Política de cookies

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Reflexiones: Dia Mundial contra el Sida


Hace meses una entrada en este blog de la serie Memoria de mi Enfermera: "Irene" trató el tema del Sida y procuró plasmar en su texto y transmitir el mensaje, siempre importante, de que esta enfermedad puede afectar a cualquiera si no se toman las medidas preventivas universalmente conocidas y que pasan, entre otras, por evitar las relaciones sexuales sin protección o por no compartir objetos que supongan contacto con sangre o fluidos infectados con el virus.

El mensaje está claro.

Pero el número de infectados por esta enfermedad sigue creciendo, aunque es cierto que con una velocidad ralentizada. Algo pasa para que no se logre frenar su progresión. La información es fundamental e imprescindible.

Me choca leer en los medios que 50.000 personas en España no saben que están infectadas. Imagínense la «bomba de relojería» infecto-contagiosa que pueden suponer estas personas al relacionase con otras gentes. Ya hemos tratado con anterioridad la cuestión que yo denomino «ignorancia deseada», es decir, aquélla en la que la persona no desea saber si está enferma o no. Si no sabe, no sufre. Puede barruntarse algo, pero siente tanto temor a saberse enfermo, que no va al médico y no toma ninguna medida. Mientras tanto, con lo que se refiere el Sida, es un elemento de evidente riesgo para los que se relacionan con él.

Ahí radica la importancia incuestionable de las medidas de prevención: utilizar el preservativo SIEMPRE en relaciones sexuales esporádicas o con personas no conocidas... diga lo que diga el Papa y la Iglesia, porque tanto el uno como la otra no tienen nada que aportar en este tema. Esto no es una cuestión moral; es una cuestión de salud y no sólo de la propia, sino de la ajena.

Información, información, información, información. Esta es la más importante herramienta para acabar con la vertiginosa progresión de esta enfermedad, enfermedad que ya no supone una sentencia de muerte segura. Gracias a los avances científico-médico-farmacológicos las personas seropositivas tienen una esperanza de vida mayor que hace años y con una calidad aceptable.

Mucho se ha logrado en estos años, cierto, pero aún queda mucho por hacer. Y está en nuestra mano, todos podemos hacer algo. No es sólo responsabilidad de las autoridades sanitarias.

Prevenir es posible no nos olvidemos de ello.

Y, por ahora, nada más

8 comentarios:

ana dijo...

El auténtico logro en esta lides es la responsabilidad. La libertad es sólo nuestra, como también es sólo nuestro el modo en cómo entendemos nuestra sexualidad. La información es clave. Sin saber, en el desconocimiento, nuestra libertad se convierte en una bomba de relojería.

Permíteme discrepar en un tema. El Papa habla para los católicos, se dirige a las personas creyentes y practicantes. Y es de suponer, que si un católico decide no practicar, es libre de hacerlo, y que esto no le exime de una responsabilidad que le exija unos principios morales, no como católico, sino como ciudadano y persona responsable, como ser humano. La moralidad no es sólo para los católicos. La moralidad es humana, es el juicio sobre las acciónes humanas, que pueden ser buenas (usar preservativos en relaciones esporádicas y ante una infección sexual) o malas (vivir como si no ocurriera o no se supiese nada). La información, es uno de los deberes primordiales que nos debemos exigir a nosotros mismos si no queremos perder la condición de personas. La libertad de un ignorante es lo que más miedo me da, la veo cual auténtica bomba de relojería, no las actitudes ni los actos de los católicos. Mis padres son dos personas católicas, y creemé que estas, son las menos vulnerables al SIDA... y a raíz de esto pienso que muchas veces mezclamos churras con merinas. Y no. No es así. La moral católica, en sus principios, no necesitaría tan siquiera preservativo... pues no permite una vida promíscua sino que la condena, ni una vida sexual permisiva. (Lo que piense sobre esto, es ya otro cantar, pero en cuanto al SIDA, si todos fuéramos católicos practicantes... es de entender que no habría mucho problema. Así que si no somos practicantes, lo que diga el Papa nos tiene que importar poco. O al menos eso creo.)


Como tú bien has querido decir, esto no es una cuestión de creencias religiosas; es una cuestión de salud y no sólo de la propia, sino de la ajena. Así que, seas quien seas, si decides tener una vida sexual movidita... póntelo y pónselo!!!! Rotundamente. Y por supuesto, los profesionales sanitarios, tenemos mucho que decir en esto, y que hacer, pues la labor preventiva depende siempre de nuestros conocimientos, ejercicio profesional y responsabilidad como cuidadores.

Como siempre, un placer leerte. Un abrazote.

limón dijo...

Sabía que hoy leería un mensaje de apoyo para los seropositivos en tu blog. Es una enfermedad grave que puede acabar en muerte, pero en general, a la gente no le importa su posible depresión inmunológica sino la gran ESTIGMATIZACIÓN que sufren este tipo de enfermos. Una pena que la desinformación de algunos dificulte el paliar esta enfermedad con "normalidad".

Muaks

Lola Montalvo dijo...

ANA:Es muy cierto lo que dices de que la libertad de cada cual en cuanto a sus relaciones y con quién o cómo las mantiene está en contraposición con la posibilidad de infectar a alguien de lo que sea por ser seropositivo y no saberlo. Hay que ser libre de forma responsable. Con respecto a tu matización en cuestión religiosa, por supuesto, no tengo nada que objetar dado que en cuestión religiosa soy la menos adecuada para opinar. Pero también es cierto que no todos los católicos siguen todos los preceptos que marca la Iglesia, sobre todo en países africanos y asiáticos y sí otros, como podría ser el uso del preservativo. Por ello, creo que se le debe restar un poco de preeminencia a la infalibilidad del Papa y de sus mensajes. El resto de confesiones no entran tanto en estas cuestiones o no se les oye tanto.
Creo que nosotros como profesionales debemos aportar todo lo que haga falta en materia de información y formación para conseguir que se frene el avance de este mal, que ya, por fin, no supone la muerte segura.
Gracias Ana, por leer y opinar. Besos miles

Lola Montalvo dijo...

LIMÓN: La entrada a la que hago refrencia en el texto, Memoria de mi Enfermera: "Irene" hacía referencia a esto que indicas de forma tan acertada: la estigmatización del enfermo o seropositivo. Por fin ya no se considera tanto -aunque aún queda mucho por hacer, por supuesto- a los seropositivos y enfermos de sida como apestados. TODOS sin distinción podemos infectarnos del virus del VIH en determinadas circunstancias. Pero el virus no llega por el aire o por convivir con enfermos... son tópicos que han hecho mucho daño en todos estos años. Creo que la información y la educación son las armas más poderosas que se tienen hoy día para afrontar este problema, esta pandemia real.
Muchas gracias, Limón, por vistiar este espacio, por leer y por opinar. Besos miles

Raúl Peñaloza dijo...

Afortunadamente la sociedad evoluciona. No tarda en aparecer una vacuna y creo que ya cruzamos la frontera de los estigmas. Al menos, eso espero.

Anónimo dijo...

Hola a todos:

Soy estudiante de enfermeria y auxiliar de enfermeria y auqnue no venga al caso me gsutaria decir que :

He trabajado en una clinica de sanidad sexual aqui en inglaterra y como estudiante de enfermeria he estado haciendo practicas , en una clinica de research or busqueda donde hacen estudios, Y te tengo que decir que la enfermdad aqui en inglaterra la tratan super bien , dando mucho apoyo a los pacientes y el stigma no es tanto aqui en inglaterra.

Por lo que se con la medicacion que se le ponen a los pacientes dice un estudio que pueden vivir una vida normal al no ser que aparezcan otros problemas,pero por lo contrario llevan una vida normal y no deja de ser una enfermdad cronica como por ejemplo la diabetes.

La vacuna como dice Raul penazola se esta estudiando y seria como medida de terapia antiretroviral y en vez de que los pacientes se tomen todas las pastillas que se toman tendrian que ponerse la vacuna una vez cada 6 meses , la verdad que seria lo mejor en cuando a estado emocional para ellos por que el problema que tienen es emocional y psicologuico de pensar en las pastillas cada dia que les recuerda cda vez mas la enfermedad.

Aqui en inglaterra estan o parecen que estan mucho mas avanzados con respecto a este tema y otros tantos,La verdad que estoy contento de hacer aqui la carrera.

bueno un beso a todos y un saludo xxxx

Lola Montalvo dijo...

ANÓNIMO: Hola. Me alegra ver otro punto de vista para el mismo problema. Es interesante ver que en otros países se ha adoptado esta enfermedad como lo que es: una patología crónica más.
Aquí, en España, aún queda camino que recorrer para llegar a eso. Los jóvenes, población que desarrolla más actividades de riesgo al respecto, siguen teniendo ideas preconcebidas y obviando medidas básicas para evitar contagios. Mi opinión es que en casa también tendrían que hacer hincapié en estos temas... pero los primeros que no saben nada de nada y que tienen ideas preconcebidas con respecto al Sida son muchas de esas familias que deberían educar a sus hijos.
En fin, te deseo una buena carrera y un futuro profesional brillante... eso sí, no dejes de visitar este blog y de aportar tus experiencias y tus opiniones en los diversos temas. Se agradece. Un abrazo y hasta pronto. ;D

Anónimo dijo...

Hola lOLA;
Muchas gracias por tu respuesta,pues claro que seguire visitando este blog me parece fantastico y te doy la enhorabuena.

Aunque este haciendo la carrera aqui mis pensamientos es irme a espana cuando me gradue, para trabajar en espana pero mientras tanto me gusta saber como la sanidad espanola avanza en cuanto a diferentes puntos de vista.

Un beso para ti y para todos lo que aportan algo en este blog, que es fantastico .

un beso

Isidro Rodriguez xxx

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...