Política de cookies

miércoles, 23 de marzo de 2011

"Día Nacional Contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario"


Como dice el enunciado, hoy es el Día contra las agresiones en el ámbito sanitario.
Por agresiones se entiende no sólo los golpes, sino que se incluye las agresiones verbales, amenazas, coacciones. El 33% de los enfermeros han sufrido una agresión de este tipo en el último año. Demasiadas.
Supongo que todos los profesionales de la salud, en algún momento u otro, hemos sufrido algo de este tipo. Por lo menos yo sí, muchas veces, demasiadas. Generado por el estrés o la angustia, da igual. El caso es que a veces se intenta volcar en el personal sanitario el dolor o la frustración propios o de personas queridas.
Creo que TODOS debemos poner de nuestra parte para que esto se acabe, para que esto no sea algo cotidiano. ¿Quién debe hacer qué? No lo sé, de verdad, pero creo que es un problema que debemos procurar solucionar todos, personal sanitario y administración, por un lado, y usuarios y familiares, por otro. Entender la postura del otro, acercarse al otro, empatizar con el otro, no plantear expectativas inalcanzables, no buscar paliar la propia frustración en el otro.
Eso sí... a las Administraciones me gustaría indicarles que los recortes que sigue poniendo en práctica en la partida de recursos humanos, sobre todo, ayuda mucho a que este problema no tenga una fácil solución... el estrés que genera por parte de personal y usuarios puede ser foco de origen de muchas agresiones... Ya que llegan las elecciones y tanto les preocupan la los políticos el bienestar de los ciudadanos y como tanto les gusta llenarse la boca de afirmar...
Y, por ahora, nada más.

La foto la he sacado de Internet. Si le pertenece a alguien y desea que la retire, así lo haré

6 comentarios:

tomae dijo...

...Es cierto lola, la actitud del "cliente"/paciente, condiciona la buena marcha para el ejercicio profesional de quien presta servicios, es inevitable pensar que somos "maquinas"...Se trabaja mejor con amabilidad (mutua) y ciertas actitudes prepotentes no llevan a ningún lado.

Oí de un caso (y aunque suena a leyenda urbana me pareció acertado) En que un paciente de esos exigentes se dirigió voriferando a la consulta...
- Yo le pago el sueldo a usted, y no tengo por que soportar esperas ni idioteces!!!
- Hombre!!! ya tenía ganas de encontrarme con el "hijoputa" que me paga tan poco... (con perdón)

...

De todas formas, aveces observo ciertas "cacicadas" propias del "profesional" que se crea sus propios reinos de taifas, con reglas, requisitos, y cumplimientos ajenos a su actividad sanitaria (más de tipo administrativo) que personalmente me revientan...aunque eso pasa en muchas actividades...

Y cierto, ya no gustaría ver a mucho político en la arena del ruedo...

En fin... bss!

Lola Montalvo dijo...

TOMAE: creo que el origen del problema radica tanto en el personal como en los pacientes/usuarios, pero sobre todo es una cuestión de educación. Uno puede sentirse frustrado, enfadado, dolido, afectado... pero la educación es la que te lleva a no tener que recurrir a los golpes o los insultos para solucionar estas cuestiones. Yo estoy harta de que me digan lo del sueldo... que también me pago yo a mí misma con mis impuestos.
Todos podemos evitar que esto suceda... pero también he querido hacer hincapié en que la falta de personal pone las cosas más tensas aún. Si el personal no llega...¡malo!
Besos miles, Tomae y gracias por leer y opinar.

Anónimo dijo...

A mi parecer las ofensas y agresiones están dirigidas al personal de atención directa , porque en realidad los usuarios - familiares no tienen acceso a la dirección , en la mayoria de las situaciones cotidianas. Además pretenden sustituir sus cuidados emocionales por los de los del profesional y eso genera frustación.En fin pongamos en práctica unas buenas habilidades y a segir trabajando........

Lola Montalvo dijo...

ANÓNIMO: tienes razón: estas agresiones no van nunca dirigidas a los directivos, sino a los que diariamente trabajan cara a cara con el paciente. Pero insisto, creo que es cuestión en muchas ocasiones de carencias: educacionales, de personal, de tiempo, de información. Muchas gracias por leer y por opinar. Un saludo.

Serena van der Woodsen dijo...

Es cierto, quién no ha sufrido algún tipo de coacción o violencia verbal... Y a mí, sinceramente, me da miedo llevar mi tarjeta identificativa puesta, con nombres y apellidos...

Lola Montalvo dijo...

SERENA: es triste que algunos crean que pueden estampar sus frustraciones contra los que dan la cara en su cuidado o en el de sus familiares. Y como nosotros estamos en primera línea de público... Un abrazo, Serena y gracias por tu opinión. Besos miles

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...