Política de cookies

martes, 21 de junio de 2011

Memoria de mi enfermera XXX: "Mis miedos"

Ya vienen los celadores a buscarme para llevarme al quirófano. Sí, aunque los enfermeros me han puesto un sedante al cogerme la vía, aunque me han explicado que el medicamento me ayudará a estar tranquila... aún sabiendo eso, tengo miedo.
Veo a mis hijos que están conmigo, en la habitación haciéndome compañía desde las 7 de la mañana. No han querido dejarme sol y se lo agradezco. Aunque procuran aparentar que están confiados, ellos tienen el mismo miedo que yo. Lo veo en sus ojos... eso no se puede disimular. Lo veo en sus sonrisas, en sus conversaciones en murmullos como si estuviéramos en una iglesia.
Sé que el pronóstico es bueno. Sé que es probable que cure del todo, que necesite radioterapia o no, pero que las probabilidades de que todo vaya bien son muy altas. Pero tengo un nudo en el estómago, un puñadito de mariposas traviesas que me hacen cerrar los ojos con fuerza y tomar aire profundamente...
«Todo irá bien...»
Escucho las voces de los celadores en el pasillo. Les oigo decir mi nombre. Entran y me preguntan el nombre mientras sujetan un enorme sobre de esos de radiografías con mis datos escritos en rotulador de esos gordos. Respondo con voz trémula que apenas me sale del cuello. Siento cómo el medicamento apacigua a duras penas los latidos de mi corazón.
En cuanto las enfermeras comprueban los sueros y la vía y mi pulsera de pruebas cruzadas -una vez más- me sacan de la habitación con movimientos profesionales, hablándome y diciéndome que ya veré que rápido pasa todo.
Mis hijos me besan en el pasillo y me dan apretones en las manos intentando infundirme confianza. Me da pena ver sus gestos contenidos de preocupación... ahora no pueden disimular; aún así me sonríen y me prometen que pronto nos veremos y todo habrá pasado. Me llevan a una sala muy luminosa y me pasan a la mesa de quirófano. Veo a todos con mascarilla y uniformes de colores azul, verde... Me hablan pero ya no soy capaz de entender todo lo que me dicen. A todo digo que sí. Sé que me sonríen y sus voces son amables. Me ponen una mascarilla que sale de la nada y me piden que cuente hacia atrás... siento cómo mi cuerpo se desliza rápidamente por un tobogán de oscuridad y ya no tengo miedo.
Ya no.
«Todo irá bien...»

-----ooooo00000ooooo-----

Los fármacos administrados previos a la cirugía están preparados para evitar que los pacientes sientan miedo... pero todos en un grado mayor o menor sienten cierta angustia cuando se les lleva a quirófano despiertos. No se puede evitar.
Tener esto presente, hacerse cargo de los sentimientos de nuestros pacientes y de sus preocupaciones ante su enfermedad es lo que hace que seamos mejores profesionales, objetivo que siempre debemos tener frente a nosotros en nuestro devenir profesional.
Y, por ahora, nada más.

Nota: hoy esta entrada se la dedico a alguien muy especial para mí. Empecé a escribirla justo cuando acababan de meterla en quirófano y dormirla. Sé que ha tenido miedo hasta que el sueño le ha restado todo temor.
Va por ti. Te quiero.

lunes, 13 de junio de 2011

Reflexiones: Vacunas para proteger la salud, para prevenir enfermedades

Existe una tendencia que no termino de entender hoy día. Algunos padres, naturistas extremos, llevados por un deseo de evitar la exposición de sus hijos a sustancias artificiales evitan administrarles las vacunas recogidas en nuestro calendario vacunal. Una moda que no entiendo si pone en riesgo la vida de sus hijos, porque ello ha derivado en un aumento de los nuevos casos de enfermedades infecto-contagiosas tipo Sarampión, meningitis C, parotiditis, tosferina, entre otras. Sólo en Andalucía, en la provincia de Sevilla, ha habido ya unos 1085 casos de sarampión cuando 4 años atrás el número de casos era cero. Parece ser que también en la Comunidad de Madrid el número de casos ha aumentado considerablemente a unos 1000 casos en lo que llevamos de año. En ciertos casos esta enfermedad puede ser mortal.
No, la intención que pretendo con esta entrada no es alarmar. En absoluto. Algunos achacan los nuevos casos de estas enfermedades a la proliferación de inmigrantes sin condiciones higiénico-sanitarias mínimas, pero según los estudios, los casos de estas infecciones en inmigrantes es de sólo 30 de esos 1000 casos en la Comunidad de Madrid.
Prevenir estas infecciones, que pueden ser mortales, es tan sencillo como seguir las pautas del calendario vacunal de la comunidad en la que vivamos.


LOGROS:
Gracias a las vacunas se ha conseguido que no existan nuevos casos de Viruela, una enfermedad mortal que arrasaba la vida de miles de personas, hasta que en el siglo XX se descubrió y universalizó la administración de su vacuna. Gracias a las vacunas la gripe ya no se lleva millones de vidas todos los años. Gracias a las vacunas no existen nuevos casos de Poliomielitis desde hace años en España y en Europa; Europa ha sido declarada zona libre de Polio. Gracias a la administración de vacunas en los países en desarrollo se está logrando disminuir la morbi-mortalidad infantil derivada de estas patologías... aunque a un ritmo demasiado lento, dado que estos países dependen de la ayuda de los más desarrollados para acceder a estos fármacos. Aprovecho para hacer hincapié en esto y que no nos olvidemos de ellos.

RIESGOS:
Cierto que las vacunas no son inocuas. Conllevan un pequeño riesgo que el padre o tutor asume cuando decide administrárselo a sus hijos. Pero en estos casos prevalece lo que se considera el balance beneficio/riesgo, es decir: el riesgo que se corre al administrar estas vacunas es infinitamente inferior que el beneficio que reporta la protección que sobre su salud se derivan de la administración de las vacunas. Además, el beneficio de las vacunas no es sólo individual: al vacunar a los niños protegemos a toda la población, al impedir diseminar estas infecciones en la comunidad.

INFORMACIÓN:
La información es la mejor herramienta en estos casos. Los profesionales de la Salud: enfermeros, pediatras, médicos, matronas... están para informar y acabar con dudas y mitos referentes a las vacunas. Nos informarán de cuando es más adecuado administrarlas y qué cuidados debemos llevar a cabo después, cuidados muy básicos, por otro lado.
Proteger la salud de nuestros hijos es la mejor forma de cuidarlos.
Antes de negar una vacuna a vuestro pequeño, por favor, pedid información.
Espero haber contribuido a despejar algunas dudas respecto a este tema.

MÁS INFORMACIÓN:
Y, por ahora, nada más.

miércoles, 1 de junio de 2011

1 Junio 2011: Día Nacional de Donante de Órganos y Tejidos



Cartel perteneciente a ALCER

Vuelvo momentáneamente, como no podía ser menos, para dar mi pequeño y personal homenaje a los que impulsados por una enorme generosidad son o han sido donantes de algún tejido o de órganos. Gracias a los donantes y a sus familias, cientos de personas tienen una oportunidad de llevar una vida mejor, una nueva oportunidad.
Es necesario reconocer su calidad humana, su inmenso altruismo.
Os animo a todos a que os hagáis donantes, porque con una donación se regala vida.
Y, por ahora, nada más.