Política de cookies

jueves, 24 de noviembre de 2011

Erradicar la Violencia Machista: Una Prioridad


He tratado el tema de la violencia en las familias de muchas maneras en varias entradas, no sólo en éste sino en mi otro blog. Es repugnante comprobar que cada día aparecen nuevos casos de personas agredidas en el ámbito familiar, niñosmujeres y ancianos. Hoy voy a pararme en la violencia sobre las mujeres, esa lacra que sufren cientos de mujeres, de forma cotidiana, sin que nadie se de cuenta y que cada pocos días arrebata la vida de forma espantosa a una mujer.

La violencia de género nace de la desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, y se ejerce por quienes sean o hayan sido sus cónyuges o estén o hayan estado vinculados a ellas por relaciones afectivas, aún sin convivencia.

Esta definición se recoge en el Área de Igualdad del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad español. La violencia contra las mujeres es un auténtico atentado contra los derechos humanos y que se está produciendo no sólo en España, sino en todo el mundo. Un estudio del Centro Reina Sofía estableció que 6 de cada 10 feminicidios en la Unión Europea se produce en el ámbito familiar. En España, el 67% de los feminicidios se producen a partir del instante en que la mujer decide separarse.
Estas son las estadísticas en el ámbito europeo, pero a nivel de otros países en los que la violencia sobre las mujeres no está tipificado como delito -y menos aún se recogen estadísticas-, en aquellos países en lo que los derechos de las mujeres ni siquiera están reconocidos, en los que las mujeres no tienen representación legal alguna, en los que las mujeres son meros objetos a disposición del hombre, de todos esos países nos llegan a nuestros medios, en forma de gotero, noticias horripilantes de lapidaciones, de violaciones, mutilaciones, esclavitud, de mujeres obligadas a ir a la cárcel o a casarse con su violador o de mujeres desfiguradas por sus parejas en arrebatos de odio... Todas estas aberraciones nos hablan del calvario que esas mujeres deben estar sufriendo sin que nadie haga nada por evitarlo o por ayudarlas. Porque lo más horrible es cuando la violencia sobre ellas parte de los propios estados.

Pero no podemos quedarnos sólo con los casos más llamativos. Detrás de esa punta de iceberg espantosa, hay miles de actos violentos que pasan demasiadas veces desapercibidos. Llamativas son las muertes y mutilaciones, pero pocos se fijan en la violencia y el maltrato psicológico: cuando una mujer no puede salir a la calle sin permiso, cuando es menospreciada o humillada, amenazada o insultada con regularidad... Todos estos atentados con las las personas pasan desapercibidos o, peor aún, se consideran como algo normal o lógico en el ámbito de la intimidad familiar.
Nosotros, los profesionales sanitarios tenemos por nuestra labor una capacidad concreta de detectar parte de los signos/síntomas que indican que una mujer está sufriendo maltrato, no sólo los físicos, sino los psicológicos. A ello debemos dedicar nuestro esfuerzo, formándonos en estos temas y obteniendo las herramientas que nos ayuden a un diagnostico precoz y a posibilitar una actuación temprana en colaboración con otros profesionales, para poder sacar a esas mujeres del entorno de violencia antes de que pase a mayores y no haya remedio.
Y también nosotros, como ciudadanos, podemos tomar cartas en el asunto: educación de nuestros hijos en igualdad, en el respeto, aportando valores positivos..., claro, pero también ayudando a denunciar a aquéllas mujeres (o a cualquier persona) que tengamos la certeza de que está sufriendo cualquier tipo de violencia o denunciando nosotros mismos cuando veamos un abuso de este tipo. Sí, todos podemos hacer algo, no podemos esperar a que actúen otros o las administraciones. Y, por último, la Justicia debe proporcionar la actuación rápida y eficaz que ayude a que una mujer pueda perder de vista rápidamente a su agresor e impedir que éste vuelva a tener acceso a ella. La Justicia no siempre funciona como debería y ello conlleva que muchas mujeres no se atrevan a denunciar por la torpeza de ciertas actuaciones que todos hemos llegado a conocer y que provocan vergüenza ajena. Algo así no puede suceder hoy día. Los violentos deben ser encerrados y apartados de sus víctimas para siempre.
Sí, todos podemos hacer algo. Todos.

PARA SABER MÁS: 
Y, por ahora, nada más.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

NO AL CIERRE DEL PROYECTO FRESNEDA: Un magnífico proyecto de participación comunitaria


Hace meses tuvimos conocimiento de un proyecto que en su día nos resultó innovador, el PROYECTO FRESNEDA. Era innovador porque, por fin, en un centro de salud se llevaba a cabo de forma coordinada la interactuación entre profesionales y comunidad para conseguir una meta común: mejorar y/o recuperar el nivel de Salud de la Población de tres poblaciones: La Fresneda, Soto y Pruvia, en Asturias.
Ellos nos lo explican en su magnífica web:

"La Red Comunitaria es un tejido social formado por personas voluntarias, que aportan parte de su tiempo, de sus recursos y habilidades de forma desinteresada, para ponerlos al servicio de la promoción de la salud (individual y colectiva) de los habitantes de La Fresneda, Soto y Pruvia.

Surgió al hilo del proyecto propuesto por el Centro de Salud en septiembre del 2009, de trabajar coordinadamente, población y profesionales, para alcanzar, en los próximos 15 a 20 años, los más altos niveles de salud posibles en nuestro territorio. En la actualidad (dos meses después de aquella presentación) son ya unas 60 personas las que colaboran en dicha red y su número, su implicación y su entusiasmo crecen cada día."

Su lema es: SEMBRANDO SALUD Y este es su Proyecto: AQUÍ.
Es este un proyecto que aúna el trabajo de voluntarios, ciudadanos de esas poblaciones arriba indicadas, coordinados con los profesionales del centro de salud y que hace realidad una de las funciones de todos conocidas que deben cumplir los centros de Salud. Según el flamante Diccionario de Términos Médicos de reciente publicación, la definición de Centro de Salud, es:

centro de salud [ingl. health center]
1  Establecimiento sanitario con una estructura funcional y física propia de la atención
primaria para la promoción de la salud, la prevención y curación de las
enfermedades, la rehabilitación, la reinserción social y la participación 
comunitaria en cuestiones de salud.
SIN.: centro de atención primaria.
ABR.: CS, CAP.
El resalte en negrita de la última frase es mío. 

Es decir, en un centro público, perteneciente al sistema Sanitario Público de Asturias se lleva a cabo lo que debería ser, no una excepción, sino algo habitual: la colaboración entre ciudadanía y profesionales de la salud para promocionar la salud de sus ciudadanos y proporcionar las herramientas para cambios de hábitos que proporcionen un mejor nivel de salud, tanto a personas sanas como aquéllas que ya se encuentran enfermas.

Pues este Proyecto va a ser cerrado por la Gerencia de Atención Primaria del Área IV (Oviedo). En ESTA CARTA ABIERTA(mitad de página) escrita por el responsable del Centro de Salud de la Fresneda, Valentín Pérez, se da cuenta de este hecho y de la falta de razones de peso para poner fin a tal proyecto y acabar con el trabajo de años, miles de horas de trabajo, por parte de voluntarios y de profesionales de la salud en equipo. 
Creo que el proyecto es de tan buenas características que debería recibir todo nuestro apoyo. El mío lo tiene. Espero que la Gerencia en cuestión se replantee su decisión y llegue a un acuerdo con el Proyecto Fresneda, para que se dé una solución adecuada para todas las partes, de tal forma que la solución no sea que finalice su labor y no se consolide su cierre. Como enfermera muestro mi pesar de que esto llegue a suceder: Sería acabar con una magnífica herramienta que surge de la comunidad y que suelen ser las que mejores resultados en Salud suelen producir.
Y, por ahora, nada más.

lunes, 14 de noviembre de 2011

DÍA MUNDIAL DE LA DIABETES


Hoy, 14 de noviembre de 2011, es el Día Mundial de la Diabetes.
En este blog ya se ha tratado con anterioridad el tema de la Diabetes, pero aún así he creído necesario tratar algunos aspectos de esta enfermedad y los puntos que las diversas organizaciones desean destacar a la hora de prevenir esta patología crónica.

La diabetes es un enfermedad crónica, en la que se produce o bien una falta de insulina (porque el cuerpo no la sintetice o fabrique) o bien, aunque sí existe insulina, ésta es defectuosa y no hace bien su cometido, es decir, la insulina no funciona bien. 
Pero, ¿qué es la insulina?
El páncreas es un órgano que tiene doble función: exocrina, es decir segrega enzimas cuya función es actuar sobre los alimentos en la digestión (duodeno-intestino delgado) de tal forma que contribuye a la asimilación de proteínas y grasas. La otra función que tiene el páncreas, llamada, endocrina, es debido a que segrega dos hormonas
  • Insulina: es la única sustancia en nuestro cuerpo que introduce la glucosa (hidrato de carbono) en las células para que éstas la quemen y obtengan energía. Es decir, saca la glucosa de la sangre, por lo que es una hormona hipoglucemiante.
  • Glucagón: hace la operación inversa a la insulina, es decir, cuando las cifras de glucosa en sangre bajan, se ocupa de movilizar las reservas que existen en músculo e hígado, sacando glucosa a la sangre. Es, por tanto, hiperglucemiante.
El equilibrio que el páncreas mantiene entre ambas, insulina y glucagón, hace que las cifras de glucosa en sangre sean constantes, tanto si ingerimos alimentos como si hacemos ejercicio. Estas cifras llamadas "normales" oscilan en un rango relativamente amplio, llamado rango de referencia, y es entre 70 y 110 mg/dl.

¿Qué pasa en la diabetes?:
Como indicaba más arriba, puede existir una ausencia total de insulina o, aunque ésta exista, esté en poca cantidad o su función sea defectuosa. Si esta alteración de la insulina es congénita, nos encontramos ante una diabetes tipo 1, que se suele manifestar en los primeros meses o años de vida y casi siempre el tratamiento es insulina, aparte de una estricta dieta. Pero puede pasar que nuestro páncreas endocrino funcione bien, segregue bien insulina y se adapte a nuestros cambios, pero a lo largo de la vida, tanto por factores hereditarios, como por predominancia de factores de riesgo, nuestro páncreas deje de funcionar de forma correcta. De esta forma la insulina sintetizada, o sea defectuosa o sea fabricada en menor cantidad o de forma errática; nos encontramos entonces con una diabetes tipo 2. En estos casos el tratamiento puede ser: dieta, ejercicio y medicamentos: antidiábeticos orales (ADO) y/o insulina, según el caso.
Otro tipo de diabetes, es la diabetes gestacional: aparece en los embarazos y se produce porque durante la gestación se produce un importante cambio en el metabolismo en general y en el metabolismo de los hidratos de carbono-glucosa, en particular, de tal forma que el cuerpo de la gestante es incapaz de mantener en niveles adecuados la glucosa en sangre. A veces es necesario, aparte de una estricta dieta, administrar insulina. En la mayoría de los casos tras el parto, al cabo de unas semanas los niveles de glucosa se normalizan por sí mismos y la diabetes desaparece. Pero esa mujer ya tiene riesgo de diabetes en etapas más posteriores (diabetes 2)

Como se pueden imaginar, la diabetes tipo 1 no se puede prevenir, es decir, será un daño que dará la cara más pronto o más tarde, pero en la diabetes tipo 2 si se puede prevenir su aparición o retrasar el inicio de sus manifestaciones clínicas.

¿Qué son los factores de riesgo de la diabetes?
Los factores de riesgo son aquéllos que, cuando se manifiestan o se producen durante un tiempo determinado, facilitan la aparición del proceso o de la enfermedad en cuestión, pero se pueden evitar y por lo tanto reducir sus consecuencias. Suelen ir asociados a estilos de vida.
Existen más pero, en síntesis, los factores de riesgo más habituales son:
  1. Factores Predisponentes:
  • Edad superior a 45 años
  • Antecedentes familiares de diabetes.
  • Haber sufrido diabetes gestacional, aunque el embarazo no haya llegado a término.
     2. Factores de Riesgo:
  • Exceso de peso-obesidad
  • Perímetro de cintura: más de 88 cm, en mujeres. más de 100 cm, en hombres.
  • Vida sedentaria o no realizar ningún tipo de actividad física/deporte de forma regular.
  • Dieta no variada: que no se tenga un aporte adecuado de verduras, frutas y legumbres y que sea abundante en grasas animales y grasas saturadas, en general.
  • Hipercolesterolemia e hipertrigliceridemia, traducido: colesterol Total y LDL alto (o colesterol HDL bajo) y nivel de triglicéridos en sangre altos.
  • Tratamientos medicamentosos para otras patologías, sobre todo HTA, corticoides, antiinflamatorios.
A su vez, la diabetes es factor de riesgo para otras patologías, como: cardiopatías y nefropatías (ERC). Por ello, evitando la diabetes, a su vez evitamos otras patologías crónicas.

Como se puede observar, salvo la edad y los antecedentes familiares-personales, todos son evitables o controlables con hábitos de vida saludables: ejercicio, dieta saludable y equilibrada. Así, que la diabetes puede evitarse o prevenirse. Está demostrado que hacer ejercicio físico, reducir peso y perímetro abdominal, bajar niveles de colesterol... reducen significativamente el riesgo de sufrir diabetes. 


Si se entiende en qué consiste la diabetes, será más fácil prevenirla. 
Las estadísticas  nos hablan con claridad (Gutierrez Jimenez, M.):


"A la diabetes se la considera ya la epidemia del siglo XXI, y está intimamente relacionada con la obesidad y el sobrepeso y la inactividad física.
La diabetes afecta a 366 millones de personas en el mundo, y es responsable de 4,6 millones de muertes al año. La Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé que en veinte años se dupliquen los casos a nivel mundial y que además, por entonces, se convierta en la séptima causa de muerte a nivel planetario.
(...)
Los casos de diabetes están aumentando en todo el mundo, y en particular en los países en desarrollo, donde se producen más del 80% de las muertes relacionadas con esta enfermedad. Casi la mitad de las muertes por diabetes corresponden a personas de menos de 70 años, y un 55% a mujeres.
En los países desarrollados la mayoría de los diabéticos superan los 65 años, mientras que en los países en desarrollo el grupo más afectado es el de 35 a 64 años."


Por ello, esta campaña anima a conocer los factores de riesgo y estimular cambios en los hábitos cotidianos dirigidos a evitar sus consecuencias. Además, mediante infomación adecuada, se pretende facilitar a los ciudadanos el reconocimiento de los primeros síntomas y signos de las primeras fases de esta enfermedad crónica, para que se lleve a cabo un diagnostico temprano y un tratamiento adecuado. Vamos, facilita saber cuándo debemos ir al médico.
No es cuestión de tener miedo, es cuestión de tomar nosotros mismos las riendas de nuestra salud, desear estar sanos y en las mejores condiciones físicas y conocer las herramientas que nos lo posibilita. 
A ello os animo.

PARA SABER MÁS:
Y, por ahora, nada más.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Reflexiones: Donar Sangre es dar Vida... y algo más

Foto perteneciente a Radiollodio.com

Donar sangre es dar vida, sí, creo que es algo por todos conocido. En accidentes y catástrofes, sobre todo, se hace siempre preciso. Pero no sólo es necesario en intervenciones quirúrgicas, programadas o no, en accidentes o situaciones similares. La sangre también se utiliza para obtener preparados terapéuticos imprescindibles para ser administrados como tratamiento a ciertos pacientes en ciertas patologías crónicas.

¿Qué es la SANGRE?
La sangre es un tejido fluido, es decir, está compuesta por células y elementos celulares (glóbulos blancos -encargados de la defensa de nuestro cuerpo-, glóbulos rojos -encargados de transportar oxígeno- y plaquetas -encargadas de formar coágulos, cuando sea preciso-) que se encuentran en suspensión en un líquido de composición muy compleja, llamado plasma. En el plasma encontramos desde productos de desecho procedente del metabolismo celular (metabolitos como creatinina, urea, ácido úrico, bilirrubina...), principios inmediatos imprescindibles para el metabolismo de nuestro organismo (glucosa, triglicéridos, colesterol, proteínas...), factores de la coagulación sanguínea (que, como su nombre indica, son los encargados de que la sangre coagule como debe y que sólo deben ser activados cuando la sangre sale de los vasos sanguíneos), iones-electrolitos-oligoelementos imprescindibles para el correcto funcionamiento celular y orgánico (sodio, potasio, calcio, fósforo, cinc, cloro...), vitaminas, sustancias reguladoras del funcionamiento orgánico, hormonas... y por supuesto, agua. Simplificando, esta es la composición de la sangre.
La función de la sangre es múltiple: llevar oxígeno y nutrientes a los tejidos y recoger el dióxido de carbonos y producto de desecho de las células, regular la temperatura del cuerpo, mantener el equilibrio hidroelectrolítico de nuestros tejidos, captando excesos o aportando deficiencias a las células y los tejidos intersticiales y, en general, servir de medio de transporte a nuestro organismo para llevar sustancias de un sitio a otro. De forma muy resumida, pero que muy resumida, esa sería la función de la sangre en nuestro organismo.

Cuando donamos sangre, en general, la idea que se tiene es que esta sangre que se obtiene sirve para hacer transfusiones. Cierto, en una mayor parte esta es su función, pero de la sangre se pueden obtener una serie de productos conocidos como HEMODERIVADOS, con los que se puede elaborar preparados terapéuticos cuya función es servir como, digamos, medicamento para el tratamiento de ciertas patologías que sólo pueden tratarse con productos obtenidos directamente de la sangre humana. Hoy día, por tanto, es muy extraño que a alguien le pongan sangre completa, es decir, sangre tal y como se obtiene del donante. Lo más habitual es que de cada donación se separen sus elementos que más tarde se procesarán y se utilizarán de forma específica; es decir, se utilizará cada elemento de la sangre para una función diferenciada.

 Hemoderivados:
  1. Concentrado de hematíes: es decir, se separan los glóbulo rojos, que son los que se administran en casos de anemia importante o hemorragias graves. Pueden estar o no lavados y separados de otros elementos formes de la sangre, leucocitos y plaquetas.
  2. Concentrado de plaquetas: se utilizan en casos de trombopenias graves (número de plaquetas reducido)
  3. Glóbulos Blancos o Leucocitos: se utilizan en el tratamiento de ciertos tipos de leucemias.
  4. Plasma: Cuando el paciente sólo sufre pérdida importante de la parte líquida de la sangre, se administra plasma fresco.
  5. Factores de la Coagulación: hay cierto tipo de patologías de la sangre que cursan con una disminución, ausencia o falta de función de algunos factores de la coagulación; la más conocida es la llamada hemofilia. Si esto pasa, la sangre no coagula, con el consiguiente riesgo de sufrir una hemorragia masiva ante heridas pequeñas o traumatismos banales. A estos pacientes se les debe administrar el factor de la coagulación específico que le falta y estos factores, en su mayoría, se obtienen de la sangre de las donaciones -ya se está empezando a utilizar fármacos sintéticos que evitarían depender de donaciones-.
  6. Albúmina y otras proteínas plasmáticas: en algunos procesos patológicos -como algunas patologías graves del hígado- cursan con disminución severa de estas proteínas lo que pone en serio riesgo la funcionalidad orgánica. En estos casos se administra estas proteínas que se obtienen de las donaciones.
  7. Anticuerpos o inmunoglobulinas: son proteínas fabricadas por un tipo de leucocito cuya función es actuar de forma específica frente a ciertas sustancias extrañas o microorganismos patógenos. Estas inmunoglobulinas se administran en personas expuestas o personas con déficit inmunológico.
De forma muy esquemática, estos son los productos que se pueden obtener de la sangre de una donación y que se pueden separar de forma específica durante la donación (donación de plaquetas o leucocitos, por ejemplo), lo que se conoce como Aféresis, o como proceso de separación posterior, cuando se hace una donación de sangre completa.

De ahí que el título de mi entrada haga referencia a que donar sangre no sólo ayuda a salvar una vida en un momento crítico o una intervención quirúrgica, sino que los productos que se obtienen de algo tan sencillo, en apariencia, como es una bolsa de sangre, sirve para tratar decenas de patologías, algunas realmente graves.

España es un país modélico en donación de órganos. En este sentido se encuentra a la cabecea de donaciones mundial y su sistema de organización de trasplantes (ONT) es emulado, copiado o es inspirador para otros países. De hecho, se está creando o se ha creado ya, un sistema Europeo establecido bajo las bases del español y llevado por coordinadores españoles, entre otros.
Pero en donación de sangre, España, no cumple con lo marcado por la OMS: tiene una tasa de 39 aportaciones al año por cada mil habitantes, cuando debería tener 45.
Los requisitos para donar son muy básicos, casi todos pueden hacerlo. Cierto que el proceso de extracción es precisamente lo que echa para atrás a muchos en su decisión, pero creo que las molestias de un pinchazo bien merecen la pena por los beneficios de reporta y lo mucho que podemos ayudar a otros.

PARA SABER MÁS: 
Y, por ahora, nada más.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Reflexiones: Acabar con el maltrato a niños. Atrapar a la bestia


La bestia se ha ido ya.
Mis lágrimas no me consuelan y el llanto impide que pueda respirar. No quiero que me oiga ni que intuya mi lágrimas. Me da miedo que regrese y empiece otra vez.
Cierro los ojos con fuerza y rezo, rezo como mamá me enseñó rogando para que esto acabe.
El dolor no me desgarra ya, es algo conocido y asumido, las heridas curarán. Pero el miedo, el miedo me impide poder cerrar los ojos...
Que no vuelva, que no vuelva. Y que alguien me saque de aquí.

-----ooooo00000ooooo-----

Con demasiada frecuencia nos llega a través de los medios de comunicación horripilantes casos de maltrato a niños. 
Pero, ¿qué se entiende por maltrato o abuso a niños?
Tomado de la FAPMI (Federación de Asociaciones para la Prevención del Maltrato Infantil)

«Aunque existen diversas definiciones, la de mayor consenso es la elaborada por el Observatorio de la Infancia en 2008 y recogida en el Protocolo básico de intervención contra el Maltrato Infantil, al que se refiere como “acción, omisión o trato negligente, no accidental, que priva al niño o la niña de sus derechos y bienestar, que amenaza o interfiere su ordenado desarrollo físico, psíquico o social y cuyos autores pueden ser personas, instituciones o la propia sociedad.»


Dentro de esta definición sólo cabe explicar que el maltrato puede ser, por tanto, de diversos tipos:
  • Maltrato físico
  • Negligencia en el cuidado o atención
  • Maltrato emocional
  • Abuso sexual
El maltrato como tal puede llevarse a cabo antes del nacimiento (prenatal) o una vez ya haya nacido el niño (postnatal). Con respecto al ámbito y/o autores, entendidos como en lugar en el que este maltrato se realice o los responsables directos del mismo:
  • Maltrato Familiar
  • Maltrato Extrafamiliar
  • Maltrato Institucional 
  • Maltrato Social
Las secuelas que estos niños pueden sufrir son tanto físicas, psicológicas y sociales, como es fácil de comprender.
No esperemos a detectar cualquier tipo de maltrato buscando sólo magulladuras o golpes más o menos graves y evidentes. A veces estos no se producen y aún así el pequeño está sufriendo abusos. Debemos por ello, tanto desde nuestro ámbito cotidiano como desde los diversos servicios de salud estar al tanto de aquéllos signos y síntomas que nos hagan entender que un niño está pasando por un calvario de este tipo. Todos, profesionales de la salud o no, tenemos capacidad para detectar y denunciar cualquier tipo de maltrato. 
Creo que es una lacra en nuestra sociedad. Algo demasiado espantoso y perverso. Algo que debemos impedir siempre, pero si no es posible, detectar de la forma más precoz posible y erradicar. Y todos podemos hacer algo en este sentido, todos.

Para saber más:
  1. FAPMI
  2. Texto: «Maltrato Infantil: Detección, Notificación y Registro de Casos» del Observatorio de la Infancia (MSPS)
  3. Texto: «Prevención de Maltrato infantil» , de Oliván Gonzalvo, Gonzalo. Fiesterra.com
TRATÉ ESTE TEMA AQUÍ Y AQUÍ
Y, por ahora, nada más.

En mis RELATOS CORTOS he tratado el tema con frecuencia. Uno de esos relatos que, además tiene cierto componente autobiográfico, es UNA FAMILIA NORMAL. Si deseas leerlo pincha en el título.