Política de cookies

martes, 14 de septiembre de 2010

Memoria de mi enfermera XVI: "Ana y Mía"

Me gustaría presentarme. Me llamo... bueno, mi nombre creo que da igual. Tengo dieciséis años. Soy la mayor de tres hermanos, vivo en una gran ciudad y soy una buena estudiante. Mis padres están muy contentos conmigo, porque soy responsable, obediente, buena y cuido de mis hermanos y de mis cosas. Todos a mi alrededor dicen que soy estupenda y una niña maravillosa.
Pero ellos no me ven de verdad.
Ellos, los que sólo ven lo que les interesan, no saben cómo soy en realidad. No pueden saberlo.
Todo empezó hace unos dos años. Con unos catorce años era alta, desgarbada, cargada de hombros... ¡Por Dios, era caballona y vulgar! Mis amigas, mucho más guapas que yo, eran más guays, vestían fenomenal y la ropa les sentaba como a las estrellas más glamurosas de las revistas de moda. Yo tenía la talla 40 y estaba asquerosamente gorda y repugnante. No soportaba mirarme al espejo, ir de compras o dormir en casa de mis amigas y que me vieran en ropa interior. No podía tolerar que la gente se fijara en mis enormes michelines o en los bultos que las cinturillas de faldas y vaqueros provocaban en mis carnes blandas. ¡Me daba asco!
Un día, en internet las encontré. Visitando una página de moda topé con Ana y con Mía. Ellas me llevaron de la mano y me recibieron con una enorme sonrisa, sin criticarme, sin tacharme con apelativos ofensivos. Y me explicaron paso por paso qué debía hacer.
Pero había una condición: mis padres no podrían enterarse jamás. Ellos no lo entenderían. Entonces y ahora, siempre me están dando la brasa con que coma, con que me alimente, con que estoy muy delgada... ellos no saben nada de nada, no comprenden que no puedo estar tan obesa.
Ana y Mía me explicaron cómo hacer creer que comía cuando en realidad guardaba cosas en los bolsillos de la ropa que luego tiraba, cómo hacer para vomitar tras una comida que no se puede evitar, cómo tomar laxantes y diuréticos para conseguir perder peso rápidamente. Cómo pasar días enteros tomando sólo agua y zumos sin azúcar.
Miro el calendario de mi ordenador; objetivo: perder 10 kilos en un mes. Así llegaré a cuarenta y cinco. Sí, sí, sé que voy muy despacio, que debería intentar llegar a 40, pero mi madre está muy pesada últimamente y me amenaza con que me va a llevar al médico... ¡¡Qué sabrá ella!!
Aún me cuesta mirarme al espejo, no soporto mi imagen. Llevo algo mejor cuando me subo a la báscula. Consigo ir bajando, aunque a veces me da el ansia y me doy un atracón en la misma puerta de la nevera. No importa: vomitar para mí, no es ya ningún secreto.
Ay, sí, dentro de poco conseguiré mi objetivo. Ana y Mía son mis mejores amigas. Con ellas, gracias a ellas, soy realmente feliz.

------ooo000ooo-----

El problema de la Anorexia y la Bulimia es cada vez más frecuente entre los jóvenes de nuestra sociedad -Ana y Mía es la forma coloquial de referirse a estas patologías; empezaron a ser utilizados por adolescentes con el objetivo de que nadie supiera de qué hablaban-. Antes lo sufrían básicamente las niñas, pero, cada día con más frecuencia, aparecen chicos con estas enfermedades.
El origen del problema: resumido de forma harto simple, es un trastorno de la percepción real del cuerpo; se siente la necesidad patológica de alcanzar un peso imposible, porque ese peso le proporcionará la imagen que cree desear. Imagen que es incompatible, en muchos casos, con la salud y con la vida y que no es la primera vez que se lleva penosamente a una persona a la tumba. Esa obsesión que cada día observamos en el mundo de la moda y de los espectáculos por tener un cuerpo 10, por ser perfecto. Esa obsesión que nos inculcan por alcanzar la belleza, obsesión motivada por un dogma que lleva a pensar que lo feo, o no guapo, es grotesco y repugnante. Esa idea machacona que los modistos nos inculcan en cada pasarela de que las personas delgadas de talla 38 o menos es lo único tolerable y elegante, todo ello, insisto, es lo que facilita el que estas enfermedades estén cada día arrasando más vidas y la salud de personas jóvenes, adolescentes e, incluso, niños.
Yo tengo 43 años, soy adulta, supuestamente madura y centrada y tengo sobrepeso. He de reconocer que me cuesta mucho trabajo no dejarme arrastrar por la promesa de dietas milagro falaces y de productos adelgazantes estúpidos que me prometen hacerme perder cuatro tallas en un mes. Esa obsesión por esconder el michelín, por aligerar nuestros cuerpos para estar bellos, porque lo gordo es horripilante...
En fin.
Si a mí, mujer adulta y madura, me cuesta contenerme y no dejarme arrastrar por esos cantos de sirena, qué no hará un adolescente inmaduro y ansioso por gustar a los demás, por encontrar su sitio.
El único motor que debería impulsarnos a perder peso en personas como yo, con sobrepeso u obesidad, es el objetivo único de estar sano y evitar ciertas enfermedades crónicas. Los gorditos también tenemos nuestro corazón y podemos ser simpáticos y guays, dicharacheros y amigables. A las chicas con sobrepeso también nos puede quedar bien un bikini o un vestido ajustado o unos leggins. El mundo no es sólo de los guapos y perfectos.
O no debería serlo.
Y, por ahora, nada más.


Safe Creative #1009147331397

14 comentarios:

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Son dos enfermedades terribles que están matando a mucha gente joven.
De todas formas, no creo que haya los mismos medios para la Bulimia que para la Anorexia o al menos no tiene el mismo grado de difusión.Conozco el tema bien desgraciadamente.
Un beso.

Juanma dijo...

Y el caso es, querida Lola, que esa imagen ideal que persiguen nunca la llegan a percibir frente al espejo, ¿verdad?
Como siempre, querida mía, una recreación prácticamente perfecta. Conoces lo que hay y sabes escribirlo.

Besos.

Susana Terrados Sánchez dijo...

¡Qué razón tienes lola! ¡qué gran problema hemos creado en nuestra sociedad con la obsesión de cierta estética marcada por desconocidos patrones de belleza!
Por suerte soy una mujer de talla media normal, no he padecido sobrepeso pero si me he obsesionado en su momento por el tema de los kilos. Como tu dices si nosotras mujeres pretendidamente adultas nos llegamos a preocupar por un kilito de más ¿que no harán ellos? En mi familia tuvimos el caso de una sobrina, no se reconocío nunca abiertamente su enfermedad (anorexia) pero parecía un preso de guerra, daba horror y lo peor que de adultos les quedan consecuencias para tener hijos, para soportar cualquier enfermedad menor...Pero, ¿cómo podemos evitarlo si está tan inculcado en la mente social?
Perdón por el !enrolle! es que es un tema interesante.
Besos.

Amber dijo...

Lola, no podré entrar durante un tiempecito a tu blog, no por que no me guste (que me encanta), sino porque lo que aquí tan bien vas narrando, en estos momentos de mi vida me cuesta muchísimo leer. El motivo es porque acabo de perder a mi segundo padre, es decir, a mi abuelo paterno. Hoy miércoles lo enterramos. Y tb porque la LMA está dejándome KO.

Te comenté en tu entrada anterior que tenía a mi haber varios posts muy dolorosos, pues ahí está el por qué.

Pero te tengo presente y en cuanto pueda, me sienta con mejores ánimos entraré a este tu espacio divulgativo.

Con todo mi aprecio,

Amber

ana dijo...

Es desoladora esa incapacidad de ver la belleza en los mil rincones diferentes en los que se la puede encontrar. Obsesión por la estética, incapacidad de mirar a lo ojos... no sé. Y creo que esa incapacidad de percibir los hermoso no sólo se reduce a la percepción física del cuerpo. Suelen ser personas de una psicología muy compleja y obsesiva. Incapaces de sentirse en armonía con la vida que les rodea.

Me angustiaría mucho intuir que mi hija pudiera padecer esta enfermedad. Tiene que ser absolutamente desolador. No sé si su causa es unacuestión de aprendizaje, de cultura, o se sostiene sobre algo aún más complejo tan biológica como psíquicamente. Yo soy una gordi feliz, y espero que esto, al menos, no lo olvide jamás mi peque. Nunca. Espero ser siempre su gordi preferida, siempre.

Un abrazo enorme.

Raúl Peñaloza dijo...

Tan rico que es acariciar un michelin bien llevado...

Lola Montalvo dijo...

MIARMA: es cierto que se hace más referencia en los medios a la anorexia que a la bulimia; son dos patologías distintas pero ambas son tan asoladoras. Sí, considero que se debería explicar más en qué cosniste cada una de ellas. Siento que hayas sufrido algo así cerca de tu entorno. Un abrazo, Rafael.

JUANMA: así es, las personas que sufren estas enfermedades han perdido la imagen real de su cuerpo y prevalece la que tienen en su mente, por decirlo de alguna forma. Se miran al espejo, y aunque estén esqueléticas y en los huesos, siguen «viendo» grasa. No tienen un concepto del peso real que tienen y siguen planteándose adelgazar... y lo hacen. Besos miles, Juanma y gracias por tus palabras.

Lola Montalvo dijo...

SUSANA: No son enfermedades nuevas, se dice que la sufrió la emperatriz Sissí de Austria... pero claro, antes no era como ahora. Hoy día se venera la belleza, se da la idea de que si no se es guapetón y bien plantao, atlético y esbelto, no se triunfa... sea eso lo que sea. Las pelis tienen mucha culpa, la moda, la tele, nuestro afán como sociedad por aparentar. ¿Prevenir? Creo que lo fundamental es inculcar a nuestros hijos desde el primer día que el físico no lo es todo, más allá de ir limpio y aseado. Yo bromeo con mi hija y le digo que yo soy fea y gordita y que me gusta serlo. Ella se parte y le dice a todo el mundo que su madre es fea y que le gusta serlo... Creo que en la educación radica mucho de lo que podemos hacer para prevenir. Dar ejemplo nosotros mismos de que valoramos más cosas que la cáscara. Y note enrollas, Susana. Este es tu espacio, siéntete en casa. Besos

AMBER: Siento en el alma tu ausencia, siento que sea por lo que es. Te visitaré en tu «casa». cuídate. Un abrazo y besos.

Lola Montalvo dijo...

ANA: tú lo describes a la perfección, así que lo traeré del aforma inversa: el educar a nuestros hijos para que sean capaces de ver la belleza donde realmente radica, evitar superficialismos. Sí, esas personas suelen ser complejas, perfeccionistas, con ansias de agradar. No creo que exista una fórmula válida, pero una buena base en casa puede ayudar. Me encanta verte de nuevo por estos lares, Ana. Besos miles

RAÚL: Me encanta saber que opinas así... pero muchos hombres, muchas mujeres no lo ven así. Y el ser rechazado por gordito -a mí cuando era pequeña me llamaban gorda, utilizándolo como insulto y sólo estaba redondita- es algo cotidiano y duro de llevar. Sí, me encanta saber que opinas así. Besos miles, Raúl.

CreatiBea dijo...

Creo que son enfermedades que van asociadas a la inmadurez y a una mala o descuidada educación.
Aunque nunca podré entender lo que pasa por la cabeza de estos enfermos, ni como llegan esa autodestrucción.

Buena entrada (como siempre)

Besos

Lola Montalvo dijo...

BEA: no siempre se produce en inmadurez o mala o descuidada educación. Muchas veces son chicas/os de casas acomodadas, que son muy buenos estudiantes y sacan notas brillantes, muy exigentes con ellos mismos... y otras se dan en personas ya adultas. Es muy complicado establecer de forma clara las situaciones que llevan a esta -como tú muy bien llamas- autodestrucción. Y más difícil es comprenderlo.
Muchas gracias por tus palabras.
Besos miles, Bea.

Anónimo dijo...

Por desgracia para mi este no es un tema desconocido...Tengo 27 años y llevo desde los 18 alternando fases de anorexia y bulimia(aunque desde los 10 años siempre he tonteado con la comida) y he hecho cosas que me da vergüenza solo recordarlas...
No me considero una persona inmadura, ni una niña mimada ,ni vengo de una familia acomodada,(ojala fuera asi).No pretendo desfilar en Milan ni ser la mas guapa del mundo,es mas,no soy una persona superficial.Lo unico que quiero es verme bien, poder mirarme en un espejo,disfrutar de una comida con mis amigos,acostarme con un chico y no sentirme mal porque m siento asquerosamente gorda...En fin,solo quiero ser feliz¿Por que es tan dificil?

Lola Montalvo dijo...

ANÓNIMO: Hola. Ante todo quiero agradecerte que te hayas asomado a este espacio y que, no sólo lo hayas leído, sino que lo hayas comentado.
En estas enfermedades, como en prácticamente todas, no se puede generalizar las características de las personas que las padecen. No se ha querido en ningún momento hacer aparecer a quienes las padecen ni superficiales, ni mimadas, ni nada en absoluto. De hecho, por regla general, suelen ser personas como cualquier otra. Lo que sí es cierto es que los cánones de belleza que se imponen hoy día como válidos para que una mujer sea hermosa o bella o aceptada. Yo que tengo una 44 de talla, ¿no puedo ser hermosa o guapa o ir en bikini? El mundo de la moda tiene mucha responsabilidad en todo esto, y todos aquellos que sólo aceptan personas estilizadas para estar frente a una cámara o mil cosas más.
El enfermo, por regla general, no tiene la culpa de su enfermedad. Por ello, he querido romper una lanza a favor de la variedad de la belleza. He querido criticar la idea que se nos impone hoy día respecto a que solo los guapos y delgados triunfan. Y el mundo de la moda tiene mucho que ver en eso.
Me gustaría que un día consiguieras llegar a sentirte bien y ser feliz, como deseas. Te lo deseo de corazón. Un abrazo.

Lola Montalvo dijo...

CORRECCIÓN AL MENSAJE ANTERIOR: donde decía: «Lo que sí es cierto es que los cánones de belleza que se imponen hoy día como válidos para que una mujer sea hermosa o bella o aceptada», quería decir: «Lo que sí es cierto es que los cánones de belleza que se imponen hoy día como válidos para que una mujer sea hermosa o bella o aceptada, son demasiado estrictos: no aceptan más de una 38 o 40.»

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...