Política de cookies

jueves, 28 de julio de 2011

28 Julio 2011: Día Mundial contra la Hepatitis


Hoy es el primer Día Mundial contra la Hepatitis. Esto es los que explica la OMS en su página dedicada a este evento:

«La celebración del primer Día Mundial contra la Hepatitis, establecido por la OMS, tiene por objeto fomentar la toma de conciencia sobre las hepatitis virales y las enfermedades que causan, así como la difusión de conocimientos sobre ellas.

La jornada brindará la oportunidad de centrar la atención en medidas específicas, como por ejemplo: el fortalecimiento de la prevención, el cribado y el control de las hepatitis virales y las enfermedades conexas; la ampliación de la cobertura de vacunación contra la hepatitis B y su integración en los programas nacionales de inmunización; la coordinación de una respuesta mundial contra la hepatitis.»

Pero, ¿Qué es la Hepatitis?
La Hepatitis, así, como tal, es la inflamación del hígado. En este caso, la campaña hace referencia a las Hepatitis Víricas, es decir, aquellas inflamaciones hepáticas debidas a una infección por virus. Existen, a su vez, varios tipos de Hepatitis Víricas, tantos como virus conocidos hay. Los más comunes son las producidas por los virus A, B y C.

prevencion, hepatitis, higiene, evitar
Imagen obtenida en Gastroenterologos.net

La Hepatitis A suelen ser de los tipos de infección más benignos, que suelen cursar, en general, con síntomas «suaves» y que no suelen producir gran afectación del hígado y no suelen cronificarse. Existe vacuna y nos la hacen poner en Sanidad Exterior cuando viajamos a países en los que esta infección es endémica. Se transmite por el agua y por alimentos regados o lavados con agua infectada.
La más graves suelen ser las Hepatitis B y las Hepatitis C. Ambas se suelen transmitir por vía sanguínea por lo que son frecuentes en drogadictos por vía parenteral. Además la Hepatitis B se puede transmitir también por vía sexual, por lo que su contagio está bastante extendido. No voy a entrar en cifras que otros medios proporcionan detalladamente. En lo que sí quiero hace hincapié es en que los distintos tipos de Hepatitis conforman un grupo de infección mucho más frecuente que el VIH, teniendo además, vías de transmisión y contagio directo muy similares. Por ello, su forma de evitar el contagio es prácticamente la misma, salvo que para el VIH aún no existe vacuna eficaz y para la Hepatitis B, sí. De hecho, en España, la vacuna de la Hepatitis B está incluida en el calendario vacunal desde hace años.

Lo más importante es, como siempre se insiste, la prevención, protegerse adecuadamente, es decir, vacunarse de las infecciones que sí tienen vacuna (H. A y B); el siguiente paso sería evitar ponerse en contacto con las fuentes de infección, lo que se llama: evitar conductas de riesgo, evitando compartir material punzante o cortante con otras personas y evitando tener relaciones sexuales sin protección (preservativo) cuando no se tiene una pareja estable.
Me llama mucho la atención que las personas con las que hablo sienten más precaución o temor frente al VIH que frente a las Hepatitis... sencillamente porque de la primera se hizo una campaña mediática tremenda cuando aparecieron los primeros casos y de la segunda tenemos noticia desde siempre. Pero no por más conocida le debemos hacer menos caso.
Sin tremendismos ni alarmas innecesarias, por supuesto.

Para saber más:


viernes, 22 de julio de 2011

Memoria de mi enfermera XXXII: "Desde mi balcón"

Foto: Escalera de sal. Autora: LolaMontalvo (c)

Miro la calle desde mi balcón.
Hace un día muy bonito. La primavera hace semanas que llegó y el calor ya acaricia los árboles y abre los pétalos de las flores. Los días van siendo más largos y las tardes, cálidas y suaves invitan a estar en la calle, paseando, recibiendo la caricia de la brisa...
Miro la calle y se me llenan los ojos de lágrimas. Me gustaría estar abajo, sentada en ese banco de ahí, mirando a los niños comerse el bocadillo mientras sus madres les recuerdan que mastiquen bien, dando las migajas a los gorriones regordetes que picotean entre las hojas.
Miro la calle...
Me arrebujo lo mejor que puedo en mi silla de ruedas. El empapador de felpa me ha hecho una arruga en algún lugar y me roza la piel de los muslos. Mis torpes dedos apenas pueden estirarlo y sujetar la manta de cuadros escoceses que me han colocado sobre las rodillas. Me enjugo las lágrimas con el dorso rugoso, seco y agrietado de mi mano.
Sí, me gustaría estar ahí abajo, ser aún joven y pasear hasta que la luz vespertina fuera una suave bruma dorada que perfila los edificios en el horizonte.
Pasear, pasear...
Llevo en esta silla seis años. Seis años hace, en los que dejé de caminar... ¡qué más da por qué! Sólo salgo cuando me pongo enferma y me tienen que llevar al hospital y me tienen que bajar de cualquier manera por la escalera. Me siento presa; me recluye mi casa, mi cuarto piso sin ascensor.
Llevo seis años sin salir a la calle... mirando la vida pasar despacio desde este balcón. Envidiando las primaveras y los calurosos veranos, deseando mojarme en la lluvia de los frescos otoños... Viendo cómo me llega el fin en este invierno que nunca acaba...
Seis años sin salir a la calle. Dependiendo de que me cuiden, de que me atiendan. Sé que sólo saldré cuando mis días se hayan acabado... Hasta entonces, sola, miraré la vida pasar desde este balcón.

Tengo un relato corto «TRAS LOS CRISTALES DE AQUEL BALCÓN» (en descarga gratuita) que trata el tema con más detalle.

-----ooooo00000ooooo-----

Las casas pueden llegar a ser los calabozos de las personas con movilidad reducida. Sobre todo los bloques antiguos de viviendas en los que aún no hay ascensor o las casas en las que un generoso tramo de escaleras suponen un obstáculo insalvable para una persona con movilidad reducida y, más si es un anciano; en ambos casos su aislamiento social podría llegar a ser absoluto.
Hay ancianos que, aún viéndose limitados en su capacidad para valerse, no desean dejar su casa, no desean o no pueden irse a una residencia geriátrica y su vivienda termina convirtiéndose en su calabozo personal de por vida. Dependen de otros para su abastecimientos más básico y para que se les ayude en las actividades más básicas. Algunos tienen hijos. Otros, no.
En los pueblos, hasta ahora, las posibilidades de que a un anciano le pase esto son algo menores por la relativa solidaridad vecinal que aún está en uso. Pero en las ciudades esto sucede cada vez más, sobre todo en aquéllas viviendas antiguas que aún no tienen ascensor. A veces hemos leído en prensa o nos ha llegado por algún medio que un anciano ha parecido muerto en su casa y nadie se ha enterado y así ha estado así, sólo, durante semanas o incluso meses.
Es labor de Enfermería en atención primaria el reconocer a la población conocida como Ancianos Frágiles o de Alto Riesgo, ancianos con los que hay que trabajar, aplicarles una serie de cuidados y poner en marcha todos los recursos socio-sanitarios precisos para que su situación no llegue a agravarse, se detecte este problema en cuanto suceda y su situación no suponga un aislamiento.
Sí, los profesionales de la salud tenemos nuestra labor en este problema, pero también las personas de a pie tienen una labor, llamémosla, solidaria. El hacer lo posible por conocer a nuestros vecinos y prestar ayuda a los que puedan precisarla... aunque no la soliciten. sobre todo ahora, en verano, cuando muchos se van de vacaciones y las casas, los bloques y las comunidades se quedan casi vacías.
Y, por ahora, nada más.

Para profundizar un poquito más en el tema:

viernes, 15 de julio de 2011

CAMPAÑA: «SALVAR 1 VIDA»



La Fundación Española del Corazón y la Sociedad Española de Cardiología, en la persona de la Dra. Nekane Murga, cardióloga del Hospital de Basurto (Bilbao), han impulsado una interesante campaña de promoción y divulgación para que los ciudadanos de a pie conozcan las técnicas básicas de atención a una persona en Parada Cardio-Respiratorio y sepan como actuar y atender a alguien que sufre algo así. La campaña se llama SALVAR 1 VIDA.
Esta campaña se basa en la idea de que todos podemos hacer algo para ayudar a que una persona que sufre un paro cardiaco no muera. Lanza ideas sencillas, establece técnicas básicas de RCP y, sobre todo, intenta conseguir que los ciudadanos entiendan que cualquier persona puede ayudar a salvar una vida, algo que se logra cuando uno sabe qué puede y qué debe hacer en estos casos.
Y creo que es una campaña magnífica.
Las técnicas básicas de RCP (Reanimación Cardio-Pulmonar) deberían conocerlas todas las personas, todas, sean o no sanitarios o profesionales del tema. Se debería enseñar en escuelas deportivas, en colegios e institutos, en academias de baile, en campamentos, asociaciones de vecinos, universidades... El conocimiento de esta técnicas reduce la angustia de los que se encuentran con una persona en paro cardiorespiratorio y las posibilidades del que lo sufre aumentan de forma espectacular.
Allá va un vídeos; en el enlace de la FEC y SEC encontraréis algunos más explicando ciertas cuestiones:

Todos los que sois profesionales podéis ayudar, por supuesto, pero también los que no lo sois... ¿cómo? Ayudando a difundir esta campaña en las redes sociales. Su hashtag en Twitter es #salvar1vida
Todos podemos ayudar.
Y, por ahora, nada más.

sábado, 9 de julio de 2011

10 julio: ¡Mójate por la Esclerosis Múltiple!



La FEDERACIÓN ESPAÑOLA PARA LUCHA CONTRA LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE (FELEM) ha puesto en marcha una campaña para la sensibilización social y de solidaridad con las más de 50.000 personas que en España sufren Esclerosis Múltiple que se celebra el 10 de julio.
Me solidarizo con esta campaña y por ello ayudo a la difusión de la misma.
Pero, ¿qué es la Esclerosis Múltiple (EM)?

<span class=

Imagen perteneciente a MedlinePlus

La imagen muestra la estructura esquemática de los nervios de nuestro cuerpo. Los nervios, formados por células llamadas neuronas, funcionan por impulsos, semejantes a descargas eléctricas, que se transmiten por estas complejas estructuras nerviosas, gracias a una serie de sustancias químicas que se liberan entre neurona y neurona. En general, unos nervios tienen función motora y, otros, sensitiva. La mielina, que es la capa que protege a esas neuronas, sería como el plástico protector de los cables eléctricos y debe estar íntegro para que la neurona funcione de forma correcta.

La Esclerosis Múltiple (EM) es una compleja enfermedad neurológica que afecta al sistema nervioso central (encéfalo y médula) en la que se produce la pérdida de esa capa protectora , la mielina, de tal forma que las neuronas se dañan, se inflaman o desaparecen. La gravedad de cada caso depende de las lesiones nerviosas que se hayan producido y las zonas de nervios dañadas. Afecta más a mujeres que hombres y afecta más a personas jóvenes entre 20 y 40 años; hay personas en las que la evolución de la enfermedad es más lenta y otra, sin embrago, es muy rápida.
No tiene cura, aunque sí tratamiento. No están claras las causas ni los antecedentes ni los factores desencadenantes. Tampoco éste es el lugar para establecer estos datos ni los signos o síntomas que pueden llevar a su diagnóstico, así como la forma de llegar a establecerlo con certeza. Si alguien quiere saber más de esta patología puede documentarse en:
Lo que sí me gustaría que conociera todo el que leyera esta entrada es que la EM es una enfermedad crónica y degenerativa, que conlleva en su evolución una progresiva disminución de la capacidad motora de la persona que lo sufre, de tal forma que, poco a poco, se va haciendo dependiente y necesitado de una asistencia médica especializada constante. Enfermedad y discapacidad van de la mano. Y lo sufren tanto el paciente como sus familias, dado el gran grado de dependencia que llegan a sufrir muchas de estas personas.
Os invito a conocer un poco más la situación en la que viven las personas enfermas de EM y sus familias. Os invito a participar de esta campaña que os anima a mojaros por la Esclerosis Múltiple.
Este es el vídeo de la Campaña:


Y, por ahora, nada más.

viernes, 8 de julio de 2011

Campaña de Vacunación

Traigo a colación una campaña de vacunación que está muy relacionada con la entrada que os dejé relativa a lo que se está convirtiendo una costumbre entre diversos grupos de padres y tutores de no vacunar a sus hijos: VACUNAS PARA PROTEGER LA SALUD.
Esta CAMPAÑA DE VACUNACIÓN ha sido realizada por el Área de Gestión Sanitaria del Campo de Gibraltar, en la provincia de Cádiz y la he encontrado en el magnífico blog HOMOSANITARIUS, donde podéis consultarla.
Os animo a que la veáis y la difundáis.
Creo que las vacunas son una herramienta de protección y prevención inmejorables. Y para nuestras dudas, para nuestras reservas en este tema, la mejor herramienta en estos casos es la información.
Por ello os animo a que preguntéis a vuestros profesionales sanitarios y en vuestro centro de salud. Conocer y entender ayudará a disipar toda duda que se os pueda presentar.
Y, por ahora, nada más.

martes, 5 de julio de 2011

Memoria de mi enfermera XXXI: "Urgencias"

Imagen perteneciente a El País

EL PACIENTE
Llevo aquí sentado en la sala de espera cerca de tres horas. Y estoy hasta las narices. Miro mi reloj y lo comparo con el de la pared... ¡va bien, son las dos de la mañana! Quiero irme a casa y quiero meterme en mi cama, pero me han dicho que aguarde a que estén los resultados del análisis que me han hecho y de la placa de tórax que me hicieron hace una hora... ¿Tanto tiempo para analizar un triste botecito de sangre y para mirar a través de la luz una radiografía negruzca? ¡Ay, Dios mío, así nos va!
Y no para de entrar gente por esa puerta.
Mira, allá va otra camilla con un montón de sanitarios a su alrededor y a éste le entran hasta la cocina... ¡y yo esperando desde hace tres horas!
Me he cambiado de asiento ya tres veces. Estoy hasta el moño de escuchar desgracias. Porque toda la gente, cuando está en una sala de espera, se cree que a ti te va a interesar por qué cuernos ha acudido a Urgencias. Estoy de descripción de dolores, sudores, diarreas, tumores y males, hasta la coronilla.
Pero es que encima el personal se está tocando las narices. He ido a la fuente de agua a tomar un sorbo y he visto a dos señoritas sentadas charlando, sin hacer nada y riéndose a carcajadas. Claro, ahí sentadas, van a adelantar trabajo... ¡mañana!
Y seguro que mis resultados los mirarán por encima, sin interés. Para que luego resulte que tengo algo gordo.
¡¡Otra ambulancia que llega a toda mecha!! ¡Y otro al que entran en camilla hasta el fondo, sin hacerle esperar!
Por lo menos me queda aquí otra hora más.
Yo creo que esa médica no me ha hecho mucho caso. Tendría que haberle pedido que me hiciera un registro de esos del corazón... ¡pero si ni me ha escuchado el pecho!
Y en los pasillos cada vez hay más camas alineadas, una detrás de otra...
¡Me estoy poniendo malo!

----oooo0000oooo----

Sé que este relato es un tanto inconexo... una especie de "Lluvia de Ideas" pero es que he querido recoger el máximo de los comentarios de muchos de nosotros hemos hecho esperando en una sala de urgencias o, incluso, hemos escuchado a otros. Hay muchos más, muchos comentarios referentes a la supuesta incompetencia del personal sanitario de nuestras urgencias, motivo único y último de que nos hagan esperar tanto en las salas de nuestros centros sanitarios, según muchos usuarios.
Me gustaría hacer una pregunta a la que no conseguiré dar respuesta, porque no es fácil:
¿De quién es la culpa de que nuestras urgencias estén tan a menudo saturadas de enfermos esperando? Yo creo que es un compendio de varios y numerosos factores, todos de difícil solución; sólo destacaré tres, dado que este no es un espacio científico ni un estudio riguroso del asunto, es un espacio de opinión, en el que he reunido la versión de personas que conocen bien el tema porque trabajan en estos servicios:
  • Falta de personal: es un mal ya crónico en nuestro país y supongo que, con la crisis, todo irá a peor con los recortes que nos prometen. Y la mala costumbre de poner a recién contratados sin experiencia en estos servicios -enfermeros y auxiliares, sobre todo-.
  • Mal uso de los servicios de Urgencias por parte de usuarios y pacientes: no es lógico acudir a urgencias de un hospital por un dolor de garganta, fiebre, dolor de rodilla o quemaduras solares... Pero cada uno hace lo que cree que debe hacer. Si se usaran los servicios de Urgencias de centros de salud y ambulatorios para cuestiones menores en lugar de los hospitalarios, éstos estarían menos saturados. ¿Formación al paciente/usuario?
  • Personal sin experiencia en servicios de Urgencias: dejar en las puertas de Urgencias a los residentes recién iniciado el MIR sin una estrecha supervisión por parte de médicos con más experiencia o adjuntos produce: petición de pruebas injustificadas y que se pasen por alto circunstancias de gran importancia (lo he vivido no sólo como profesional sino como usuaria -podría contar varias experiencias- y compañeros míos que laboran en Urgencias, tanto médicos como enfermeros, me lo han corroborado)
¿Se hacen necesarios más recursos o tenemos suficientes recursos pero éstos están mal aplicados o utilizados? Yo creo que no hay suficientes recursos y encima los que hay están en muchas ocasiones mal utilizados... De hecho, se lleva reclamando una especialidad tanto médica como de enfermería de Urgencias desde hace tiempo. Es imprescindible.
¿Los pacientes y usuarios utilizan bien estos servicios?
En muchas ocasiones, no.

En definitiva, no hay culpables. Nadie es responsable directo de este problema. Aunque a veces se acuse de forma directa a una de las partes.
Estamos en un periodo de vacaciones en el que muchos trabajan por primera vez, muchos ciudadanos cambian de lugar de residencia y a mucho personal se le da vacaciones sin ser cubiertas sus vacantes. Soy usuaria del Servicio Público de Salud, pero en este instante pienso como profesional y no puedo sentir otra cosa que empatía por la situación de tantos y tantos compañeros que están en puertas de urgencias de hospitales y servicios de salud.
Creo que los gestores de nuestro Servicio Público de Salud deberían escuchar qué tienen que decir los que a diario trabajan en estos servicios, qué creen ellos que falla, qué faltaría... Porque los gestores del Sistema Público de Salud, por desgracia, suelen hacer más caso a los usuarios que a los trabajadores. Escuchar a los dos grupos afectados enriquecería mucho su visión del problema.

Y, por ahora, nada más.