Política de cookies

miércoles, 26 de mayo de 2010

Memoria de mi enfermera IX: "¡Señorita, por favor...!"

Bego abrió su taquilla, sacó su ropa de calle y se dispuso a cambiarse.
Había sido un turno muy largo e intenso. Muy duro. Desde que Estela, la supervisora de su planta, les había dicho durante el cambio de turno que esa tarde serían un enfermero menos, se habían sumergido en una vorágine que pareció en un momento que nunca iba a terminar. Bego trabajaba esa tarde con Paco y con Susana, pero ésta había llamado a las dos. Había tenido un incidente en su casa -se había excusado- y no podría ir a trabajar esa tarde... Ése era el cuarto incidente del mes y sólo estaban a 20. Si a Estela le había preocupado la falta de formalidad de su compañera, no lo demostró. Por algo Susana era la mujer del jefe de servicio. ¡Bueno eso era otra cosa! «¡Ay, Bego, qué tiquismiquis eres!»
Estela se fue de la planta esperanzándolos con palabras vagas sobre la posibilidad de que, durante la tarde, el supervisor de guardia les enviara alguien del retén, alguien que les ayudara. Eso sí, la supervisora se fue rápidamente, murmurando no se qué obligaciones de gran importancia que no podían esperar a ser resueltas sin demora alguna... Sus palabras evitaron toda réplica, no fuera a ser que se les ocurriera a Paco y a ella pedirle que les echara una mano hasta su hora de salida oficial, a eso de las cuatro. Hasta esa hora, Estela, como enfermera que era, podría tomar las tensiones o sacar la medicación parenteral o...
Estela se fue rauda pasillo adelante dejando tras ella una gran sensación de soledad. Y de vacío.
Paco y Bego se repartieron los enfermos de la planta lo mejor que pudieron. Ambos estaban muy bregados y sabrían afrontar lo que les viniera; muchos años de experiencia les avalaban. Pero, por otro lado, ser enfermero en una planta de Medicina Interna no era -ni es ni será- nada fácil. Todo podía ser una balsa de aceite y en dos segundos convertirse en una 'tormenta perfecta'.
Todos sus temores se materializaron en sus más arduos colores.
Tuvieron cinco altas y... por lo tanto, cinco pacientes a los que pedir ambulancia y dar informes y medicación y explicarles cuidados en casa...
«¡¡Señorita, me duele la cabeza podría...!!»
Por lo tanto, tuvieron cinco ingresos a cual más grave, pero no tanto como para ingresar en la UCI, con vías por coger y con sondas que permeabilizar, lavados con suero frío que realizar y constantes cada tres horas... bueno, mejor cada dos y electro por turno...
Además, estaban los pacientes de ayer, todos delicados...
«¡¡Señorita... por favor!!»
«¡¡Sí, sí... dígame!»
«Ya sé que tienen mucho jaleo esta tarde pero parece que me duele un poco el pecho y...»
A media tarde se tuvieron que llevar a la UCI a Julián, el señor de la 6. Muy grave y monitorizado.
Todas las vías que tuvieron que salirse, se salieron.
Todas las glucemias de antes de la cena fueron desastrosas...
«los pacientes sienten que la planta va mal, lo sienten, como si la nave fuera a naufragar; se alteran y se alteran sus constantes...»
...y se tuvo que consultar todas y cada una de ellas al internista de guardia para que dispusiera nuevas pautas de insulina y de glucemias posprandiales.
La ayuda prometida por Estela no llegó ni del retén ni de los supervisores de guardia ni de ningún otro control de enfermería. Estuvieron solos Paco y ella.
Las nueve y cuarenta y cinco dieron en el reloj sin haber terminado de pasar los tratamientos ni de escribir las incidencias ni... El internista de guardia esperaba con cara de pocos amigos a ver el electro urgente de la señora de la 10 antes de pautar la amiodarona... «¿Esta noche hay fútbol?»
Paco cerró la carpeta dando por finalizada su labor de amanuense y sonó un timbre, al tiempo que unos gritos aterrados en el pasillo les adelantaba la mala nueva...
«¡¡¡Señorita... mi madre, mi madre!!!»
Bego terminó de abrocharse el abrigo y cerró su taquilla. Miró el reloj que había sobre la puerta de los vestuarios. Las once y cinco. En casa ya no se asustaban cuando tardaba. Era habitual que dieran las diez en el reloj y su turno no pudiera concluir. Cada día por una cosa o por otra, pero pocas veces terminaba a su hora. «Eso son horas extras», pensó mientras sonreía sin alegría, cansada, harta, extenuada... Cuando llegara a casa los niños ya estarían en el quinto sueño y Fernando intentaría disimular su enojo y sus miradas de furia al reloj cuando la escuchara entrar por la puerta.
«¡¡Algún día podrían pagarte las horas extra!!», por fin explotaría él. «¡Date por contento con que no me despidan en el siguiente traslado de fijos!» Respondería ella.
Y cuando por fin se acostara en su cama, cientos de recuerdos de ese turno la acosarían. La inseguridad ocasionada por hacer tareas a destajo, todas importantes, haría el resto...
Antes de que la venciera el sueño, rezaría a un dios que pocas veces la escuchaba, pidiéndole que al día siguiente estuvieran los tres enfermeros que correspondía.
Así no se podía trabajar ni hacer bien las cosas.
«¡¡Gracias a Dios no ha pasado nada!!»

----oooo0000oooo----

Poco voy a añadir.
Esto no es ficción. Esto mismo o algo similar ocurre a diario en muchas plantas de nuestros hospitales.
Muchos profesionales trabajan sin medios humanos y/o materiales y sacan el trabajo a diario.
Trabajar de esta forma quema.
Nadie le pone remedio, porque hoy día sigue sucediendo. No se cubren muchas de las bajas, ni de los permisos y los que dan la cara son los que están en esas plantas cuidando pacientes, corriendo de un lado a otro para que les de tiempo a hacer todo lo que hay que hacer.
Yo lo sufrí en mis tiempos hospitalarios y sé que hoy muchos lo siguen sufriendo.
Y yo me quemé...

Y, por ahora, nada más.

Safe Creative #1005266420240

10 comentarios:

morningdew dijo...

Y a dos gracias que no pase nada más "grave" porque nadie te respaldará si metes la pata... Y si además te toca con una auxiliar de esas que te sueltan "a mí no me pagan para esto" "tengo la espalda echa polvo, llama al celador (que nunca aparece cuando se le necesita); o unos familiares toca-pelotas "que pagan sus impuestos"; o un residente torpe al que le tienes casi que soplar casi como en un examen lo que debe prescribir... Vamos, que no pasan más cosas porque Dios no quiere!

Ana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana dijo...

Qué miedo :S ains que delicado es este mundillo sanitario... gracias Lola por traer en forma de relato la realidad de muchos ^^ Un saludo!!

Lola Montalvo dijo...

MORNINGDEW: todo eso es la 'sal' que adereza una situación cotidiana como la narrada... tienes razón. Y a bregar con todo eso no te enseñan en la Escuela; esa habilidad se obtiene a base de 'gorrazos'. Besos.

ANA: No tengas miedo, Ana, nunca se está completamente solo... y no me refiero a dios. Besos. ;)

ana dijo...

Estela se fue rauda pasillo adelante dejando tras ella una gran sensación de soledad. Y de vacío...

... a mí lo que me pone de mal humor, es cuando encima de no ser capaces de echar un brazo, (una mano no sería suficiente), encima te sueltan eso de; TENDRÉIS QUE PRIORIZAR...

PRIORIZAR!!!!!!!

Vale, dejo todos los preoperatorios sin hacer, y me bajo al scanner con el paciente que ha resangrado, que baja inconsciente... no lo voy a dejar solo... y cuando subo me encuentro a mi compañera que se da cabezazos con todo lo que tiene pendiente y viendo lo que aún me queda a mí. El paciente no regresa conmigo, ha sido ingresado en UCI. Y me encuentro al de la habitación quince gritando que el paga sus impuestos y que tiene derecho... derecho a... y saca toda un retahila. Y mientras, el de la habitación uno está sumido en la angustia porque el dolor no ha podido ser controlado, que no nos ha avisado porque había visto que estábamos muy liadas...

Porque enfermos, enfermos los hay de todo tipo y de todas las categorías. Así que al pesado le envío educadamente a atención al paciente con toda su retahila de derechos y me dedico a atender a esa persona que padece pensando en que el dolor de los otros quizá sea más urgente...

... en fin, que me enrollo.

Y a las Estelas, claramente, esto le importa tres pimientos... casi siempre.

Un abrazo fuerte.

Nefertari dijo...

Aún no había leído nada de la memoria de tu enfermera, Lola, me apunto para leer el resto en verano después de los exámenes.

¡Un beso!

Serena van der Woodsen dijo...

¿Por qué me siento tan absolutamente identificada? A ver si saco más tiempo para leerte...
Y Morningdew ha puesto claros ejemplos!

Lola Montalvo dijo...

ANA: leo tu comentario y me entra una angustia...! Lo que no tiene discusión es que no todo el mundo comprende la presión a la que se trabaja en muchas plantas de hospitales, sean de médica o de cirugía; eso da igual. Todos exigen, todos reclaman, todos nos echan sus impuestos en la cara y pocos se dan cuenta de que con tanto recorte la mayor parte de las veces se trabaja de forma precaria, a destajo, angustiados siempre porque no suceda nada irremediable.
Este trabajo no está pagado y pocos lo comprenden. Besos, Rocío.

NEFERTARI: encantada de que te guste. Estoy a tu disposición para lo que consideres menester. Besos y suerte con tus exámenes.

SERENA: ante todo, bienvenida a este mi humilde hogar. Hemos coincidido en otros blogs y me halaga verte aquí. Entiendo que eres del gremio. Pretendo siempre poner diversos puntos de vista en lo que cuento, unas veces desde el punto de vista del paciente, pero esta vez me he decantado por plasmar nuestra situación angustiosa, en muchos casos, de las que nadie se hace eco. Todos nos exigen que hagamos bien nuestro trabajo y cumplamos con nuestra labor, pero pocos saben que no siempre contamos con los medios necesarios para llevarla a cabo...
Lamento que te sientas identificada, porque ello significa que sufres esta situación y no de forma esporádica, precisamente...
Besos y nos vemos.

Anónimo dijo...

Maintenant, je suis content que j'ai remarqué lolamontalvo.blogspot.ru, exactement l'information appropriée qui voulaient!

Lola Montalvo dijo...

ANONIMO: Je suis content, j'espère que vous gardez ce blog et vous gardez la recherche d'informations sur vos goûts.
S'il vous plaît me montrer la prochaine fois que votre nom et vos données, ne pas publier des commentaires anonymes.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...