y requieren asistencia de urgencia) o se mantienen en el tiempo. Lo más frecuente es diagnosticarla por casualidad, en revisiones rutinarias. Se estima que la prevalencia de la HTA es de aproximadamente entre el 35 y 40% . Se establece que sólo 2/3 de los hipertensos está diagnosticado como tal. Afecta más a hombres que a mujeres y afecta a las personas con más frecuencia según subimos en los grupos de edad. Existe un seudo tipo de HTA, que es la HTA de Bata Blanca, que consiste en que el sujeto sólo tiene cifras elevadas de tensión cuando se la miden en consultorios, hospitales y, en general, por profesionales de la salud. La forma de establecer si es o no una HTA real es tomando tensión en casa o en otros sitios y comparar las cifras. Por regla general, esas medidas de la tensión tomadas fuera de servicios de salud son normales.

Cuales son los factores de riesgo de la HTA (los que pueden facilitar que aparezca)[3]
. Edad, herencia y sexo (no modificables)
. Consumo de tabaco y alcohol/drogas
. Obesidad
. Sedentarismo
. Consumo excesivo de sodio/sal: más de 5 gr/día
. Diabetes mellitus
. Dislipemias: sufrir hipercolesterolemia y/o hipertrigliceridemia
. Estrés

Como verán, excepto sexo, edad y herencia, el resto son factores modificables y son factores de riesgo asociados a un estilo de vida concreto. Todo lo anterior se refiere a la HTA Esencial o Primaria, que es enfermedad en sí misma, sin causa que lo justifique; existen ciertos tipos de HTA asociados o secundarios a otros procesos patológicos como Nefropatías, patologías de embarazo, patologías SNC, tumores,… cuyo diagnostico y tratamiento siempre irán asociados a las patologías que las desencadenan.

A su vez la HTA es factor de riesgo para otras patologías graves:
- Patologías coronarias (angina de pecho, infarto de miocardio)
- Ictus (hemorragias y tromboembolismos)
- Nefropatías: patologías del riñón
- Retinopatías: lesiones de retina debido a la tensión arterial elevada en retina
- Arteriopatías
- Otras: impotencia

Cual suele ser el tratamiento de la HTA:
  1. Dieta: baja en sal, no superar el aporte más allá de 5 gr/día; Baja en grasas; Rica en frutas frescas, verduras, legumbres, hortalizas... Dieta Mediterránea; Cuidando la preparación: plancha, horno, hervido... no frito ni rebozados
  2. Reducir peso si existe IMC>25%
  3. No fumar
  4. No beber ni tomar otras drogas
  5. Hacer ejercicio de forma regular (todos los días media hora: caminar)
  6. Controlar la ansiedad y lo que lo desencadene
  7. Farmacológico: cuando lo considere oportuno el médico.
 Estas pautas podrán permitir recuperar unas cifras de tensión dentro del rango adecuado, pero serán unos cuidados que no se podrán abandonar nunca, dado que la HTA no se cura, es decir, el recuperar las cifras de tensión adecuadas no significa que el paciente se ha curado, significa que el tratamiento es el adecuado. No se debe dejar de tomar medicación por decisión propia si no lo indica el médico o el enfermero por una cuestión concreta que así lo haga conveniente.

Por último, me gustaría hacer una indicación sobre los aparatos de medir la tensión que hay en el mercado. Como se ha indicado más arriba, la tensión se mide al hacer presión con un manguito sobre la arteria contra una superficie ósea amplia. Esto nos hace entender que los aparatos de muñeca no cumplen estos requisitos y sus mediciones pueden resultar erráticas, sobre todo en ciertas características particulares de ciertos pacientes (obesos, con pulso débil...). Por ello, les recomiendo que, si van a adquirir uno, busquen los que tienen un manguito de brazo, que sí cumplen con la base teórica de la medición de la tensión arterial.

5. RECOMENDACIONES
Se recomienda la toma de la TA por lo menos una vez cada 5 años entre 18 y 40 años. Después una vez cada año. Acudir al médico si alguna o todas están alteradas.
Llevar una vida sana, con dieta saludable y variada, con ingesta de alcohol sin excesos, sin tabaco ni drogas, haciendo ejercicio de forma regular, evitando sobrepeso y vigilando cifras de colesterol si se tienen factores hereditarios.

6. DOCUMENTOS CONSULTADOS Y PARA SABER MÁS: 
7. TRATÉ EL TEMA DE LA HTA Y DEL CORAZÓN:

jueves, 8 de marzo de 2012

8 de marzo DÍA MUNDIAL DEL RIÑÓN

Con el lema: RIÑONES PARA VIVIR. DONA. RECIBE , se celebra hoy día 8 Marzo, el DÍA MUNDIAL DEL RIÑÓN.
En todo el mundo se celebra este evento que busca, no sólo llamar la atención sobre los enfermos renales, sino poner en manos de los ciudadanos las herramientas más útiles, en forma de hábitos saludables y  mecanismos de prevención, así como diagnóstico precoz, para evitar que desarrollen una Enfermedad Renal.
Tal como indica la Federación Andaluza ALCER (los resaltes y las negritas son míos):

«Con este lema se pretende concienciar a la gente sobre la importancia de la donación que permita el mejor tratamiento posible para la enfermedad renal: el trasplante. Este lema lleva implícito tres mensajes: 
“Riñones para vivir”, con el que hace hincapié en la mejora notable que supone para la calidad 
de vida del paciente renal la posibilidad del trasplante. 
“Dona” con el que se incita a la población a convertirse en donante y a ofrecer ese gesto solidario a quienes lo necesitan. 
“Recibe”, con el que se pretende subrayar la felicidad que sienten las personas que dieron el consentimiento para la donación de un familiar fallecido y las que estando vivas donaron un riñón.»


Me gustaría además, hacer hincapié en la campaña “No dejes que tus riñones te rompan el corazón”.

El Día Mundial del Riñón es una iniciativa conjunta de la International Society of Nefrology  (ISN) y la International Federation of Kidney Foundations (IFKF) para sensibilizar a la sociedad acerca de la importancia de los riñones para la salud y reducir el impacto que las enfermedades renales y sus patologías asociadas tienen hoy día en la salud a nivel mundial.

Como ya indiqué en el post del año pasado con motivo de esta celebración, se hace imprescindible incidir en la importancia de prevenir y realizar una detección precoz de toda patología renal que, a corto o medio plazo, puede llegar a desencadenar una patología cardiovascular y viceversa, es decir, actuar sobre todas aquellas patologías cardiocirculatorias que pueden llegar a desencadenar una Enfermedad Renal Crónica.
Lo puse en su día, pero lo recojo otra vez:

Medidas generales de cuidado y prevención:
  • Vigilar y controlar la tensión arterial (por debajo o igual a 140 mmHg de sistólica y por debajo o igual a 90 mmHg de diastólica)Vigilar y controlar los niveles de glucemia o azúcar en sangre (por debajo de 120 mg/dl)
  • Vigilar y controlar los niveles de colesterol en sangre (por debajo de 220 mg/dl)Llevar una dieta variada y rica en fibra, verdura, hortalizas y fruta fresca.
  • Evitar hábitos tóxicos como el tabaco y drogas.
  • Realizar actividad física/ejercicio de forma regular-diaria de al menos 30 minutos.
  • Tener presentes los factores de riesgo y los antecedentes personales y familiares que predisponen a padecer diabetes, cardiopatías o cualquier tipo de patología renal. Sobre estas personas hay que incidir de forma más específica.
Cuidarse en el marco de una vida saludable, con hábitos cotidianos sanos, evitando tóxicos, fomentando el ejercicio físico... en definitiva, desear estar bien y hacerlo.
Por último, os enlazo varias webs y blogs sobre este tema, que os puede resultar muy interesantes:
  1. La Casa del Riñón: «Casa del riñón es un espacio público, abierto y solidario que trata de identificar, recopilar y divulgar el conocimiento y la experiencia existentes en el ámbito de la atención a personas con insuficiencia renal.»
  2. Vivir con Insuficiencia Renal:  de Ana Hidalgo: «He creado este blog con la intención de que las personas con una enfermedad crónica como la mía sepan que se puede tener una buena calidad de vida y sentirnos bien con nosotros mismos y con nuestro aspecto.También podeis visitarlo aunque no tengais ninguna enfermedad, pues hablo de todo para tener una buena calidad de vida en general.»
  3. ALCER, con recursos, noticias, información, guías... relativos a este tema.
Y con esto termino.
Y, por ahora, nada más

8 de marzo..."DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER"... Otro año más.


Sí, ha pasado un año desde la entrada que escribí... ¡el año pasado!
Poco tiempo para notar grandes cambios, la verdad. Pero alguno se ha producido y, por desgracia, algunos para peor. Hemos tenido datos recientes que indicaban que las mujeres siguen cobrando menos que los hombres en puestos y cargos idénticos... el mal crónico, cierto. Y ese techo de cristal que pocas consiguen batir y que impide a ciertas mujeres con capacidad demostrada ocupar cargos que tradicionalmente siempre han estado destinados a los hombres. Esa costumbre, fomentada por algunos elementos de nuestra sociedad, que supedita a las mujeres a la sombra masculina -como sucede con parte del elenco ministerial de nuestro gobierno-. Estas  entre otras muchas desigualdades...
La crisis que sufrimos tampoco ayuda mucho, la verdad. Aquellos empresarios -como ente, no como sexo- , que no todos, o eso espero, trepas y rastreros buscarán todos los medios de explotar la necesidad de ciertas personas ante su imperiosa precariedad económica frente a su ansia de beneficio, ofrecen y ofrecerán contratos basura -amparados en la nueva reforma laboral- y las mujeres lo aceptarán porque de algo hay que vivir, por supuesto. Un: lo tomas o lo dejas... en el que los derechos pasan a un segundo término, tal y como está planteado. Eso seguirá existiendo hasta que alguien no lo cambie y el gobierno actual está ocupado en otros mimbres y no en estos. De hecho, los expertos aseguran que esta nueva reforma laboral ayuda más aún a que esa desigualdad que limita a las mujeres no desparezca. Y con pocas posibilidades de queja o reclamación.

Aún queda mucho, sí.

A nivel laboral la coyuntura actual no ayuda. Pero en nuestra sociedad la sensación que yo tengo es de que algo ha cambiado, que los hombres ya no nos ven como nos veían hace no tantos años, que cada día más asumen las labores del hogar como propias, que no consideran a las mujeres como seres delicados, débiles e inferiores... Que entienden el respeto como única forma de convivencia y la igualdad como el único rasero.
Porque en los países en desarrollo las mujeres siguen llevando las de perder; nacer mujer es casi una desgracia, un estigma, una lacra o un deshonor. Lapidaciones, ablaciones, asesinatos, violaciones, maltrato... son frecuentes cada día y, más aún, está visto como algo consentido/tolerado/fomentado/instigado por  ciertos gobiernos y silenciado por la sociedad. El problema es cuando esas costumbres de otras culturas o países se importan a España con sus ciudadanos y pretenden aplicarlo en nuestra sociedad. En España, en Europa, casi todo eso es delito y no se puede consentir, esté amparado por la costumbre o por las creencias que sean. Aquí no se silencia, aquí se persigue, se denuncia y se juzga.
No olvidemos a estas mujeres. No.

El apoyo de los hombres a esta campaña de igualdad entre sexos es fundamental. Y ese apoyo lo tenemos, sí, cada día más. Este apoyo a la igualdad de hombres y mujeres no es otra cosa que respeto. Respeto. Preciosa palabra.
¿Y qué opino del lenguaje sexista y de la intención de que deje de existir? Pues considero que lo peor no es si se dice una palabra acabada en «a» o en «o» o en ambas, sino lo que se dice, cómo se dice y la intención  con que se dice. Es mejor cambiar las actitudes, fomentar la tolerancia y educar en igualdad... el resto vendrá después, de forma natural. Las palabras no hieren tanto como los actos y cambiar de golpe una forma de hablar es complicado; se conseguirá, quizá, con los años. Es mi opinión.

Queda tanto, tanto aún. Por eso no dejemos de trabajar, de esforzarnos... pero juntos, siempre juntos, sin extremismos, con diálogo, aprendiendo de todos los errores cometidos. Así será más fácil.
Y, por ahora, nada más.