Política de cookies

jueves, 20 de mayo de 2010

Esta vez, mi cáscara.


Por una vez voy a hablar de mí... he pensado que quizá a alguien le interese o tenga curiosidad. ¡Quién sabe! No puedo hacer otra cosa, porque intento ponerme en el sitio de otros como hago habitualmente y no me sale, no puedo entrar. No puedo escribir. ¿Habré perdido la llave?
Quizá alguno se habrá preguntado qué cosas son esas que hago que me impiden plasmar historias en este santo lugar que tanto bien me ha proporcionado desde el mismo instante en que un loco día decidí escribir... «por si alguien lo lee», me dije a mí misma, no muy confiada.
Y entonces aparecisteis vosotros y vuestras fotos diciendo que estáis ahí. Y sonreí.

Esta soy yo...

Vivo en una ciudad que no es la que me vio nacer. Me siento orgullosa de haber nacido en el barrio de Vallecas, en Madrid, lugar largo tiempo denostado de forma injusta por ser residencia de gente trabajadora y sufriente entre los que se intercalaban maelantes de diverso pelo y adictos a sustancias tóxicas... igualicos a los que vemos todos los días en los barrios pijos y de gente bien, pero peor vestidos y casi siempre mal duchados, eso sí, potencialmente igual de peligrosos.
Estudié mucho, muchísimo, gracias al esfuerzo de mi familia y a varias becas.
Enfermera, quería ser enfermera y lo conseguí. Trabajé como una burra en plantas de medicina interna en las que me daba patadas en el culo con los zuecos, arriba y abajo de los pasillos, trabajo agotador, extenuante a la par que gratificante, maravilloso... Hoy día lo echo de menos. Bueno, echo de menos el trabajo en sí, no los turnos rotatorios, ni los fines de semana ni festivos malpagados... ni otras muchas cosas que no detallaré para no aburrir.
Tras la carrera de Enfermería me lancé como una loca a estudiar Geografía e Historia por la UNED. Creía que necesitaba saber más... «lo hago por gusto» me decía a mí misma mientras sonreía como una imbécil sin saber que dedicaría nada más y nada menos que 17 largos años en completar cinco cursos de interminables asignaturas, algunas de ellas aburridas como una tumba.
Durante ese tiempo saqué dos oposiciones, una de ellas en el IMSERSO -interesante lugar del que puede que un día me decida a hablar-, la otra en el INSALUD... que ya no existe. Me casé con un buen hombre, una bella persona, cambié de ciudad, tuve dos hijos «Pin y Pon», cambié de trabajo múltiples veces, llegando a ser docente de cursos FPO en el ayuntamiento de mi pueblo, aprobé otra oposición «la que me proporcionó el trabajo que desempeño como enfermera hoy» y la enfermedad entró en mi vida, aunque no en mi cuerpo, obligándome -obligándonos- a reestructurar toda nuestra existencia para que giremos alrededor de ella sin posibilidad alguna de escape. Así de tirana es...
Un día comencé a escribir, hace 6 años ya. Comencé con un relatillo; «a ver cómo se me da», me dije insegura y avergonzada de mi atrevimiento... y terminé escribiendo una novela. Tras esa novela y quince relatillos más, alguno de los cuales me han premiado de forma harto modesta, la verdad -pero para mí son oro puro, porque no me van a premiar más-, varios incautos que me leyeron me animaron a que siguiera escribiendo. Así que he escrito dos novelas más... Mi éxito es modesto, casi inexistente, pero tengo varios 'fieles' que leen todo lo que saco y se lo beben sin que tengan, en apariencia, efectos secundarios nocivos. Quizá los verdaderos efectos de mis textos son de tipo psicológico y el que me animen a escribir más es un signo irrefutable del mal que les aqueja, del trastorno que sufren y que yo no soy capaz de ver.
Además, tras la carrera de Historia, como tenía morriña y creía aburrirme, me lancé de forma inconsciente al doctorado «¡Ea, que quiero intentarlo!», me dije, con una sonrisa de gilipollas dibujada a fuego en el rostro... y con más años que la tos me sumerjo en las procelosas aguas del doctorado en la UNED «¡¡habrá mayor imbecilidad!!» en las que llevo nadando a contracorriente tres años ya. Y hoy, agarrada a una roca, agotada por el esfuerzo, esquivando los troncos enormes que el agua empuja hacia mí, me planteo abandonar y tumbarme en la orilla, dejar que el agua siga su curso y dedicarme a...

«¿A qué, Lola, hija? ¿A qué quieres dedicarte tú, alma de cántaro?»

A parte, como alguien debió pensar un día que valgo para ciertas cosas, bellas personas me pidieron mi participación en un par de webs de corte cultural en las que colaboro gustosa y modestamente desde hace algo más de un año, en una, y unos tres meses, en otra.
Y por fin, para culminar este somero cuadro de mi persona, SOY AMA DE CASA... a mi pesar, en contra de mi voluntad, a regañadientes, pero lo soy. Respeto a las gentes que gustan y aman esta ocupación. No es mi caso. Este ingrato trabajo me roba demasiado tiempo y reniego de la esclavitud a la que me tiene sometida...

Esta soy yo. Esta es mi cáscara, mi envoltorio de mujer cuarentañera, edad que tengo pero no me creo, porque en mi interior no tengo edad...

-¡qué chascos me doy cuando me miro al espejo y veo esa piel ajada que se arruga cada día más!-,

...sólo ilusión por vivir, por contar historias, por comunicarme, por transmitir. Que adoro mi profesión de enfermera, que la defiendo, que la reivindico y la enarbolo allá por donde voy. Que me encanta escribir.
Que adoro a mi familia, a mis hijos y a mi marido, a mis amigos... a mi vida.
Soy yo... ¿me veis, me sentís?

Besos miles
Y, por ahora, nada más

17 comentarios:

adela dijo...

Como tengo el placer de conocer a esta mujer maravillosa, me permito la licencia de completar su retrato someramente:
Lola es risueña como pocos, sonríe por sistema -al menos cuando yo la veo-, pero también tiene un jodido carácter que la impulsa a decir tacos a destajo.
Es inconformista. Esto es fácil de adivinar solo con la narración de sus múltiples ocupaciones.
Tiene dos hijos alucinantes. Guapos, listos, graciosos y cariñosísimos. Yo soy su tita Adela.
Y su marido es ese tipo de personas que solo se merece alguien como Lola: Un cachito de pan y muchas más cosas. Pero sobre todo es alguien optimista y alegre: lo demuestra cada día ahora que tiene la oportunidad porque las cosas podrían ir bastante mejor de lo que van.
Aunque podría escribir un blog entero sobre ellos, sobre Lola, quiero destacar por último que esta cuarentañera tiene una piel absolutamente envidiable, de esas que no tuvo una espinilla con quince años ni tiene ahora el menor rastro de envejecimiento, ni manchas, ni arrugas, ni nada de nada.
Ah! Y le brillan los ojos de manera espectacular.
Besos.

CumbresBlogrrascosas dijo...

¿Quién dijo que vivir era fácil? Pero ahí estás, dando el callo, escribiendo, trabajando y sacando adelante a tu familia, peleando con los sinsabores del día a día, luchando por y con la vida, ejerciendo de ama de casa... Por si eso fuera poco, te embarcas en historias que, aunque te van a dar más trabajo del que ya tienes y muchos quebraderos de cabeza, te hacen sentir persona.

Esta "confesión" que nos has hecho no suena a queja, sino a pataleta ante la vida, que no siempre nos paga como debiera, pero una pataleta confiada, esperanzada en que todo irá a mejor, como así te lo deseo.

Hace poco que nos conocemos, y sólo virtualmente, pero te has convertido en una de esas personas a las que "veo" casi cada día, con la que converso de cosas que nos importan a ambos, y en ese pequeño lapso de tiempo, he aprendido a valorar enormemente tu opinión y a tenerte entre mis mejores compañeros de esta carrera de fondo que es la pasión por escribir.

Sólo deseo que la vida te de un justo pago a tu bonhomía, y ojalá que no perdamos el contacto, eres una persona que vale la pena.

Beso.

isabel dijo...

¡mi niña ! ¡ainssssss que alegría! ¡casi me da un soponcio cuando te he encontrado! pero si estas echa una mujercita si ya decía yo cuando te conocí que prometias mucho.
Por cierto que con los nervios se me ha "olvidao" soy Isabel la del CAMF y me he dado un alegrón al ver todas tus cosas que ahora cuando me tranquilice leere atentamente.
Por cierto, que sepas que eres la persona con la que mas me he reido en mi vida, con solo mirarte me partía ( y eso que siempre has estado estupenda ¿eh?)
Pues eso, que no sé como contactar contigo y no sé si tienes mi e-mail, yo buscaré haber si encuentro el tuyo pero me hacía ilusión dejarte algo aquí.
Besos enormes a ti, a Jesus y a tus nenes.

Lola Montalvo dijo...

ADELA: se te nota que me quieres, que no eres objetiva, se te ve el plumerooo! Y el cariño es mutuo, guapa de cuerpo y alma. Besos con apretados abrazos, guapa. Siempre estás ahí. :D

JAVIER: sí, me has calado. Es una pataleta ante tantas cosas que me agobian estos días y me bloquean. Necesitaba escribir, lo deseaba tanto, que alguien me dijo ayer, otra buena amiga, que yo me quería poco... cosa que supongo que es cierto. Así que he hecho un ejercicio público de entrañas al viento... y me ha salido 'esto'.
Y el sentimiento es mutuo, Javier. Me encanta conversar contigo a diario, con esos ejercicios que nos planteas y que me hacen sentir viva, despierta. Me encantas. Besos

ISABEL: este blog me ha dado amigos nuevos, pero también me ha recuperado amigos de hace tiempo. Hace un mes, Encarna ¿te acuerdas de ella? también del CAMF... ¡¡Qué cosas!! Y cómo pasa el tiempo. Me reía contigo tanto que llegaba a las lágrimas y ese sitio tan feo, me parecía fantástico sólo por los compañeros que teníamos. ¡qué trabajo el de la enfermera del IMSERSO! ¡¡Cuánto pasamos!!
Puedes localizarme por el mail de mi perfil. Ya no tengo el tuyo y el mío lo cambié. No me vayas a dejar ahora, ¿eh?
Muchos besos y nos hablamos

ana dijo...

:))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))
(estoy es una sonrisa enorrrrrrme)

Me ha encantado encontrarte por aquí, en esta aldea de palabras, y espero algún día poder mirarte por acá o por allá.

Cuántas cosas mías en tu vida!!!
jajajajaja

Un abrazo enorrrrrrrrme!!!!

irlandaherrero dijo...

Aquí una de las principales afectadas por el síndrome de la Montalvo, que a falta de antídoto (parece que todavía no está inventado) necesita urgentemente una buena dosis de tus letras. Tú verás lo que haces, pero el cariño hay que demostrarlo...
Y hecha esta salvedad, imprescindible y urgente, sí que te intuyo y te siento en todo lo que dices. Tú eres así, sincera, humana, resalá y echá palante...
Lo de verte es más dificilillo, pero seguiré haciendo lo posible por acortar la distancia que nos separa, puedes estar segura, porque eres lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo.

Besos miles, Lola de mis sentrañas!!!

Mariluz

morningdew dijo...

Precioso! gracias por compartirlo xxx

Pelagio dijo...

Conozco a Lola desde hace relativamente poco tiempo, pero si algo tuviera que destacar de su forma de ser, al menos de lo yo alcanzo a intuir a través de sus palabras escritas, es el amor y profunda dedicación que pone en todo lo que hace; éso, que puede parecer una nimiedad, en realidad es el cimiento básico del éxito. El taleto es un ente inestable y volatil, que aún tiniéndolo, aparece y desaparece como un niño travieso. Alguien dijo una vez que la inspiración es aquello que nos pilla cuando estamos trabajando; pues al talento le pasa igual. Por ese motivo los trabajos de Lola destilan talento e inspiración, porque es trabajadora, porque se empeña en que cada cosa que sale de su pluma sea mejor que la anterior. Besos, Lola. Conste que no me creo que quieras tirar la toalla, habrá sido un "momentaso relax" como diría el inafable Boris.

Lola Montalvo dijo...

ANA: Encantada estoy yo de haberte encontrado a ti. Enfermera y bloguera... ¿no es casualidad? Besos.

MARILUZ: la distancia que nos separa es sólo cuestión de kilómetros. Cada día estás conmigo. Y no te creas, igual de enganchá me tienes tú con tus escritos. Besos

Lola Montalvo dijo...

MORNIGDEW: Gracias a ti por leerlo y por decírmelo. Me alegra que guste. Besos

PELAGIO-DIEGO... de mi alma y de mis entretelas. Gracias por venir a este humilde lugar. Tus palabras son muy generosas y estimulantes, para qué negarlo. Y no, no voy a dejarlo, ya sabes que me corroe un gusanillo que me impele a escribir y a dar la brasa de forma constante. Fue un arrebato ocasionado por el mono...! ;))) Besos, guapo.

Nefertari dijo...

Te veo y te siento, sí. Gracias por hacer que sea así. Me ha encantado el texto, espero poder contar algún día lo que he vivido de una forma parecida =)

¡Un besazo!

Lola Montalvo dijo...

Gracias NEFERTARI-Laura. Me encanta verte por aquí. Gracias por tus palabras. Besos miles!!!

Ana dijo...

Encantada de saber algo más de ti y de conocerte a través de la blogsfera ^^ Besos, Lola.

Lola Montalvo dijo...

ANA, encantada estoy yo de veros por aquí, de verte por aquí. Besos, Ana. ;)))

CreatiBea dijo...

Hola Lola, encantada de conocerte y conocer tu blog. La casualidad ha hecho que en tus post recientes se encuentre este, que airea un poco tu vida y me permite conocerte un poco más.
Yo te veo, te siento y te entiendo. No podría haber sido de otra forma, después de lo bien que has explicado tu trayectoria personal y profesional.
Con más tiempo iré leyendo tus relatos. Un placer.
Besos

Lola Montalvo dijo...

Hola CREATIBEA: gracias por tus palabras. Me alegra verte por aquí y que te apetezca leer lo que escribo. Estás en tu casa. Besos

Rocío Loma-Osorio Alonso del Real dijo...

Hola Lola, te conocí en twiter, como enfermera amable que escribe como los ángeles, calentito y cercano. Vi tu aportación a #happytobeanurse y pensé: "qué risueña y achuchable es esta moza" !
Y después de leerte hoy, creo que eres mucho más achuchable!!
Sigue nadando, agárrate de vez en cuando a alguna rama, pero no dejes de nadar.
Cuando llegues a puerto, te daré un abrazo!!!!
Besos

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...